lunes, 27 de julio de 2015

Los Recuerdos de los pequeños, sorprenderían a muchos...

     Todos, habremos oído una y mil veces, la Teoría con que muchos tratan de "convencernos", de que nuestros pequeños, por su escasa edad, no tendrán Recuerdos anteriores, tan siquiera quizás, del momento de conocernos...de esos instantes tremendamente marcados para nosotros, de encontrarnos y ver por primera vez a nuestros hijos. Yo, sigo creyendo que sus Recuerdos pueden ser confusos o vagos, pero existen y pueden en muchas ocasiones sorprendernos. Desde hace mucho tiempo, desestimé esa teoría; puesto que hubo casos de familias, que comentaban situaciones que de repente, pasados los años, habían experimentado a través de esos Recuerdos (quizás puntuales) de sus pequeños...y que por algún motivo; tal vez por el Impacto que les causó (un cambio radical de emociones que descubren al sentir ese cariño del que en muchos casos han carecido hasta entonces), comentaron con total claridad, al tener ya la suficiente Confianza o total Seguridad con sus papás (al adquirir un Vínculo o Apego seguro). Esos Recuerdos, vienen provocados por instantes que pudieron marcar también sus vidas; como el primer contacto o algún momento de carácter especial para ellos, que acompañara esos encuentros.
     Pues bien: hace un año, realizamos una fotografía con Lera en Vladivostok, que se ha convertido ya en una imagen clásica de muchas familias adoptantes con sus pequeños. La vimos por primera vez, pocos meses antes de este viaje, cuando la plasmaron y compartieron (tanto con nosotros como con un grupo muy unido de familias), unos muy buenos y queridos amigos (a quienes conocimos gracias a este blog...). Se trata de una imagen en la cual se entrecruzan las manos de los papás, con la del pequeñ@: una imagen que sirve de nexo entre todos y representa la unión en uno sólo... en esa familia que tratamos de convertirnos siempre por medio de la adopción. Si bien es cierto, que dicha instantánea, es una de las que mostramos en nuestro juicio en Vladivostok...y que realmente sorprendió y agradó, tanto a la jueza como a la fiscal encargados de nuestro caso.
     Como en ella es habitual, Lera volvió a dejarnos anonadados, cuando al estar tranquilamente sentados en la terraza de casa, pidió primero la mano a su mamá y acto seguido a mí; para juntarlas una sobre la otra, al tiempo que deslizaba por sus labios, con su medio comprensible vocabulario, la palabra "Vladivostok". Nos dejó perplejos una vez más, sin saber qué hacer o decir...aunque en infinidad de momentos, una simple mirada, sirve para expresar todo lo que los sentimientos nos ofrecen: en este caso, Ternura, Emoción y Amor...también, por y para siempre: la misma que deseamos siempre a todos quienes buscan ese final feliz, que con tesón, antes o después, acabaran viendo hecho realidad. Un día más, imaginamos juntando las manos de todas esas familias y esos pequeños destinados a encontrarse. 



viernes, 24 de julio de 2015

En compañía de sus amigos los perros.

     Estos días, Lera no para de recordar a su perrita Siria (a quien con tantas travesuras castiga)... Y lo hace, desde que unos días atrás, me vio salir con ella por la puerta; como ella decía, "al médico"... Allí estuvo un par de días, por una serie de complicaciones y hemorragias que ella aún no podría comprender: así es que, le sobra con saber que, de momento, "tiene pupa". Se le hacía extraño ver únicamente a su perrito más mayor; y parecía echar de menos lo "empalagosa" por cariñosa, de su perrita...y de hecho, desde entonces, la trata con más cariño (se estará guardando las travesuras para cuando esté más recuperada). Esperamos que como se dice de los gatos, tenga siete vidas; porque realmente fue una vez más una decisión instantánea, la que le ha permitido tener opciones de seguir adelante. Antes de ésta, ya ha gastado tres de esas vidas que se le supone a los felinos: la ultima de ellas, hace exactamente un año, cuando viajamos a Vladivostok y de forma incomprensible, cayó en la piscina del jardín (de muy difícil acceso para ella)... De ese hecho, nos enteramos claro está, a la vuelta de dicho viaje. 
     Ahora, tratamos de hacer lo posible para que como siempre deseamos, pueda dar a Lera todo ese cariño que siempre nos ha ofrecido a nosotros...y que ya poco a poco, vuelve a mostrarnos. Ya puede recuperarse pronto, porque en cualquier momento, la incansable Lera, volverá al ataque!! 

miércoles, 22 de julio de 2015

Las visitas, depararon una nueva sorpresa.

