miércoles, 27 de julio de 2016

Las celebraciones por el cuarto cumpleaños de Lera...

     Este viernes, Lera cumple 4 años: y las celebraciones, comenzaron ya al iniciar la semana. Tras un año repleto de cumpleaños; Lera es la protagonista...y a buen seguro que lo siente: llegó su momento. Este año, es más consciente de lo que significa esta celebración; puesto que debido a su carácter simpático y extrovertido, ha acudido a innumerables fiestas...y a pesar de ser fechas difíciles para reunir a los amigos, hemos tratado de hacerlo: ha resultado un completo éxito, porque a pesar de las significativas ausencias, ha sentido el cariño de todos...y eso es fundamental para ella; pero también, tremendamente gratificante para nosotros poder sentir su felicidad e ilusión. Ha sentido el cariño de amigos y familiares; amigos del cole...pero también siente muy cercanos a aquellos que sabe la quieren y no han podido estar a su lado en estas celebraciones: habrá muchas otras, para poder seguir uniéndonos y compartir momentos agradables, sin duda. 
     Ayer martes, aprovechando el día de descanso en el restaurante, preparamos en casa una fiesta de cumpleaños para Lera, invitando a esos familiares y amigos más cercanos (obviamente, dificultoso para los que viven en la lejanía; pero para quienes cualquier encuentro, es también motivo de celebración); que tuvieron que hacer un esfuerzo para acudir en un día tan poco propicio, entre vacaciones y calurosas jornadas de trabajo. Aún así, conseguimos tener una amplia representación, que permitieron a Lera disfrutar una jornada inolvidable... El único inconveniente (frecuente en algún momento en todos los niños), es su "interés" por los regalos, ya que parece haberse acostumbrado a ellos; y dejado de un lado la importancia y el sentido de estos... Ya que ha pasado a no apreciarlos tanto como hacía a su llegada a casa. Es lógico recibir regalos, pero hace sentir que quizás, sean demasiados y reste el valor emocional y personal de estos...aunque sí es cierto e importante contar, que todos y cada uno de los regalos o detalles, los reconoce e identifica perfectamente al mostrarlos, con quien en algún momento, se los ha regalado. Al menos eso, nos muestra que quizás el único problema sea la falta de tiempo para poder jugar con ellos, o para descubrir la enseñanza que pueda derivar o llegar implícita en cada uno de ellos.
     Fue una jornada marcada para nosotros también, por la oportunidad que nos ofrece para reunirnos junto a personas a quienes nos unen muchos lazos; a pesar de no encontrar tiempo que compartir. Disfrutamos de la compañía, de la merienda y de un bañito en la piscina...aunque sólo algunos mayores (que somos como niños), aprovechamos la excusa de estos, para bañarnos con ellos. Lo más agradable fue sin dudas, el calor humano y poder apreciar el reflejo de esos momentos de felicidad en el rostro de Lera...que por supuesto, no tienen precio ni nada con qué compararlo.

     Los globos, no faltaron en la celebración: y al inflarlos y juntarlos formando (adrede) la bandera de Rusia, no podíamos dejar de recordar, tanto el camino hasta la llegada de nuestra hija a casa, como el de todos aquellos que continúan su particular odisea para conseguirlo: y únicamente podemos ofrecer ánimo y todo nuestro aliento para ver cómo llega ese momento. Ver esos globos hinchados, nos evocaba el recuerdo de tantas familias unidas por un bien común para todas ellas y para todos aquellos pequeños a quienes esperábamos...y muchos más. Recordábamos aquellas concentraciones  en que los globos lanzados al cielo (por toda España y diversos puntos alrededor del mundo), transmitían y transportaban el amor incondicional de las familias, por unos hijos, algunos ya conocidos y muchos de ellos aún sin haber podido poner rostro, a quienes deseaban y ansiaban tener a su lado. No podíamos por menos que recordar a todas aquellas familias unidas y a aquellas que aún continúan tratando de hacerlo...una de ellas muy especial, y ausente por este motivo (y las consecuencias de esos momentos duros que acompañan el proceso de adopción) y por primera vez, en una celebración de Lera. Eso sí, los Globos seguirán enviándose llenos de Amor para Rusia...para seguir haciéndonos soñar con esos encuentros de las familias con sus hijos.
     Esta reunión, finalizó a horas poco habituales para nosotros, pero aún más para Lera...aunque hoy continuaban las celebraciones: era la ocasión de celebrarlo con sus amigos y compañeros del cole! 
     La celebración con sus compis, ha sido en un complejo con las características piscinas de bolas, toboganes y camas elásticas, acompañadas con la habitual merienda, tarta de cumpleaños y pintada de rostros...aunque en esta ocasión, con un paseo en un circuito de motos y coches de carreras. En algún caso, como el de Lera y debido a su escasa experiencia al mando de estos vehículos, los peques han ido acompañados de los padres: aunque es la excusa perfecta para algunos, de disfrutar como enanos junto a ellos (y motivo suficiente para repetir). 
     Tras muchas fiestas de cumpleaños en que Lera disfrutaba como invitada, junto a todos los niños de su edad y con quienes comparte la mayor parte del tiempo; llegó hoy el momento de sentirse centro de atención...y aunque era evidentemente algo nuevo para ella, fue realmente maravilloso poderlo observar como adultos; pero aún más como padres de este regalo de Dios y de la vida. Estaba tremendamente emocionada simplemente de verse junto a sus amigos, sentada en el "trono" reservado a los príncipes y princesas...como lo fue evidentemente el soplar las velas, compartiendo el "Feliz Cumpleaños", que le dedicaban todos. Tras el correspondiente tiempo dedicado a bailar; ver con qué ilusión y alegría abría los regalos, es algo muy gratificante y emocionante...y aunque en algún momento parecía incluso no poder ser real tanta emoción (puesto que ha tenido ocasión ya de abrir afortunadamente muchos), no podíamos dejar de imaginar que en esta ocasión, también se trataba de una de esas maravillosas "primeras veces", de la que nuevamente éramos también nosotros testigos. Gracias hija mía, por permitirnos sentir tantas emociones...y por ser tan afortunados de poderte acompañar en esta vida; ya que por mucho que hubiéramos imaginado, de ningún modo habría sido comparable con estar junto a ti. 

