viernes, 4 de septiembre de 2015

Preparándonos (todos) para el inicio de curso...

     Ayer, fue un día muy emotivo. El origen de esas emociones, era algo tan sencillo como la presentación del curso educativo que comienza la próxima semana; donde pudimos conocer el contenido y el método de enseñanza que se desarrollará en el aula de Lera, así como las personas que impartirán esas enseñanzas. El método es por supuesto, muy distinto al que tuvimos nosotros en nuestra infancia; y contiene multitud de elementos muy motivadores, tanto para los pequeños, como para los padres; ya que nos permitirán ser más o menos activos dependiendo del grado en que podamos o queramos involucrarnos en diversas actividades...y es al menos, un gran aliciente para colaborar en mayor nivel en la educación y enseñanza de nuestra hija.
     Se trataba de una reunión informativa, que ya presenciamos hace ya dos años, cuando por entonces, esperábamos la llegada de Denis...y también, nos surgía ese hormigueo en el estómago, al poder verlo tan real, como lo es el poder ver a Lera ya a nuestro lado; sin tener que lamentar la pérdida de quien entonces creíamos que compartiría aquel aula y también el día a día junto a nosotros. Ella, sí es una realidad: y es lo más maravilloso en el mundo... quien genera la ilusión y da felicidad a nuestros corazones; y como ya hemos comentado muchas veces, quien estaba destinada a compartir su vida con nosotros. A pesar de haberle puesto otros nombres y rostros; era ella y sólo ella, quien por algún motivo, debía estar a nuestro lado...y cada día que pasa, tenemos más claro, que los pasos dados, aunque algunos parecieran en falso, tenían que producirse para llegar a ese final, en el que al mismo tiempo, todo comenzó: ese maravilloso día de Nochebuena, en que a casi 14.000 kms., nos uníamos en familia para siempre e iniciábamos una nueva vida juntos.
     Hay un elemento que quizás ahora pueda descolocarnos un poco: el tema del bilingüismo, ya que en nuestro caso, deseamos que nuestra pequeña, siga manteniendo contacto y nociones de su idioma de origen, hasta poder aprenderlo de forma más natural (cuando ya sea capaz de leerlo y escribir para lograr mayor comprensión). Nos da mucha lástima que vaya olvidando algo ya innato (pero mantendremos ese interés y contacto con sus orígenes)...aunque quizás ahora, lo principal es que aprenda como cualquier otro pequeño:  el castellano y poco a poco y de forma sencilla, inglés...pero haremos lo posible para que no pierda algo tan valioso y que de otro modo, le sería quizás muy complicado iniciar, como es el idioma ruso.
     A pesar de tratarse del mismo centro en el cual estuvo durante dos meses, es ya un proyecto concreto de futuro y aprendizaje y podemos poner rostro a compañeros y profesores e imagen al lugar y el contexto. Se trata de un proyecto educativo que motiva y emociona; porque involucra a las familias en él...nos hace participes en algo tan importante como es el aprendizaje y la enseñanza de nuestros hijos. Comienza un largo trayecto en el cual, nuestra hija, como todos los demás, irá conociendo a muchos de los amigos y amigas que quizás la acompañarán toda la vida: y por ello, la cercanía a los demás padres, puede ser muy muy importante para esas relaciones que establecerá también a partir de ahora. Por tanto, trataremos de irlos poniendo rostro tanto a padres como hijos, para poder ir estableciendo esas conexiones que le permitan compartir con nosotros cualquier acontecimiento o situación que se presente...e intentar reforzarlas de la manera que veamos posible.
     Una agradable sorpresa es la compañía de su primo, muy querido para ella, que nos permitirá saber si también en el aspecto educativo, es favorable para ambos: compartirán clase desde este curso! También, la acompañarán varios de sus amigos del final de curso en la guardería; e incluso, los hijos de muchos clientes del restaurante... 
     Será un buen momento para empezar a conocer las aptitudes de Lera y comenzar a valorar muchos de sus gustos, preferencias y descubrimientos...y también para aprender de su comportamiento y actitud e incluso actos y reacciones que se vayan presentando. Estamos convencidos del acierto al haberla permitido esa primera toma de contacto antes de finalizar el curso pasado; porque además, hay cambios significativos, que a buen seguro le hará interesarse aún más por cada detalle...ya que la atención que presta y ese interés que muestra por todo, nos permiten observar esos avances tan importantes en su adaptación. Parece tener "hambre" por captar información...y eso, es un muy buen síntoma.
     Comienza ya pues, una nueva etapa con la que poder descubrir más aspectos acerca de Lera... incluso de su propia personalidad y relación con los demás: y estamos deseosos de poderlo hacer. Feliz comienzo de curso a todos!! 