     El pasado domingo (hace ya 10 días...), tuvimos una grata visita en el restaurante; aunque también, una gran sorpresa. Nos visitó, entre otros muy queridos para nosotros (que también nos acompañan por aquí...), una amiga rusa con un compañero de trabajo, también ruso, que se alegró mucho de ver una niña tan feliz; y cuyo origen, le permitía incluso emocionarse. Se trataba, casualmente, de un antiguo militar ruso; más concretamente, capitán de submarino, en una ciudad casi ya conocida e íntima para quienes siguen este blog...Vladivostok!!! No podíamos creerlo! La incredulidad era máxima para nosotros; pero también lo era para él. Disfrutó observando a Lera, pero también lo hizo con sus muestras de cariño y su desparpajo...aunque incluso, como nos confesó, con la comida...jiji. 

jueves, 16 de julio de 2015

Héroes Anónimos y Ángeles de la Guarda vestidos de verde: gracias a ellos, un bebé volvió a nacer.

     Ayer, nos sorprendía y horrorizaba la impactante y triste noticia de un bebé de 15 días, abandonado (y no solo eso...) dentro de una mochila, en un contenedor de basuras subterráneo. No parece ni lógico ni tan siquiera algo que nos lo pueda parecer, a pesar de la terrible situación que pueda motivar un acto así... No existe motivo suficiente en el mundo, para acabar con la vida de alguien, menos aún siendo un hijo. Hoy, no dejo de oír la cantidad de soluciones que hay a disposición de quienes por cualquier motivo, no pueden hacerse cargo de un pequeño recién nacido (o más mayor si cabe...): y una de ellas, es la Adopción... Existe la posibilidad de ofrecer una vida mejor a esos pequeños, siempre deseados por alguien, que llegan o están a punto de llegar a ver la luz de la vida. Estos últimos meses, se ha hablado mucho, incluso aquí lo hemos comentado, de la reapertura para la admisión de nuevos expedientes de adopción en la Comunidad de Madrid...y ha sido aquí, precisamente donde ha aparecido este pequeño, totalmente indefenso y milagrosamente rescatado de una muerte segura. Hay situaciones que no alcanzamos a comprender; pero está claro también, que existiendo alternativas beneficiosas para todas las partes, pero sobre todo para los pequeños, no es de recibo y no tiene perdón, hacer lo que esta mujer, a quien me niego rotundamente a llamar "madre" de este pequeño, le hizo abandonándolo de esta manera. Y como me niego a quedarme con la triste historia, ofrezco la versión optimista y esperanzadora de este suceso:
    "Érase una vez, en una localidad madrileña... Aparecieron una serie de héroes anónimos, de ángeles de la guarda ya para siempre de un pequeño que acababan de abandonar; que eligieron seguir su instinto y pasar a la acción: el primero, fue un vecino de la zona, un joven transeúnte que pasaba por las inmediaciones del lugar; que oyó un ruido...y de inmediato, lo relacionó con el llanto de un bebé. Rápidamente, avisó a las autoridades; que en un periquete, se hicieron presentes en forma de dos ángeles de la guarda vestidos de verde, en acto de servicio. Ipso facto, comprendieron la necesidad y casi sin tiempo de pensarlo, procedieron a rescatar a ese bebé, identificado como tal por ese joven a quien el Destino y su buena conciencia, pusieron en ese camino en ese preciso instante. La aventura no fue fácil, pero no hubo nada en ese momento más importante para esas dos personas, que poder ofrecer a ese bebé esa oportunidad que no le había brindado su propia ma...? al tratar de silenciarlo en aquel lugar lúgubre, oscuro y silencioso. Recurrieron a la Policía Local y a los Servicios de Recogida y Limpieza de la localidad para poder extraer el contenedor y liberar así al pequeño. En aquel momento, al volver a ver la luz; ese pequeño volvió a nacer...y muy posiblemente, le ofrecieron un futuro maravilloso junto a una de esas familias para quienes tan importante sería; aunque solo una muy afortunada, podrá ofrecérselo... El Niño, se recupera afortunadamente en un Hospital cercano (el mismo que lo vio nacer dos semanas antes). Esos Héroes Anónimos (a pesar de conocer su identidad), devolvieron su vida a ese pequeño; pero también un gran tesoro a quienes en poco tiempo, estarán dandole todo su amor y cuidados, haciendo posiblemente de él, el centro de sus vidas y sus sueños. Conocemos muchas familias donde sería muy feliz; y tenemos constancia de la cantidad de ellas, que estarán dispuestas a compartir sus vidas con niñ@s que como en este caso, puedan creer que no son deseados: porque no existe ningún niño o niña que no sea deseado por alguien, aunque en algunos casos, no lo sean por su propia familia biológica... Siempre hay, para cualquier persona, una Familia del Corazón que lo busca, para ser felices juntos. No hay carencia de Esperanza para ningún menor: sólo hay que encontrar a quienes lo buscan en algún lugar...incluso en la otra parte del mundo!