     Han sido un par de jornadas de tremenda felicidad y eterna y enorme gratitud a todos quienes lo han hecho posible...y quienes aportan su granito (o puñado) de arena para conseguir que Lera sea, cada día más, una niña Feliz...y agradecida por tanto cariño recibido; al igual que nosotros. Aunque muchos de ellos nunca lo leerán o quizás nunca recibirán este sincero agradecimiento: Gracias a todos, porque la aventura continúa...pero entre todos, lo hacéis más fácil. Hay sentimientos que de ningún modo podría expresar; pero muchos no podríais comprender hasta qué punto cualquier detalle, nos permite marcaros en nuestro recuerdo para siempre: y eso es gracias indudablemente al Amor que sentimos por nuestra hija... 

     La llegada de este cuarto cumpleaños (segundo ya como familia), era un momento esperado; pero la celebración del viernes, será muy íntima y dedicada a disfrutar juntos de un día muy especial para nosotros. 

viernes, 22 de julio de 2016

Prohibición de adopciones rusas y ucranianas en Cataluña? (Una posibilidad, no una broma).

     Ayer, leía en prensa (y después escuchaba en televisión) una noticia que me sobresaltaba... La posible prohibición o veto a las adopciones rusas y ucranianas (respetando los procesos ya iniciados; aunque en este último, en la actualidad no es posible adoptar) por parte de las familias de Cataluña; debido al elevado número de niños adoptados, diagnosticados con el Síndrome de Alcoholismo Fetal (causado por la ingesta de elevadas cantidades de alcohol por la madre durante el embarazo)...el temido y tan conocido por las familias adoptantes, SAF. 
     Existe un debate moral en torno a este tema, siendo difícil encontrar una solución, por distintos puntos; porque si bien es cierto que los informes médicos, deberían en todos los casos mostrar el estado real de salud de los menores, sin ocultar patologías; también es muy complicado detectar esta enfermedad a temprana edad, debido a la dificultad que entraña poderse en muchos casos basar, únicamente en suposiciones: los especialistas coinciden en que esta enfermedad, se desarrolla y comienza a mostrarse en la adolescencia, con lo cual, únicamente una serie de rasgos peculiares (que no siempre evidencian o muestran a las claras esta enfermedad), permiten advertir de ella. Este es uno de los mayores temores de las familias; ya que se trata de una enfermedad cuyas secuelas son importantes (aunque en distintos grados; principalmente problemas neurológicos) y desconocidas en general, y su presencia es complicada detectar. 
    Existen varios rasgos (no siempre detectables), que pueden hacer pensar en que esta enfermedad puede estar latente en los pequeños; pero salvo especialistas que llevan tratando con esta patología durante mucho tiempo, no siempre se muestra clara, lo que provoca que, ante la duda, muchos pediatras consultados, recomienden rechazar las asignaciones a familias adoptantes que no son capaces o no se ofrecen de manera abierta a este tipo de enfermedades. Sería posible prevenir e informar sobre esta enfermedad, pero se me antoja complicado o al menos injusto o poco ético (más importante aún para los pequeños), que así sea: podría ser esto un anticipo a la prohibición de la adopción por pasaje verde? También, es cierto que ésta no es la única enfermedad grave que puede tener cualquier menor; aunque puede ser un caso distinto por el número de casos detectados. Podría tratarse de una motivación económica del sistema de salud, por no disponer de medios económicos suficientes para hacer frente a esta enfermedad? O, simplemente por la complejidad de su tratamiento o diagnóstico? Es una de las preguntas que se hacen muchas familias, nada más conocer esta noticia que aún siendo una posibilidad, ya circula por las distintas redes de comunicación. Parece claro que lo más lógico, sería un mayor control y ofrecer más información a las familias; para que en todo caso, ante la posible presencia de esta patología, sean las mismas familias quienes decidan. Ante la complejidad que implica el SAF, sí parece evidente e importante, que se les ofrezca a estas familias, más apoyo en caso de que se manifieste la enfermedad en sus hijos.
     Por otro lado, qué pensaríamos si se plantearan prohibir tener descendencia a quienes por motivos genéticos, tienen predisposición a desarrollar en el futuro cualquier tipo de patología? O si por miedo al virus del Zika, se prohibiera dar a luz a quienes han viajado o incluso a quienes vivieran en zonas de riesgo de contraer este virus? No parecería de recibo...al igual que esto, no nos lo parece a muchos; e incluso nos indigna. Para mi, proponer esta solución, es tratar a todos los menores susceptibles de adopción en estos países, como "defectuosos"; y simplemente por esto, no merecen estar al frente de un departamento que debe velar por el bienestar de los menores y las familias. "Niños perfectos", no existen; porque además, no serían el mismo modelo de perfección para todos... Yo mismo, a buen seguro que sería un "niño averiado"; y no por ello debería haber pasado al "olvido", como se hace a menudo mirando hacia otro lado, con la realidad que no queremos contemplar.
     Esta imagen, muestra los rasgos más comunes del SAF en los menores: aunque como ya comentaba, no siempre son debidos a esta enfermedad, ni siempre son fáciles de detectar.