     Y a quienes esperáis: sabed que llegará vuestro momento y seréis muy afortunados de poder acompañarlos, no tengáis duda... Ánimo y Paciencia, que comienza un mes de septiembre esperanzador: que lleguen muchas y buenas noticias en adopción.

domingo, 30 de agosto de 2015

Las primeras Fiestas para Lera...

     Estos días, el trabajo impide estar más activo en el blog: comenzaron las Fiestas Patronales...y con ello, y a pesar de la enorme disminución de actividades experimentada en los últimos años; más trabajo del habitual (que siempre es bien recibido) y menos tiempo para descansar. Lo peor de todo, por descontado, el escaso tiempo para disfrutar de la familia...aunque está siendo una fantástica novedad para Lera. Comenzaba el viernes con el recibimiento y la Misa en honor a la Patrona de Colmenar Viejo; Ntra. Sra. De los Remedios...que da comienzo a la festividad de la localidad. Es la "virgencita", para nuestra hija; y le encanta ir a verla de vez en cuando a la Ermita donde normalmente reposa, así es que, sabíamos que le gustaría. Más dudas teníamos con los Fuegos artificiales que comienzan inmediatamente después... Pero también fueron un éxito (así es que, está preparada para las Fallas!! Jijiji...). Fue muy especial sentir su alegría al explicarme cómo explotaban los cohetes y se llenaba el cielo de luces de todos los colores; porque no pude acompañarlas a contemplarlos...aunque simplemente viéndola, comprendía la ilusión que generaba algo tan misterioso y enigmático para ella y me hacía sentir presente a su lado: maravillosa inocencia, acompañada del desconocimiento lógico... Ese día, a pesar de acostarse bastante más tarde de lo habitual, seguía teniendo una envidiable energía, aunque la esperaban aún más sorpresas al día siguiente...
     Ayer sábado, visitaba por primera vez, un lugar de ensueño para cualquier pequeño o pequeña: los caballitos y las atracciones que acompañan las fiestas de cualquier localidad en España... Y fue sorprendente y emocionante para ella; aunque se quedaba con la cantidad de luces y música que procedía y acompañaba cada atracción y cada rincón que observaba. Es muy reconfortante poder observar la emoción y la ilusión en sus ojos...y poder sentir la alegría con que lo cuenta, así como el cariño que muestra cada momento (escaso este par de días...) que compartimos: quizás precisamente, por echar de menos mi presencia. 
     Estoy ya, deseando recuperar ese tiempo que ha escaseado, para seguir disfrutando de esos momentos junto a Paula y Lera...y seguir recibiendo en forma de regalo, cada "primera vez" que nos ofrece nuestra hija; y poder vivir juntos cada experiencia.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Nuevos regalos... y nuevas y agradables sorpresas.