     Ayer, estos tres héroes, nos dieron un ejemplo de humanidad. El joven anónimo, por no hacer oídos sordos y no mirar hacia otro lado...y los dos Guardias Civiles, por demostrar que además de para lo que está siempre este Cuerpo, "para Servir"; también están para hacer más fácil la convivencia. Gracias a los tres por ser ya, Ángeles de la Guarda de este pequeño; y gracias además, porque si Dios quiere, habrá alguna familia que muy pronto pueda agradecérselo en persona y permitirle al pequeño, un abanico de posibilidades para ser feliz a su lado."


miércoles, 15 de julio de 2015

Con el habitual ritmo frenético de vida...se te puede echar de menos.

     La pasada semana, el agotamiento físico e incluso el psicológico, llegaron a un nivel muy elevado; y pasados los días, comenzamos a observar alguna muestra de los efectos que puede conllevar algo tan habitual, pero quizás difícil de detectar y relacionar con la actitud de nuestros pequeños. 
     Fueron unos días en los que por motivos laborales, estuve más cansado y pendiente del trabajo; y por ello, quizás un poco más ausente en determinados momentos junto a Lera. Durante unos días, sentía de Lera un poco de rechazo y algo de agresividad (que yo relacionaba también con las excesivas temperaturas); y llegó un momento en que incluso me enfurecía pensar en ello, porque para mí, era muy duro y difícil comprenderlo! Pero llegó, tras esas largas y agotadoras jornadas, una tarde de más tranquilidad y descanso: y aquí, llegaron las conclusiones y la explicación a esa actitud de rechazo por parte de Lera... "Me estaba echando de menos!!! Echaba de menos la presencia y la compañía de su papá!!! Me estaba pidiendo tiempo y me necesitaba a su lado!!! Y encima, me enfadaba al no comprender que algo tan sencillo era el problema"... Resulta, que yo no era el único que echaba de menos a su papá (aunque ahora nos cuide desde el cielo): lo tenía justo a mi lado, con la diferencia de que yo aún estaba a tiempo de ponerle remedio.
     Ojalá, esto pueda ayudar a muchos otros; porque a pesar de haberlo escuchado y leído una y mil veces, no llegaba a comprender que pudiera anhelar tanto mi presencia: e incluso estando presente, que pudiera sentir una falta de atención por mi parte, debido al cansancio y estrés de jornadas anteriores...
     Y nos dimos cuenta gracias a mi querida Paula: estos días, el ajetreo había sido aún más elevado de lo usual; y habíamos estado comentando tanto los cambios de humor y actitud de nuestra hija respecto a mí, como lo que podía repercutir y perjudicar a Lera, todo lo que ocurría a nuestro alrededor, sin tener ella culpa alguna. Fue por la tarde, al terminar el habitual y divertido baño en la piscina, cuando le pareció que la jornada a mi lado llegaba a su fin...que comenzó a advertir que ocurría algo distinto; y empezó a comentar: "papá se ha ido?", dando a entender que ya tocaba despedirse. Pero recibió una respuesta negativa, que quizás no llegaba a comprender o deseaba asegurarse por completo, ya que prosiguió tratando de atraer mi atención para presenciar y sentir mi compañía durante el baño previo a la cena. Y así fue, que aparecí a su lado, para acompañarla y observarla todo el rato, cuando me pidió algo que tanto la gusta: bañarse con papá! Así es que, el siguiente paso, fue satisfacer su petición; algo que a decir verdad, me agrada tanto o más que a ella...aunque no siempre sea posible realizar. El baño, duró bastante más de lo normal; pero también, fue mucho más grato de lo que sea posible imaginar. Viendo su alegría y escuchando constantemente, tras varios días sin hacerlo, la palabra "papá"...está claro que todo el tiempo ya estuvo dedicado a ella (en compañía también, de su mamá) e incluso quiso que la llevara a la cama para darnos una cariñosa despedida de buenas noches (bueno, hasta que quiso quedarse dormida, puesto que estuvo muy graciosa atrayendo nuestra atención durante un rato...); dejándola claro que estaríamos ambos (papá y mamá) muy cerca en todo momento por si necesitaba algo... Fue realmente grato; y trataremos de no trasladar a Lera, los efectos contaminantes del ritmo de vida a que estamos constantemente expuestos; manteniendo al margen situaciones que para nada tienen comparación con la máxima prioridad, que en todo momento, debe ser ella. 