     También, podríamos entrar en un debate ético, sobre la necesidad de todos los menores de tener una familia, independientemente de las circunstancias o el estado de salud de estos... Todos los niños necesitan y merecen una oportunidad, y prohibir las adopciones, sería quitársela a todos ellos: en adopción, el ofrecimiento debe ser claro, porque el reto es ya importante y porque por distintos motivos, no todos podemos estar preparados o ser capaces de afrontar determinados problemas de salud de los menores; aunque si estos aparecen, podríamos al menos hacerlos frente y tratar de sobrellevarlos de la mejor manera posible, pero siempre juntos.
     Sin duda, se trata de un tema muy delicado; pero prohibiendo, no se solucionan los problemas de los menores: recuerdo que es en ellos en quienes recae el Derecho a tener una familia...y por ende, el objetivo de la adopción: si por la existencia de problemas de salud no detectados o mal diagnosticados, se llegaran a prohibir las adopciones en estos países, qué sería lo siguiente? Obligar a todas las familias a no llevar al fin los embarazos, en caso de detectar determinadas complicaciones o patologías, muchas veces genéticas? Al menos, deberían dejar decidir, haciendo previamente todo lo posible para tener el mayor conocimiento de la enfermedad en sí y de su posible tratamiento (en caso de tenerlo, ya que no en todos los casos es así). Por otro lado, con el esfuerzo realizado para conseguir tras muchos años firmar el Convenio de Adopciones entre España y la Federación Rusa, que permitía que éstas se siguieran produciendo, no parece lógico que trate de cerrarse las puertas a miles de pequeños y familias que puedan encontrarse por esta vía: o es que el SAF no existía hace dos días? Lo cierto es que esta noticia me dejó atónito; y aún continúo perplejo tras meditarlo una y otra vez... En estos momentos, pienso en esas familias que, conociendo las patologías o problemas heredados de los pequeños (tanto biológicos como los que no lo son), han decidido seguir adelante y dar una oportunidad, y no un castigo, a esos menores con quienes lucharán por un futuro, a pesar de las limitaciones: y ellos, sí merecen todo nuestro respeto, apoyo y esfuerzo; porque son el mejor ejemplo y lo que nos permite comprender que somos animales racionales, con derecho y capacidad para decidir. 

     Posiblemente, no todos coincidan con mi punto de vista; pero si algo he aprendido, es que cuando uno expresa con convencimiento sus pensamientos, al menos estos deben servir para meditar y sacar las propias conclusiones.


miércoles, 20 de julio de 2016

Nunca nos fuimos...y siempre lo tenemos presente.

     Ahora que todos pensamos o esperamos las tan ansiadas vacaciones, podemos expresar y mostrar, que nuestro pensamiento, está muy lejos de aquí...y nuestro mayor deseo, es poder volver cuanto antes, a un lugar que todos conocéis lo especial que es para nosotros: en un paraje del Lejano Oriente Ruso.
     Reconocemos y recordamos perfectamente el olor, aroma y sensaciones que nos evocaba cada rincón, cada lugar... El maravilloso y perfecto recuerdo de cada momento, nos permite estar allí presentes a cada instante y no quererlo abandonar nunca.
     Cada alimento y cada café, llegaban rodeados de unas circunstancias muy especiales y envueltos en un aire de melancolía, que nos recuerdan VLADIVOSTOK a cada instante. Parecemos saborear cada recoveco, con tan solo recordarlo o visualizarlo en nuestra memoria; cosa que hacemos con perfecta nitidez, por el continuo shock de unos momentos que marcaron nuestra vida para siempre, de forma totalmente positiva (a pesar de no todo parecer tan Bello, realmente viendo pasar el tiempo, para nosotros lo fue; sintiendo como experiencia positiva y aprendizaje lo que quizás no lo parezca).
     Recuerdo el sabor de cada taza de café (cómo no, de aquella con la cara sonriente dibujada, dedicada por nuestro simpático y recordado camarero); de cada bocado en cualquiera que fuera el lugar, añorando esos sabores tan típicos a la vez que peculiares, como el kvas, el chocolate con sal o con algas, o la tan conocida sopa de remolacha (Borscht)...así como cada sorbo de agua en el Pacífico. Pero de igual modo, recuerdo cada rostro, cada gesto...aunque también cada recoveco. Cada lugar, tiene y me evoca un aroma peculiar y especial; entrañable, único e incomparable...sirve de sustento al alma seguir reviviendo aquellos momentos maravillosos; haciéndolos eternos a pesar de haberlos vivido bajo la presión con que lo hicimos.
     Debe ser la Pasión con que vivimos cada viaje y cada instante, que me parece poder reconocer a cada persona con quien cruzamos una mirada o unas palabras. Podría recordar cada paseo, cada almuerzo o cada parada realizada cada día, a pesar del ritmo frenético con que lo vivimos y sentimos.
     A veces, parezco soñar despierto con recorrer de nuevo cada enclave: y aunque parezca una locura, creo verme en condiciones de hacerlo con los ojos vendados...porque además de haber tenido la mayor motivación para conocerlo, éramos guiados por el corazón; ese mismo que nos permite guiar cada paso en nuestra vida y tratar de darlo en la dirección correcta. 
     Los Ángeles viven allá donde cada uno haya creído verlos...y aunque nosotros los tenemos repartidos por diversos lugares (somos muy afortunados de tener y conocer tantos...), siempre los sentimos muy cerca. Y podemos afirmar, que algunos de esos ángeles, siguen por aquellos parajes del Lejano Oriente; aunque habiéndolos conocido y convivido con ellos, aún tenemos dudas de que pudieran ser reales.
     Recordamos de igual modo, la sensación de respirar un aire helado durante las Navidades; y cada gota de sudor que impregnaba nuestra ropa en aquellos húmedos y calurosos viajes en verano. Parecemos revivir aquellos paseos por las calles totalmente heladas de Vladivostok o incluso por la bahía congelada, por donde los pescadores circulaban a grandes velocidades con sus vehículos o hacían sus agujeros para practicar un deporte muy característico por aquellos lares... También, mirándonos al espejo, podemos recordar con total nitidez aquellas pestañas tiesas y congeladas por el frío, que tanto hacían reflejar la luz en nuestros ojos; al tiempo que la emoción y la alegría iluminaban nuestras pupilas...
     