     Hace poco más de un mes, aprovechamos la ocasión que nos brindaba una pareja amiga, para enviar un detalle para nosotros muy especial, a nuestra representante (y querida Lyuba) y a la casa cuna donde permaneció Lera hasta el día que emprendió el viaje a casa con su familia: con nosotros. Se trataba de unos álbumes de fotos, en los que se contempla el cambio experimentado por Lera; donde lo más evidente se encuentra al observar su rostro y la felicidad y alegría que desprende. Son imágenes, donde se pueden apreciar infinidad de detalles, y muchos de ellos muestran el buen estado que presenta; pero a su vez, esa ilusión que también tratábamos nosotros de transmitir a quienes hace unos meses, compartían e incluso eran parte importante para hacer realidad nuestro deseo de volver a casa junto a ella. El día de recogerla, prometimos (tras preguntar a las profesoras o cuidadoras y sentir que era real su deseo de recibirlo) enviar fotografías a la casa cuna, para que pudieran comprobar su buen estado, así como los cambios experimentados, a pesar de la enorme distancia que ya les separaría... El caso es, que el hecho de enviarlas también a nuestra representante, se debe a la importancia de sentirla alguien más de nuestra familia y al enorme agradecimiento que siempre tendremos por ella y su familia (Iván, de algún modo, sabrás que tampoco hay día que no te recordemos)...y las enviamos, con la misma ilusión que sabemos ella sentirá al recibirlas. Que conste que también a nuestra querida amiga y a su vez traductora, Katia; se las enviamos muy a menudo a través de las redes sociales o Whattsapp...para que se mantenga siempre el contacto con estas personas tan importantes en nuestra familia; y Lera, al igual que sentimos nosotros, siempre las tenga presentes en su vida: las visitaremos, si todo va bien, con asiduidad, como quien visita a sus seres queridos. 
     Bueno, a decir verdad, el hecho de decidirnos a aceptar la amabilidad y ofrecimiento de nuestros amigos (gracias de todo corazón nuevamente, porque nos consta que habéis sido muy generosos también con otras familias durante la estancia...y vuestro proceder, esa semilla que habéis dejado allí, florecerá dando los mejores frutos a esas otras familias en el futuro; no lo dudéis) fue debido a su insistencia y a que lo hacían con todo el cariño de su corazón. Y hay un detalle hermoso, que nos llegó al alma, encogiéndonos y emocionándonos: la verdad es que, en el momento de darles los álbumes de fotos, les comentamos con verdadera emoción, lo que nos gustaría que la jueza que valoró y aceptó nuestro ofrecimiento en el juicio por la adopción de Lera; pudiera ver esas fotos, por si en algún momento tuvo la más mínima duda de cómo sería su futuro a nuestro lado. Pensábamos que esas imágenes, podrían mostrarle que aquella imagen que en general, tiene la sociedad rusa de los niños que salen de sus fronteras, no se corresponde para nada con la realidad: deseábamos que pudiera observar y comprobar con sus propios ojos, el tremendo amor y lo importantes que esos pequeños son, para las familias que les ofrecemos todo lo que somos y tenemos. Era un sentimiento y un deseo, que esta familia hizo realidad para nosotros; pero que siempre pensamos (y por ello también era importante para nosotros) podría ser beneficioso para las familias que en el futuro, estuvieran frente a esta u otro juez a quien pudiera comentar lo que había podido observar a través de unas imágenes tan naturales como reales: podría basar su decisión, quizás sabiendo cómo se quiere a los pequeños o al menos, confiando en ello. Sabemos, que "nuestra" jueza, vio todas esas fotos que enviamos: y ese hecho, nos llenó de satisfacción... En todo momento, pensamos que si en realidad se busca el bienestar de los menores, era una muestra para ella de que sus decisiones, eran las más beneficiosas para los pequeños: y es cierto, que cuando observamos a nuestra hija ser feliz contemplando tantas cosas que a otros nos pasarían desapercibidas; comprendemos y valoramos aún más la necesidad de todos aquellos niños en quienes tanto pensamos cada día...y a quienes nos gustaría poder ofrecer algo más.
     Estos amigos, visitaron durante toda su estancia, la misma casa cuna que habitó Lera hasta hace pocos meses; porque allí, entre esas mismas paredes, estaban su hijo y el de alguna familia más que acaba de recogerlos...pero también los de muchas otras que lo harán de aquí en adelante. Sabemos también, que al igual que las doctoras y cuidadoras de la casa cuna; la trabajadora social y la propia jueza, se emocionaron viendo estas imágenes de nuestra hija: y representa para nosotros, un nuevo regalo en este complicado mundo de la adopción. Nos queda la Esperanza de que al igual que estas personas, el resto de quienes depende el futuro de tantos niños, sean tan consecuentes y actúen con el mismo cariño y siempre buscando el bienestar de los pequeños; porque de ser así, también ellos podrán sentirse orgullosos y tener la conciencia tan tranquila como han podido apreciar en este caso.
     Hay otro detalle, que puede ser de gran importancia para las familias; pero posiblemente aún más para los menores en el futuro: los recuerdos...y quizás datos o muestras que pueden pasar fácilmente desapercibidas. Cuando viajamos a juicio, había una petición a la casa cuna, que no quería olvidar; pero que debido a la cantidad de sentimientos y la intensidad de esos días, quedó en el olvido... hasta que volvimos a sentirnos allí, con la presencia de nuestros amigos y las noticias que nos iban narrando. Así es que, les recordé pedir fotografías de la estancia de su pequeño allí; al igual que si había posibilidad, preguntasen si existía alguna de nuestra hija. La verdad es que, fue una sorpresa recibir una respuesta afirmativa tras unos días; y realmente un tesoro el recibirlas por mail días más tarde, a través de nuestra representante: tenemos ya, dos fotografías más, fechadas gracias a la tecnología...y además, podemos tener ya la certeza de la fecha exacta en que le fue hecha la primera fotografía de que tenemos conocimiento.
     Hoy, me despido agradeciendo nuevamente la generosidad de nuestros amigos...para que siga cundiendo el ejemplo; porque quien siembra, quizás cuando menos lo espere, acabe recogiendo también sus frutos.
     (A buen seguro que a muchos, les habrá quedado para siempre en la retina, esta imagen a la entrada de esa humilde pero siempre querida, barriada de Zavodskoy...).