     Existen pequeños detalles, que son verdaderamente importantes a pesar de no darnos cuenta de ello...y eso es lo que precisamente, nos provoca a las familias adoptantes, ese estado de continua y eterna alerta, para tratar de prevenir, afrontar y sobrellevar cualquier situación que se pueda presentar; lo cuál con el tiempo y la experiencia, nos empuja a lo que tantas veces hemos oído todos: una sobreprotección hacia nuestros hijos. Y aún así, siempre habrá situaciones que se nos escapen...aunque con ayuda de todos, suele encontrarse la solución. Nadie dijo que fuera fácil; y a pesar de ello, siempre tendrá gran recompensa...y sin duda, merecerá la pena.

martes, 14 de julio de 2015

Hace un año...te conocimos, Princesa!!

     Querida Princesa: Recuerdo como si fuera hoy, aquel día que dando la vuelta en coche alrededor de una casa cuna en Savodskoy, a 14.000 kms. de donde hoy descansas plácidamente; me fijaba en una pequeña un tanto desaliñada y vestida con unos "pololos" rosas, que sentada en un columpio del mismo color, me hacía pensar en la posibilidad y la casualidad de que fuera aquella, la niña que nos habían presentado días antes a través de unas imágenes; y que había propiciado aquel largo viaje. Fue un instante después, al adentrarnos en el jardín, cuando al preguntar por ti, nos indicaron el lugar donde yo creía imaginar que nos esperabas... Y en efecto, aquella niña que se mecía en el columpio, pareciendo no quererse separar de él nunca, eras tú, pequeña mía. Y hoy mismo, contemplaba cómo no prestabas ningún tipo de atención al columpio que tienes en el patio de tu propia casa.
     Ya, hija mía, ha pasado un año de aquel maravilloso y deseado momento... Hoy, hija mía, hace un año que te conocimos... y a pesar de todo, aún hoy, me froto los ojos al verte a nuestro lado. Hay veces en que todavía, no me creo que podamos compartir el día a día contigo...y tampoco puedo creer aún, la enorme fortuna que tenemos de poder disfrutar de tu compañía, a pesar del enorme trabajo que conlleva: porque algún día, podremos mostrarte y contarte, lo complicado que se hace en ocasiones, ser capaz de compaginar y afrontar muchas situaciones. Nunca pudimos imaginar la recompensa de tenerte a nuestro lado, porque es mucho más maravilloso de lo soñado...sobre todo, al observar los avances que has conseguido y la felicidad que desprendes cada instante. Únicamente deseamos verte alegre e ilusionada; sentirte segura y confiada del mundo que se abre ante tí cada día...para que logres hacer lo que más desees en la vida. De momento, te ayudamos a dar los primeros pasos; y en multitud de ocasiones, se nos hace a alguno complicado saber qué pasa por la cabeza de los otros...pero eso, no será tan difícil cuando puedas contarnos todo lo que te ocurre en cada momento; y puedas mostrarnos abiertamente tus sentimientos, siendo capaz ya de comprenderlos. 
     Ya hemos afrontado juntos, muchos problemas y situaciones capaces de llevar los sentimientos a situaciones que parecen extremas...pero puedo también asegurar, que la mayor alegría y satisfacción, es poder observarte cada vez que regalas un beso o un abrazo; e incluso aunque muchos no lo comprendan, cuando te niegas o no te apetece darlos...porque eso es muestra de que ya sabes lo que representan y lo que significan. Este sentimiento, es inversamente proporcional al DOLOR (y lo escribo con mayúsculas...), que me generó en aquel momento en que lo sentí por primera vez a través de ti; y todos (que han sido muchos) los que vinieron después (y lo sigue haciendo al pensar y recordar a tantos niños que pudieran no conocer algo tan básico en la vida), al tratar de ofrecerte Amor y cercanía en forma de esos besos, caricias, cosquillas y abrazos, que no podías tan siquiera identificar o relacionar con algo también desconocido para ti como era el Cariño. Quizás algún día lo puedas comprender; y a pesar de todo, al observar a tu alrededor, posiblemente no llegarás a creer que exista alguien que no conozca el significado de todo eso que ya verás como algo natural...pero no será nunca un caso único; y eso es muy difícil de asumir: aunque estoy convencido, que en el futuro te ayudará a mostrarlo de forma más abierta, e incluso te motivará a ofrecérselo a aquellos que tengan algún tipo de carencia afectiva.
     Te queremos, hija mía: poder estar juntos y compartir cada día contigo, es el mayor regalo que la vida nos podía hacer...y con total seguridad, estarlo para siempre, es lo mejor que nos podía haber pasado a los tres.