     También podría parecer extraño a quienes hayan visto o sentido el desgaste que produce un proceso de adopción (y conocemos muchos casos que nos podrían dar motivos para dudar incluso a nosotros), el deseo existente para que se den de nuevo las circunstancias que permitan retomar el camino; pero al menos nosotros, nunca cerraremos esa puerta, sabiendo que los sueños pueden tener final feliz... Quién sabe?: quizás algún día, volvamos a subirnos al tren del Amor y el Destino camino de VLADIVOSTOK. De momento, el regreso es seguro: sólo falta saber cuando.
     Hoy mismo, encontraba de manera casual una imagen (por lo visto, hay más), de nuestro genial y famoso dibujante de cómics, Ibáñez (creador entre otros, de nuestros tan queridos Mortadelo y Filemon), en la que aparece una viñeta que hace referencia a este lugar que con tanto cariño llevamos en el corazón... Una agradable sorpresa: gracias, maestro!

jueves, 14 de julio de 2016

Querida Lera: Dos años del maravilloso día en que te conocimos.

Querida Lera:

     Hace hoy dos años que te conocimos...aunque parezca imposible creer que no hayas estado siempre con nosotros. Quedaba aún un largo y tenso camino por delante para tenerte a nuestro lado; pero recuerdo la felicidad de aquel día, que nos permitió tomar fuerzas y energía para creer en poder afrontar un futuro juntos... Recuerdo aquellos primeros instantes, mientras jugabas en el columpio, en que no creíamos que fuera cierto tenerte ya como centro de nuestras vidas y nuestros corazones. No eras simplemente el bálsamo que curaba esos corazones deseosos de darte todo su Amor; sino que nos permitías creer que todo lo acontecido para llegar a ese instante, estaba predestinado para nuestro encuentro. Desde ese preciso momento, teníamos plena confianza en que todo iría bien; y aunque era un deseo, haríamos todo lo posible para que así fuera. 
     Como ayer mismo le decías a mamá: "te acuerdas de Savodskoy? De la cama elástica? La naranja?"... Pues sí, Lera: recordamos perfectamente cada recoveco y cada detalle de todo aquello que te rodeaba en aquel momento y meses después cuando volvimos a por ti...por supuesto aquella cama elástica, la piscina de bolas con los dos toboganes, la casita de jardín con el timbre que tanto te gustaba y todo lo demás: porque incluso a ti, las fotos y los vídeos te lo recuerdan y te permiten sentir el calor y el amor que te dispensábamos allí; y que tanto te ayuda a ver y recordar aquel lugar como algo positivo y agradable. No siempre estuvimos allí contigo; pero esos recuerdos hacen que Savodskoy, sea grato incluso para ti. 
     Ese primer contacto, nos hacía pensar cómo un ser tan pequeño (hipostatura, que era evidente por tu escasa altura) y en teoría tan indefenso, podía tener tanta fortaleza y valentía...y es que, ese espíritu de supervivencia que pudimos comprobar en tantos pequeños, es algo que sigue acompañándote a día de hoy. Ya entonces lo eras: una pequeña tremendamente avispada, curiosa y con un interés fuera de lo común, que te permite aprender a pasos agigantados y retener la información ante nuestra continua incredulidad. Quizás las emociones y los sentimientos, cueste algo más comprenderlos o interpretarlos; pero sin duda, tu dulzura y cariño, nos hacen sentir felices...y nos motiva cada vez más a continuar avanzando hacia la total adaptación. Eres una niña muy atrevida y extrovertida...y aunque a veces nos pongas colorados con tus ocurrencias, seguimos asombrándonos con tus avances y con esa tremenda simpatía de la que haces gala.

