lunes, 21 de julio de 2014

Próximo objetivo: renovar y recopilar la documentación necesaria... No podemos permitirnos un respiro.

     Parece no llegar nunca un momento de relax...pero seguimos confiados en que algún día, llegará. Desde que emprendimos el viaje de regreso a casa, no dejábamos de fijarnos en el próximo objetivo, que no es otro, que tener lista toda la documentación actualizada, legalizada y traducida cuanto antes, para poder volver a presentar en los juzgados de Vladivostok y esperar únicamente una nueva fecha: la de poder ser los papás de nuestra pequeña y empezar una nueva vida a su lado...la tan esperada siempre fecha de juicio.
     Todo el fin de semana, pensábamos en el inicio de una nueva semana que nos permitiera tenerlo todo preparado cuanto antes: y ese día, era hoy. Al nerviosismo por comenzar de nuevo el papeleo, se une el terrible jet lag, que empieza a aparecer al mismo tiempo que vuelven las altas temperaturas; con lo cuál, nuestros cuerpos se resienten...además de costar mucho conciliar el sueño.
     A pesar de todo, cada día vemos más cerca el momento de volver...y así será hasta el mismo día en que emprendamos el viaje definitivo: hoy fue una buena jornada y ya tenemos bien enfilada y estructurada la recopilación de documentos... Ojalá todo siga así y lo tengamos todo a tiempo antes de finalizar el presente mes: antes de que llegue el terrible mes de Agosto en España.
     Nada más volver del viaje, volvió la rutina y las obligaciones profesionales, con lo cuál, el descanso se retrasa y habrá que irse recuperando sobre la marcha...pero la Felicidad y la Ilusión por éste maravilloso encuentro con nuestra hija, hace que todo lo demás quede relegado y carezca de importancia. Han sido días de mensajes de ánimo y alegría de quienes nos quieren y aprecian; e incluso a muchos de ellos, aún no ha dado a contestar...pero quien nos conoce, sabe y siente nuestro agradecimiento y esperamos poderles transmitir el tremendo Amor que ya nos embarga por nuestra hija.
      Hoy, aprovechábamos también, para conocer el contenido de una cámara de fotos que dejamos en la "casa cuna de los sueños", y que sorprendentemente nos devolvieron con alguna instantánea que conoceremos y podremos ver en unos días...sin duda, será un grato recuerdo de ese pequeño que tanto nos cambió la vida, pero que también nos permitió emprender el camino hasta ésta pequeña que tanto nos necesita, pero a quien ya ofrecemos nuestra vida y nuestro (su) hogar...
     Ojalá ésta semana, nos ofrezca a todos, la llegada de infinidad de noticias positivas de aproximación a esos pequeños que tanto anhelamos tener a nuestro lado... Por ellos, todo merecerá la pena.


sábado, 19 de julio de 2014

De vuelta en casa...pero con ganas de volver cuanto antes.

     Ya de vuelta de una fantástica semana, que vuelve a marcarnos la vida... Ese triste retorno a casa con la sensación de dejar atrás lo más querido y deseado. Es cierto también, que la distancia nos ayuda a realmente valorar el sentimiento hacia nuestros hijos; a estrechar aún más nuestro vínculo con ellos. 
     Ya, no podemos más que pensar en que el día de volver a encontrarnos con nuestra hija, sea cuanto antes. De hecho, ya deseamos que llegue nuevamente el lunes: esta vez, para volver a preparar y renovar todos los documentos necesarios para presentar en el juzgado de VLADIVOSTOK y esperar la fecha de nuestro juicio... y como en todos los casos, desear que sea cuanto antes.
     También será ahora, momento de dejar constancia de todos y cada uno de los detalles recopilados y aprendidos en este viaje... y también, de repasar los cientos de fotografías y vídeos, que nos permitirán recordar cada instante y cada gesto de nuestra pequeña en esta visita. Sin duda, nos hará más llevadera esta nueva espera. Ojalá, podamos coincidir allí con más familias en nuestra próxima estancia, puesto que es muy gratificante poder compartir esos momentos mágicos con quienes sienten y comprenden mejor que nadie cada instante... Ésta vez, pudimos también compartir y conocer personas maravillosas que dejarían en nuestra mente y nuestra retina nuevos recuerdos inolvidables. 


jueves, 17 de julio de 2014

El triste camino de regreso a casa. Comienza la terrible espera.