domingo, 12 de julio de 2015

Tratando de devolver el Espíritu que tanto unió a las familias: que comiencen a llegar buenas noticias!!!

     Hace hoy exactamente un año, emprendíamos viaje rumbo a Vladivostok para conocer a Lera... Y casualmente esta fecha, pasado justo un año, emprenden también unos muy buenos e íntimos amigos, su camino definitivo a Rusia...al que debe ser al fin, el último escollo para reunirse para siempre con su pequeño: Mucha suerte, ánimo y cariño; porque lo merecen y esta vez sí, conseguirán que sea la definitiva. Coraje, Esfuerzo y Sacrificio, son palabras que ya conoce su pequeño y que nunca les abandonarán... Nos tendréis en vilo unos días; pero devolveréis la alegría a una Gran Familia que lleva demasiados palos ya a las espaldas... Viajáis para ser felices y ofrecer para siempre vuestro Amor y vuestro hogar a este pequeño; pero también para devolver Ilusión y Esperanza: esa misma que ofrecisteis en todo momento y que tanto hemos agradecido muchos. 
     Hoy, os despedimos en el aeropuerto, con el corazón en un puño...pero con la intención de ver cómo está vez sí, vais dos, pero volvéis tres. Es lo único que podemos pensar, porque la lógica debe imperar. Mirad al frente con decisión; porque ganas y Confianza a estas alturas no os faltan...y casi a escondidas, para no llamar la atención, llenamos vuestro equipaje de cariño y buenos deseos, para que nada ni nadie, pueda contagiarlos nunca más con la incertidumbre y la incomprensión. 
     Hoy, es una nueva jornada especial...como esas ya pasadas en que sentíamos hormigueo y emoción en las despedidas de las familias que viajaban para conocer y traer a casa a sus pequeños. De algún modo, hemos vuelto a creer en que es posible que se retome el camino recto, en una travesía que debería siempre discurrir entre la más absoluta felicidad: la de ver cómo el futuro de los niños y las familias, se entrelazan para siempre en busca de algo tan hermoso como es la vida...afrontando, cómo no juntos la adversidad; pero también pudiendo sentir y disfrutando el aspecto positivo y la dicha. Además, hacen falta buenas noticias, para sentir nuevamente ese Espíritu que tanto unió a las familias adoptantes en los peores momentos; y que aún hoy, parece un tanto apagado y en desánimo. 
     Descubriréis el Paraíso con una simple decisión que de una vez por todas "haga Justicia"...y será un paso más, hacia ese objetivo que en su día nos marcamos: en el que todos nuestros enanitos, podrán volvernos a reunir y compartir de una vez lo que tanto hemos deseado y añorado. Ésta vez sí, familia: TODO IRÁ BIEN!!! Traedlo ya a casa!!!
     
     Mucho ánimo también, para todas esas familias con quienes hemos compartido travesía, que sabemos abordan estos días, el momento decisivo y tan deseado...pediremos por vosotros y os enviamos toda nuestra Esperanza, Cariño, así como nuestros mejores deseos...