     Hoy, tras dos años de aquel primer encuentro, y con la tranquilidad y alegría de tenerte a nuestro lado, confieso estar muy orgulloso de ti y de poder mostrar nuestro amor y felicidad, a pesar de las dificultades y el largo camino que nos queda por delante a todos. Cada sonrisa y cada (escandalosa) expresión de felicidad, son alimento para el corazón...y cada beso, abrazo o muestra de afecto, es un tesoro para nosotros. No todo parece alegría, pero incluso cada "desafío" y cada "negativa" (sobre todo afectivos) que me dedicas, son también un regalo para mi; puesto que estoy convencido de que los haces para "probar" esa Paciencia que tantas veces desafías. Sabes que nuestro amor es incondicional; y por eso mismo, te gusta sentirlo...y puedo asegurar que, aunque cueste tiempo, llegarás a comprender que no es pasajero; y que siempre nos tendrás a tu lado, para tratar de ofrecerte unas vidas a la que tu pones color, ilusión y alegría.
     Quizás en ocasiones, la falta de tiempo te haga sentir distante: pero creo que como sabes que me derriten tus besos y tus abrazos sinceros, me los vas racionando para que comprenda lo especial que es cada uno de ellos. Debes saber que cada momento de ausencia, es para mí lo más doloroso...porque tu compañía, es para mamá y para mí, lo más maravilloso que hay en este mundo. Cada momento de ausencia, es un auténtico sacrificio que debemos realizar...y algún día comprenderás, que era necesario y por tanto, lo mejor y más beneficioso para nosotros.
     Seguiremos forjando juntos un futuro, para que llegue cargado de oportunidades...y como tantas veces hemos expresado: te enseñaremos a volar, para que algún día, tú misma seas capaz de emprender el vuelo... y tomar el camino que tú elijas. 

      Llegaste a nuestras vidas como un regalo Divino y eres nuestro mejor maestro: continúas abriéndonos los ojos y permitiéndonos siempre observar los aspectos más hermosos de la vida...experimentando sensaciones y sentimientos que se antojan especiales y que hacen que a tu lado, se conviertan en únicos.
     También, cada día debemos dar gracias a aquella mujer que te llevó en su vientre, permitiéndote ver la luz; y dándote la oportunidad de encontrar a ésta, tu familia, que te esperaba y anhelaba más que a nada en el mundo. Aún a sabiendas de que no sería capaz de cubrir tus necesidades, decidió seguir adelante y darte en adopción: y así, dió vida...y no sólo a ti, sino también a esa familia que hoy, tan feliz es a tu lado. Te queremos, hija mía...y somos muy afortunados de poder seguir celebrando a tu lado tantas y tantas fechas y momentos especiales. 

martes, 12 de julio de 2016

Fechas que nunca podrán olvidarse. Estos días, hace dos años...

     El pasado sábado día 9 de julio, se cumplían dos años de la Firma del Convenio de Adopciones entre España y la Federación Rusa...y aunque parece no haber mejorado mucho la situación desde entonces (tras su posterior ratificación), al menos sigue existiendo esa base legal para que éstas puedan seguir desarrollándose. 

     Recuerdo la emoción de aquel día, tratando de imaginar la vuelta a la normalidad de los procesos; y aunque ésta no volvió, pudimos ver en este periodo de tiempo, como muchas familias han ido llegando a casa con sus pequeños: aunque con cuentagotas, cada familia unida con sus hijos, es un auténtico y maravilloso milagro. Seguimos esperando la llegada de muchos otros pequeños a esas familias que durante tanto tiempo los están esperando; pero no nos rendimos, esperando y deseando que estas se vayan produciendo cuanto antes. Muchos, tampoco comparten ahora tan abiertamente sus procesos, por temor a que algo los complique...pero también, evita que podamos acompañarlos y hacerlos sentir el calor de quienes mejor comprenden cada paso y cada sentimiento. A pesar de todo, hay muchas familias conocidas, que tras mucho tiempo en esta travesía, aún esperan ese momento tan ansiado...y a buen seguro, que nos seguirán ofreciendo muchas alegrías; porque de eso también estoy seguro. 

     También estos días, llegan aniversarios de encuentros, de juicios y de uniones que fueron concretándose en el pasado... Y también, las nuestras propias. Hace hoy dos años (12 de julio), iniciábamos el viaje que a la postre (tras el largo viaje a Vladivostok) nos permitiría conocer a quien ya nos acompaña desde hace exactamente año y medio: nuestra querida hija Lera, a quien recogíamos de la casa cuna de Savodskoy ( el día 13 de enero de 2015), camino de ese hogar y esa familia que desde mucho antes de su nacimiento, ya la esperaba con verdadera pasión. Aquel, fue un viaje difícil; porque debíamos ya olvidar otros rostros y centrarnos en quien desde ese momento, considerábamos que más podía necesitarnos y a quien estábamos ya dispuestos a ofrecer nuestras vidas y todo nuestro amor sin concesiones. Fue sin duda, un viaje marcado por el cariño de muchas personas que nos acompañaban en sus pensamientos y buenos deseos...de todos aquellos con quienes habíamos compartido (y seguimos haciéndolo) todos nuestros sentimientos e incluso esfuerzos. Un nuevo sendero se abría en nuestro proceso; deseando que fuera el definitivo, el que estuviera marcado por el destino para concretarse de la mejor manera. Viajamos con la energía y la compañía de nuestros amigos y familiares, pero también el de todos quienes mejor conocéis el significado y el motivo que mueve las adopciones: nuestra Familia del Corazón... Cada día, es motivo de agradecimiento; y hoy, puedo recordar el aliento y el cariño de todos quienes nos dieron alas para poder finalmente llegar a buen puerto: Gracias de corazón, a todos. 

miércoles, 6 de julio de 2016

Las buenas noticias, se hacen rogar...pero siempre llegan: Perseverancia y Convencimiento.