     Los recuerdos y las dudas lo hicieron complicado en principio...parecía que no avanzabamos, pero además las inevitables comparaciones con esa primera vez en que todo fue tan fácil desde el primer instante...lo hicieron más difícil. Pero antes de ayer, todo cambió precisamente por compartir la visita que hicimos con ella al médico en otra ciudad y donde observamos que ya nos tenía como referencia y que le transmitíamos seguridad y confianza: y eso es muy importante en un niño institucionalizado...casi tanto o más que un beso o un abrazo de los que no conocen el significado. 
     El propio Instinto es el que les permite encontrar esa Confianza y esa Seguridad en alguien. 
     Observar hoy también, que nos quería sólo para ella y verla apartar a otros niños cuando se acercaban, eran muestra evidente de que habíamos conseguido su aceptación. También nos buscaba para ver si atraíamos su atención en todo momento...y verla repetir juegos, ritmos y sonidos que hicimos durante la semana, fue muy gratificante... 
     Nos tiene ya conquistados los corazones y nos permite recuperar toda esa alegría e Ilusión que teníamos, porque ya podemos pensar en ella como nuestra hija y comenzar a buscar remedio a cualquier problema al que se pueda (nos podamos) enfrentar... 
     En un momento, emprendemos el viaje para visitarla antes de volvernos a casa. Desde ese mismo instante, únicamente pensaremos ya en el momento de volver a por ella... Será un duro regreso y un viaje envuelto en las lágrimas llenas de tristeza por volver a dejar atrás a quien es ya la pieza más importante en nuestro caminar; a quien debe completar ese primer puzzle que son nuestras vidas desde que hace muchos años, decidimos ser padres... Reviviremos ese duro viaje que supone poner distancia entre nuestros cuerpos, que viajarán con nosotros; y esos corazones que quedarán aquí tratando de servir de consuelo a nuestra pequeña tras nuestra ausencia. Quizás únicamente recuerde que hay alguien, nosotros, que la hemos permitido sentirse especial y querida...y sentirá extraño el hecho de salir al jardín y no vernos allí esperándola... 
     Pequeña mía: cómo podría decirte que no ha sido un sueño, si nosotros mismos no podemos creer que haya sido real? A pesar de tener la certeza, se nos hará muy duro saberlo porque aún así, tendremos que dejarte en ese mismo lugar donde nos esperabas hasta hace unos días. Esperamos, deseamos y necesitamos que sea cuanto antes el momento en que nos permitan volver a por tí...porque entonces, si será para siempre. Hoy, no podemos prometerte más que una cosa: que lo más deseado por nosotros en el mundo, es poder emprender este camino a casa contigo...y tratar de conseguir que sea cuanto antes. Después de eso, ya podremos empezar a prometerte más cosas; porque quizás entonces, podamos decidir lo que es mejor para ti...
     Seguro que hoy tras nuestra marcha, piensas que no hemos vuelto por la lluvia que cae aquí en VLADIVOSTOK; pero pronto te darás cuenta que tardaremos unos cuantos días más en volver... Esperamos que antes de que lo imagines, vuelvas a vernos aparecer por ese mismo lugar, para que como ya acostumbras, puedas ir corriendo a abrazarnos... No desearemos otra cosa más, pequeña: pero tampoco eso depende de nosotros. 
     No podemos parar de pensar en ti, porque nos has conquistado el corazón...y no podemos parar de llorar, pensando en el momento de tener que volver a separarnos: aunque algo me dice que esta vez, todo irá bien y pronto estaremos de vuelta...
     Princesa, te queremos y esperamos que el cariño que te hemos mostrado estos días, te sirva para recordar lo Especial que eres para ésta familia tan necesitada de tí... Pequeña mía: No podremos descansar ya, hasta volver a estar contigo...

     Hay alguien que te quiere mucho, que también velará por tí y por tu "soledad" en nuestra ausencia...y será desde el cielo, donde aguarda para verte llegar a ese hogar que tanto deseaba ver lleno de niños... Ya te ha conocido y ha aprendido a quererte a través de nuestros ojos y sentimientos; y muy pronto estará tranquilo al comprobar que esta vez si, emprenderemos este mismo camino de vuelta de tu mano...

Hoy si, se produjo el Flechazo. Ya nos sentimos suyos.