 

jueves, 20 de agosto de 2015

Una visita, vuelve a dar mucho en que pensar...y soñar.

     Ayer, recibíamos en el restaurante a una familia vecina, que nos visita siempre por vacaciones. Siempre fueron muy queridos, por el cariño que ofrecen con sus palabras y sus simples miradas... Esta familia, cuenta con tres menores adoptados en India hace ya varios años: el mayor, llegó con apenas dos años, y en cuestión de días, cursará ya su carrera universitaria... Me comentaban lo positivo de todos estos años; aunque también, el aspecto negativo de la sociedad, sobre todo cuando eran más pequeños y se utilizaba su color de piel, o cualquier detalle que pudiera diferenciarlos del resto, para tratar de hacerlos daño. Es evidente, que lo tienen más que superado y que la actual mezcolanza de razas en España, favorece la integración de cualquier pequeño...y en este caso, se aprecia a simple vista que no les afecta y que aprendieron a hacerse fuertes y superar las "diferencias". Debemos siempre estar preparados para cualquier tipo de comentario o acto que pueda ser negativo para nuestros pequeños, e incluso para nosotros; pero hay que tenerlo presente para poder hacer de ello, una forma de afrontar directamente cualquier otra circunstancia que pueda surgir en la vida. A estos jóvenes, los hemos visto crecer y hemos seguido de cerca y con gran admiración su total adaptación y la enorme cantidad de cariño que siempre han exteriorizado y ofrecido a todos: a buen seguro, aprendiendo del ejemplo de quienes tanto amor les ha dado desde que se convirtieron en familia; de esos padres que a día de hoy no creen lo rápido que ha pasado el tiempo. 
     Unos de estos padres (la otra es una familia monoparental), repitieron el camino en cuanto les fue permitido por la autoridad competente (actualmente un año; aunque en su caso fue a los 9 meses...para poder dar tiempo a la adaptación de menores y familia): y me insistían en volver a hacerlo nosotros en cuanto pudiéramos. Ya lo he comentado en varias ocasiones; y también se lo comenté a ellos: no habría nada ahora mismo, que nos gustaría más...y no hay duda, que nos encantaría que incluso fuera en el mismo lugar. Y aunque ahora mismo parece casi una utopía poderlo hacer, nunca podemos saber si algún tipo de cambio en nuestras vidas, podría hacerlo posible. Seguiremos con esa idea en la cabeza; pero quién sabe si puede haber sorpresas en el futuro y quizás intentarlo en otro lugar... En esta ocasión, todo parecía indicar que Rusia era nuestro destino; y en su momento, quizás todo parezca dirigirnos a un punto concreto del globo, que nos lo haga sentir y ver tan claro como lo tuvimos esta vez: aunque si pudiéramos elegir, no habría lugar mejor que el que atrapó nuestro corazón para siempre, atrapándonos y cambiando nuestras vidas para siempre. Seguiremos soñando: porque ya sabemos que los sueños, pueden hacerse realidad...
     Quién sabe si volveremos a soñar con este lugar y ese horizonte, totalmente cubierto por el hielo en nuestra ultima estancia las pasadas Navidades... Habrá algún pequeñ@ allí esperándonos en el futuro? El tiempo lo dirá...

miércoles, 19 de agosto de 2015

Un regalo con mucho significado...