     Estamos todos acostumbrados a la llegada de malas noticias... Como siempre decimos, vienen solas. Pero cuando además de estas, recibes una casi inesperada, más que merecida y tremendamente positiva y alegre; permite que esta se convierta en maravillosa y pueda uno (en este caso, muchos) exteriorizar y desprenderse de una (aún quedan...) tremenda losa que hasta ese momento retenía parte de nuestros sentimientos. Aún queda mucho camino, acompañando tanto a nuestros más íntimos y cercanos amigos, como a otros anónimos que continuarán su camino de adopción; pero cada vez, las noticias positivas calan más profundamente cuando se trata de las familias con quienes más de cerca hemos vivido y compartido nuestra historia de adopción...y en este caso, se trata de una de ellas. 
     Estos "héroes anónimos"...estas almas dulces y generosas, que conocimos debido a las dificultades encontradas por la paralización de las adopciones en Rusia; consiguieron ver ampliada la familia, mucho más cerca de lo que podían imaginar e incluso esperar, cuando ofrecían todo su aliento y esfuerzo para que dichos procesos se vieran desbloqueados. Causas del Destino (como debemos y necesitamos creer), provocaron una injusta y dolorosa andadura en busca de un hij@, que se resistía a llegar a ese hogar repleto de Amor; y que le aguardaba desde mucho antes de llegar a la vida. Fuimos (y somos) muy afortunados por tener la oportunidad de unirnos a ellos a través de los corazones y los sentimientos que estos desprendían...y muchos otros, sin saberlo, se vieron y verán beneficiados por el esfuerzo y bondad que esta familia (al igual que muchas otras) ofreció en busca de una solución y una vía de salida para los pequeños que aguardaban una familia en la lejana Rusia. Nada hacía presagiar que tras aquella búsqueda y terrible espera; su hija no llegara finalmente de tierras rusas, sino que les esperaba casi en la misma puerta de casa.

     Todo paso previo, fue el camino necesario para este final feliz; y aunque plagado de episodios negativos, fueron creciendo aún más como personas y preparándose para afrontar las necesidades de este ángel, que ya les permite no sólo soñar, sino vivir en primera persona un futuro tantas veces imaginado. No abandonaron su deseo, a pesar de sentir (en distintas ocasiones) en sus carnes el desgarro que produce muchas veces un proceso de adopción; y gracias a ello, pueden ya ofrecer su vida a quien aguardaba su llegada. 

     La Perseverancia, debe siempre acompañar los proyectos más ambiciosos e importantes en la vida; y de todos los vividos, quizás el de ampliar la familia, sea el más importante que uno pueda realizar. La imagen que ayer acompañaba sus esperadas palabras, reflejaba todo el sentimiento que estas, en ocasiones, no pueden expresar: nos permitía sentir en piel propia esa ilusión y alegría que tanto tiempo han estado anhelando y que de forma tan merecida, les embarga y acompañará ya siempre.
 
     Enhorabuena, familia: aunque costó lo indecible, obrasteis el Milagro y sois los afortunados papás de una pequeña muy deseada y querida... Demostrasteis ser padres mucho antes de que llegara el momento; y al fin, sois junto a vuestra hija, del grupo de "Padres con Hijos, de Hijos con Padres". Sois y siempre seréis, el mejor ejemplo para vuestra pequeña: y aunque tendré ocasión de decírselo una y otra vez a ella, "qué suerte tener unos papás como vosotros, todo ternura y corazón". 

     El camino continúa... "Esperando un nuev@ cucurrucu"...cuando? No sabemos; pero venir, vendrá...



sábado, 2 de julio de 2016

Valoración (personal) de la película "La Adopción", de Daniela Fejerman.