     Tras unos días sin escribir, trataremos de recuperar un poco el ritmo... 
     Ya el pasado viernes, volvía la rutina del trabajo, y reanudábamos la actividad en el restaurante. Lo cierto es que lo más triste y difícil, era separarme de mis chicas...y Lera lo aceptó, aunque lo hacía más complicado tratando de involucrarme en sus juegos para retrasar la despedida: parecía intuirlo, pero va comprendiendo el significado y relacionando el cometido. Según ella, al decirle que iba a trabajar; respondía: "mesas!"... Y es que, le gusta llegar allí y vernos montando las mesas de la terraza; y de paso, ver a esos tres gatitos, que recién nacidos aparecieron junto a su mamá este verano...y que de algún modo, "acogimos" y alimentamos desde entonces (eso, a pesar de que los gatos no son mi debilidad; y sí los perros). Lo cierto es que, al verlos tan pequeños e indefensos junto a su mamá, se antojaba imposible no ayudarlos hasta que logren valerse por sí solos... 
     Tras la cercanía y el cariño compartidos estos días en que no nos separamos en ningún momento; se hacía duro recuperar la rutina...pero es algo necesario. 
     También la pasada semana, y con unas semanas de retraso, llegó el regalo que más deseábamos para Lera: algo que le haría enorme ilusión, puesto que era su entretenimiento preferido en la casa cuna... Parecía que lo pedía a gritos, tras un continuo subir y bajar de camas y sillones solicitando saltar: una "cama elástica", con una barra de sujeción, que ya muestra con orgullo a quienes visitan su casa. Su reacción al subir por primera vez, nos encogió el corazón: repitió varias veces la palabra del lugar que le evocaba aquel artilugio..."VLADIVOSTOK"! Sabíamos que le encantaría, pero también al observar su alegría al saltar, sentimos un tremendo cosquilleo y emoción.
     Aún días después, separarme de ellas, sigue siendo difícil...pero poder escuchar cómo se ha portado hasta la hora de acostar y observarla durmiendo plácidamente como un bebé al llegar a casa, hace de ese instante algo muy especial y maravilloso. 
     Mucho ánimo a quienes continúan el camino...y ojalá muy pronto, tengáis la oportunidad de vivir y compartir los cambios y avances que se producen tras la adopción...

viernes, 14 de agosto de 2015

Las alegrías llegaron en un ajetreado día...

     La jornada del martes, nos deparaba muchas alegrías: por distintos motivos, vivimos un ajetreado día.
     Comenzaba el día, con gran ilusión y felicidad por tener constancia de la recogida de varios niños en Vladivostok, por parte de sus papás españoles; con quienes a buen seguro, serán muy felices de aquí en adelante. Entre ellas, alguna familia muy cercana a nosotros y con quienes últimamente, hemos compartido muchas alegrías y seguiremos haciéndolo en el futuro. Es cierto que la llegada de cualquier menor al seno de una familia, nos genera una tremenda ilusión; pero últimamente, parece que muchas han llegado desde ese lugar tan marcado a fuego en nuestro corazón. Seguimos deseando tener noticias de muchas otras familias que afrontan o continúan con sus procesos de adopción...pero muchas de ellas, siguen siendo anónimas. Esperamos que todo ese "ruido" que está deparando la Nueva Ley de Infancia y Adolescencia, traiga consigo la apertura en materia de adopción de menores, de muchos otros países donde en estos momentos, no es posible la adopción por parte de familias españolas...además de mejorar las condiciones para que los niños institucionalizados en España, tengan una familia: tanto en acogimiento como en adopción.
     También el martes, decidimos a ultima hora, salir a comer para después realizar una visita muy esperada y especial... Y nos decidimos por Segovia. La casualidad quiso que coincidiéramos allí, en la misma fecha que lo hicimos el pasado año, con los tíos y el primo de Lera (mis cuñados y sobrino, claro)... Si el pasado año fue una visita emotiva y rodeada de sueños por realizar junto a Lera; este año, lo vimos hecho realidad, en la misma compañía...pero ya con nuestra hija. Fue un almuerzo fantástico y disfrutamos de fenomenales viandas, pero aún mejor compañía. Una decisión muy acertada la de salir...y la de ir al mismo lugar en que lo hicimos el pasado año; porque nos deparó multitud de recuerdos. Ahora, tendremos siempre plasmado el recuerdo de un mismo día, con un significativo y deseado cambio...la presencia de Lera.
     Tras la despedida; nos dirigimos a una localidad cercana...Cantalejo! Allí, pudimos conocer a una familia con la que hemos estado en contacto continuo, afrontando los peores momentos y disfrutando de los más positivos: pero hasta ese día, lo fue siempre en la distancia. Era un momento muy esperado, y con total convencimiento, puedo decir que fue aún mejor de lo que habíamos imaginado.
     A esta familia (al completo), nos unen muchos sentimientos, pero también muchas vivencias compartidas... Como en tantas ocasiones, hemos compartido con ellos un difícil proceso, que nos llevó a conocer a dos hermosas princesas, de quienes sabemos a día de hoy, que eran dos auténticos tesoros, que nos esperaban desde mucho antes de conocerlas. No siempre las cosas fueron igual de felices; y siempre estuvimos juntos en todo momento, tratando de ser de ayuda mutua y animando y alumbrando un difícil camino hacia nuestro objetivo de ampliar la familia. Disfrutamos una fabulosa tarde en muy grata compañía, jugando con las pequeñas y conversando acerca de muchos de los hechos acontecidos y las historias que hemos ido conociendo y acompañando a lo largo del camino...y esperamos poderlo repetir muy pronto. 

lunes, 10 de agosto de 2015

Recuerdos de un (en principio) día más.

      Estos días, va normalizándose la situación...y a pesar de que las vacaciones llegan a su fin, estamos aprovechando estos últimos días para disfrutar de maravillosos momentos los tres juntos. Ha sido un cúmulo de sorpresas y de avances; tanto de Lera, como de nuestra relación con ella. Ha habido grandes cambios; y a pesar de los momentos en que parecía distanciarse (por su actitud) un poco de papá (lo cual me generaba un dolor inmenso...), se puede observar que existe ese cariño hacia ambos...aunque se nota el mayor tiempo compartido con su mamá. Hemos compartido gratos momentos y aprovechado también cada instante que hemos abandonado el hogar: y hemos sido capaces de captar y generar recuerdos muy hermosos y multitud de sueños de futuro. Quizás estos días de asueto no fueron como los habíamos imaginado; pero hay que amoldarse a las situaciones que se presentan y afrontarlas del mejor modo. Este pasado domingo, aprovechamos un día en principio tranquilo y normal en casa; para hacer una pequeña escapada y almorzar en un sitio tan especial como lo es Ávila para nosotros. Una pequeña y corta salida donde nos dio tiempo a conocer a una joven que casualmente, nos comentó que tenía casi decidido su camino para ser mamá en el futuro: la adopción. Estaba al tanto de las dificultades del proceso y en contacto con amigos que lo están realizando; pero lo más fabuloso es que aún con tantas barreras, existen personas que tienen tan claro lo maravilloso de formar o ampliar una familia a través de este camino de encuentro. Además, es una joven amable y a quien se le nota su enorme cariño por los niños; ya que se quedó prendada con una instantánea de Lera que casualmente observó en mi móvil : a raíz de ahí, comenzamos a hablar y pudimos compartir un instante muy muy agradable. Fue, junto al exquisito café que degustamos (y unas yemas de Santa Teresa, muy ricas por cierto...sorprendentes las recubiertas de chocolate), el punto y final a una escapada fugaz, que permitió disfrutar una jornada diferente a la par que especial.