     Comienzo expresando que esta, es una valoración personal de lo que me ha parecido y me ha permitido reflexionar la película "La Adopción", tras su visionado. 
     Como prometí hace unos días...quizás semanas ya, puedo comentar mi punto de vista y lo que ha generado y me ha transmitido la misma. 
     Debo reconocer, que la expectativa era muy alta y prometedora; por tanto, debo detener mi argumentación en varios puntos y detalles concretos. 
     Partimos de la base que el proceso vivido por la directora, hecho que trata de reflejar esta película, discurrió en Ucrania; y aunque había comentarios acerca de que no trataba de relacionarse con un lugar concreto, debo comenzar afirmando que, salvo la ambientación y hechos puntuales (que bien podrían darse en cualquier otro país), dista mucho de lo que es un proceso de adopción en la Federación Rusa. Es cierto que en ningún momento se ha afirmado que se tratase de una adopción en Rusia, pero muchos comentarios, me hicieron pensar que la trama sería algo más parecido a un proceso en este país. Es evidente que basándome en muchos aspectos e historias narradas por familias adoptantes en Ucrania hace unos años (ya que desde hace algunos no es posible tramitar adopciones allí por parte de familias españolas), éstas discurrían entre la desconfianza, la corrupción y la inseguridad de un sistema que parecía permitirlo...pero aunque también en otros países pueda ocurrir (seguro estoy de ello), en los últimos años, al menos desde España, se ha tratado de controlar (en algunos casos quizás hasta asfixiar o limitar las opciones de países donde poder adoptar) y evitar los abusos generados en torno a esta vía que siempre, debe tratar únicamente de buscar una familia para los menores que carezcan de ella. También en la actualidad, han variado los motivos que pueden evitar el buen fin de los procesos: y si hace unos años, este motivo era meramente el interés económico; ahora los hay de ámbito claramente político o ideológicos. Existen, como en la Federación Rusa, ciertos sectores que luchan por la permanencia de los menores dentro de sus fronteras, aún cuando en multitud de ocasiones, ésto no sea lo más beneficioso para los menores. Este es un aspecto que en la actualidad, adquiere mucho peso por ejemplo en Rusia; ya que la sociedad tiene el pensamiento de que no es necesaria la adopción internacional, dando la espalda a miles de niños que sí la necesitan: obviando y negando una realidad que desgraciadamente, sí existe. 
     Me he desviado un poco del comentario, para expresar que, al igual que narra en la película, hace años también en otros países, había aspectos oscuros en los pagos, ya que nunca existía la certeza ni la seguridad de para qué se realizaban o a manos de quien acabarían...pero aunque pueda haber casos concretos, no parece que sea algo generalizado en los países (pocos) donde las familias españolas puedan ofrecerse actualmente a adoptar un menor; por existir un control y desde las instituciones trate de evitarse: ese, junto a la presunción en algunos países de la existencia de mafias que puedan alterar o sacar beneficio a través de los menores, son los principales motivos causantes de que existan tan escasas opciones.
     En esta historia, estas dudas y este negocio económico del que todos parecen formar parte, pueden llevar a creer, a quienes no conocen las adopciones internacionales, que ésta es la forma de actuar y el único interés en torno a estos procesos...y es una imagen totalmente opuesta a lo que representa y a lo que se siente y vive alrededor de ellos. A todos puede parecernos un coste económico excesivo el de los trámites por una adopción; pero actualmente, todo está (o debe estar) justificado y aprobado por los distintos organismos y autoridades, que al mismo tiempo realizan controles periódicos para que así sea. 
     Dejando a un lado lo que parece tema o argumento principal de la película en algunos momentos (ya que de este dependen tanto el estado anímico de la pareja protagonista, como el posible éxito de la adopción); siento que falta profundizar mucho más en el aspecto sentimental e incluso anímico, tanto de la familia como del menor, (que en este último caso, parece no tener relevancia) al tiempo que no consigue transmitirlo en su extensión al televidente. En mi opinión, no estaría de más, incidir en torno a todos los aspectos que pueden parecer tópicos en adopción...pero que lo son realmente por la base que lo mueve todo, que no es ni más ni menos que el Amor: sobre todo el que surge tras conocer de repente a quien desde ese momento, es ya la base de un futuro y un mundo del que ya no puede concebirse verlo apartado. 
     Puede depender también del carácter de cada cual; pero si en algo creo que existe unanimidad en la adopción, es que es un proceso y una experiencia vital que UNE aún más a las familias inmersas en ellas; sobre todo cuando éstas, se ven expuestas a la adversidad y a situaciones extremas como trata de mostrar la película: aunque en este caso, pueden surgir otro tipo de situaciones o causas que motiven ese distanciamiento o dudas generadas en la pareja. Podría hablarse (o al menos a mí me transmite esa posibilidad) de que el problema de ese distanciamiento fuera motivado por el hecho de que alguno de los miembros de la pareja, no tenga el convencimiento de que realmente esa es la vía correcta; o que uno de ellos, pueda llegar con algún tipo de trauma ocasionado por distintas trabas surgidas con anterioridad, y que quizás encauzasen a la familia por esta vía de la adopción. He comentado en distintas ocasiones, las secuelas ocasionadas en muchas personas que recurren a los tratamientos de fertilidad sin resultados positivos; o incluso por la incapacidad de tener descendencia biológica...y lo que sí es cierto es que en ningún modo, debe verse a la adopción como el sustituto o reparador de un trauma no superado. La adopción de menores es algo de lo cual se debe estar muy convencido, informado y ser plenamente consciente de las dificultades a las que uno se enfrenta; ya que si no, cualquier ligera adversidad puede ser realmente complicada de sobrellevar. Si algo permite este proceso, es conocerse aún más así mismo y sus capacidades; y al mismo tiempo, conocer aún más a su pareja...porque se trata de emprender la tarea más importante y compartirlo todo, tanto lo positivo como lo más cruel y negativo. Hemos sido testigos de situaciones realmente terribles; que nos permiten respaldar esta teoría o argumentación: ya que en todos esos casos, estas parejas se han consolidado aún más y son capaces de afrontar juntos cualquier tarea con mucha más confianza, empatía y seguridad; ya que han sido capaces de aceptar, no sin dolor, los efectos derivados de estas situaciones...

     La película, sí refleja el tópico y típico genio característico de los españoles; pero creo que únicamente en casos realmente extraños, uno puede recurrir al insulto o menosprecio hacia los intermediarios en adopción: en el caso de la película, quizás causado por la dejadez y desconfianza que genera esta persona desde el principio. 
     Otro de los aspectos que diferencian claramente la adopción en Ucrania (si realmente es así como se ofrece a los menores) de cualquier otro país (en Rusia esta afirmación es categórica); es que nunca se elige a los pequeños basándose en una foto y un escaso expediente médico...ya que aunque en cierto modo esa es la información de que se dispone antes de viajar a conocer a un pequeño o pequeña asignados, nunca ese menor es "elegido", como si se tratase de un book o álbum de fotos: si de algo estoy seguro, y todos deben estarlo, es que los pequeños no son cromos ni cualquier tipo de mercancía...y aunque haya quien pueda no verlo así, creo que en un país donde se permita esa libertad y esa libre elección, no debería permitirse adoptar menores (para eso está el ofrecimiento de las familias y su disposición a según qué enfermedades o minusvalías).
     Debo hacer hincapié en lo que veo más real y más cercano a la adopción en Rusia; algo que sí me hizo recordar situaciones y casos de familias que aún no hemos digerido, por su tristeza y magnitud: la aparición de algún familiar del menor, cuando una familia ya ha viajado a conocerlo (o incluso antes) y lo siente ya su hijo, estando dispuestos ya a darlo todo por él... De estos casos, hemos vivido muchos y muy cercanos; siendo de cualquier modo cada uno más increíble e inesperado que otro. Es cierto que en las adopciones rusas, se dan multitud de casos de aparición de familiares biológicos (incluso cuidadoras de las casas cuna u orfanatos) de estos menores; algunos de ellos con un único motivo económico (prohibido por completo ningún tipo de negociación económica de por medio; pero que hace algún tiempo podía ser muy habitual, debido a los intereses de los intermediarios, como refleja la película)...y en otros casos, realmente por sentir que nunca más tendrán la oportunidad de evitar la marcha de estos pequeños fuera de sus fronteras (se han dado muchos casos de familiares que durante años, nunca visitaron ni se interesaron por estos sobrinos o nietos, y se interesaron por ellos estando los procesos a punto de finalizar).
     Otro aspecto fundamental y que de cierto modo refleja la película, es el desconocimiento y la incomprensión que en multitud de ocasiones rodea a las familias en proceso de adopción...incluso entre los propios familiares y personas más cercanas. Por este motivo, en numerosos casos, las familias no comparten o no se atreven a contar todos los detalles del proceso, ya que si fuera así, se encontrarían con que sus allegados, no sólo no podrían ayudar sino que podrían afectar en el aspecto anímico: se trata de un proceso que se vive desde el convencimiento pleno y como una decisión inequívoca de cuál es el objetivo, sabiendo que nunca será fácil, pero muy beneficioso y gratificante para todos quienes intervienen en él...los menores y sus familias.

     Me gustaría poder vivir y sentir en una película, todos esos sentimientos alrededor de las adopciones: incluso el sufrimiento, la tristeza y el dolor que pueda acompañarlas, porque ya sabemos que no todo es alegría y disfrute... Pero ver en ella reflejadas todas esas emociones de tantos y tantos momentos claves y tantos detalles que en muchos casos permanecen íntimamente ocultos, pero que marcan para siempre a las personas: también aquellos temores que nunca se confiesan y que los padres adoptantes viven y ocultan para no verse presionados por la incredulidad o incomprensión ante ciertas dificultades o decisiones que se han de tomar... Pero al mismo tiempo, ver reflejada la auténtica situación y los sentimientos (o ausencia de ellos) de los pequeños que aguardan "invisibles" e "impasibles" ante el futuro incierto que sin saberlo, les aguarda: cómo les cambia la actitud y el semblante tras conocer una que quizás sea su familia...alguien que simplemente "se fije en ellos". Cómo el resto de los pequeños, imagina que es a ellos a quienes viajan a conocer; o cómo tratan de enamorarte con una mirada o una sonrisa sin saber ni comprender tampoco, que las cosas no funcionan así, a pesar de ser el propio instinto el que se lo ordena.
     Por descontado, otro de los aspectos que me gustaría poder observar reflejada, sería una peculiaridad de las adopciones de menores en Rusia; una de las pruebas y circunstancias más duras de la adopción, como es la separación nuevamente de esos menores a quienes se conoce en el viaje de asignación, y la larga, tensa y dura espera hasta volver a un juicio, que nunca sabes cuándo y cómo, o si llegará finalmente a producirse. Ante tal incertidumbre e inseguridad (más tras la paralización de las adopciones hace tres años), la vida no puede ser plácida para las familias, tras dejar en la distancia a esos hijos que ya se consideran tuyos y para quienes empiezas a preparar, imaginar y soñar un futuro juntos. 
     También, queda ausente la imagen de esa fortaleza, energía y ánimo que rodea a las familias, para sacar fuerzas ante la adversidad y continuar el camino...y algo que quizás esta familia no viviera o compartiera: la cercanía y apoyo de esos compañeros de viaje, que afrontan su propio proceso junto a los demás y que en tantas ocasiones son o pueden ser de ayuda (quizás hace unos años sin internet y redes sociales, esto fuera más complicado, pero sin duda, es algo de indudable importancia en la actualidad).

     A pesar de no hacerme "sentir" emociones que pensé me transmitiría y del ritmo lento (en cuanto a los propios sentimientos); y a pesar de la buena intención, qué complicado es poder expresar esas circunstancias de la vida que tanto la marcan; más aún a través de las escasas dos horas que puede durar una película... Hay sentimientos que por muy buenos que fueran los actores, nunca podrían expresarse, si no son vividos (y más aún en ese preciso momento en que ocurren).