     Ayer nos ampliaron el informe médico y la niña visitó al oftalmólogo... Ya pensamos en el momento de la aceptación de la asignación, que será ya mañana (hoy ya aquí en VLADIVOSTOK, donde vivimos el día 9 horas antes), así como una simple pero tan necesaria siempre aportación (bajo ofrecimiento nuestro), que consistirá en cajas de pañales para los pequeños...
     Todos se están portando muy atentamente con nosotros y están contentos con nuestra presencia... Nuestra ya familia de Vlad, así como el personal de la casa cuna. 
     Disfrutamos también de la compañía de quienes ya recogieron (tras no poco esfuerzo e incertidumbre hasta el final) a su precioso y simpático pequeño, a quien no haría falta preguntar para comprobar que ya siente que su vida ha cambiado; y qué decir de ésta pareja que ha visto hecho realidad su deseo de ser padres de este afortunado niño. 
     Tenemos ya a su vez, la certeza de que los columpios y caballitos, serán nuestros mejores aliados para entretener a nuestra hija, porque parece que los juegos "chapados a la antigua", son los que más éxito tienen con ella...ojalá no le de por los tirachinas y las farolas, porque sería un problema! 
     El cambio producido en la jornada de ayer, fue sustancial...y aprendimos a sentirnos padres de esta niña: el flechazo llegó ayer al observarla mientras realizábamos su primera visita al médico con ella; mientras observábamos su reacción al subir por vez primera con nosotros al coche y emprendíamos el camino hacia la clínica. Fuimos afortunados por poder vivir este momento a su lado, porque empezamos a vivir y sentir profundamente que ya comenzamos a buscar solución y afrontar sus carencias y necesidades; previniendo daños mayores en el futuro... Para el resto, debemos esperar que cuanto antes llegue esa fecha de juicio que nos permita emprender las acciones requeridas para poder solventarlas; aunque conociendo algunas de ellas, iremos preparando el camino. 
     Ayer llegó el Flechazo a nuestro corazón: ese pellizco en el alma que nos permitía contemplarla como si de un ángel se tratara...aprovechamos su relajación en nuestros brazos para poder besarla sin parar, ya que su inquietud lo hace más difícil cuando compartimos juegos. Tuvimos la ocasión de dar seguridad a nuestra hija mientras se acurrucaba en mi regazo esperando entrar a la consulta del médico: parecía comprender, que queremos estar siempre a su lado y darla esa confianza...y esperamos que muy pronto nos lo permitan. Ayer pues, se produjo ese momento de inflexión para nosotros, pero considero que también para ella, puesto que comienza a lamentar las despedidas e incluso olvida la hora de "ñam-ñam" y se atreve a despedirnos mientras se pierde en el pasillo que la reúne con sus compañeros y amiguitos. 
     Hoy, comenzamos a pensar en el triste momento que mañana llegará, el de volver a decir adiós a nuestros corazones, que quedarán custodiando a nuestra pequeña...pero que esta vez necesitamos los tres, llegue cuanto antes. Poco tiempo queda ya, pero trataremos de ofrecerle nuestro amor hasta el último instante...porque es cierto que el tiempo es poco para tantos sentimientos y tanta información; y hay que aprovecharlo siempre al máximo.


     

miércoles, 16 de julio de 2014

A pesar de todo: nada es tan fácil como parece. La Adopción es una carrera de fondo.

     Este segundo día, ha sido muy complicado... El sentimiento hacia la peque es el mismo: la sentimos nuestra, porque está vez incluso, vemos aún más necesario que esté cuanto antes en una (nuestra) familia, pero se hace difícil tratar de luchar contra tantos sentimientos y recuerdos. Los inevitables recuerdos, llegaron este día, porque lo que una vez fue tan fácil, ahora parecía darnos la espalda: es imposible que no nos vengan a la cabeza las comparaciones, pero no casualmente entre los niños (que nada tienen que ver uno con otro ni siquiera su situación), sino en cuanto a los sentimientos que nos invaden y que tanto distan unos con otros... El año pasado, todo fue tan simple y perfecto, que ahora cuesta afrontar las dificultades que van surgiendo, a pesar de los regalos que nos hace nuestra pequeña en forma de sonrisas y esos momentos compartidos. Está claro, que no es aquella primera vez, porque nos invaden los momentos de temor, de miedos, incertidumbre e inseguridad sobre el final feliz de esta nueva asignación, y que no tuvimos hasta ahora. Nuestros mecanismos de defensa (el propio subconsciente), nos alertan constantemente de las dificultades y nos hacen ser más cautos a pesar de la insistencia en ganarnos su corazón. Es difícil de asumir que su corazoncito aún no está abierto a nuestro amor, a pesar de todo el esfuerzo; pero debemos comprender que seguimos siendo desconocidos y que ella tampoco puede comprender lo complicado que fue todo para nosotros, llegar a estar junto a ella en estos momentos. Son instantes tan deseados, que necesitas obtener resultados casi inmediatos, y cada niño (como los adultos) asimila de un modo la atención y la dedicación de los demás. Sólo esperamos ese fruto que es el Amor recíproco; y personalmente necesitamos esa aceptación por parte suya y que quizás nos esté ofreciendo ya sin darnos cuenta. Pasaban las horas y esos recuerdos nos lo hacían todo cuesta arriba; como si tuviéramos que desprendernos de ellos para poder apreciar lo realmente positivo (pero distinto) de cada encuentro. Si no hubiéramos vivido esa primera experiencia, posiblemente todo, nos parecería perfecto; pero no podemos ni debemos olvidar (porque nos ayudará a aprender de ella) que fue real, con su alegría y su tristeza. Hoy, recordábamos a todas esas familias que pasaron por esta experiencia antes que nosotros, puesto que debieron sentir esas dudas al igual que nos invaden ahora a nosotros. En principio, podríamos pensar que sería muy fácil: que llegaría un nuevo Flechazo y todo sería maravilloso de repente otra vez; pero no es así. Sentimos en nuestros corazones a nuestra pequeña, y vamos poco a poco comprendiendo ese amor por ella, como si estuviéramos aprendiendo a querer... pero a veces, los avances no parecen suficientes para poder aliviar los temores que invaden nuestro camino. No podemos aislarnos y pensar únicamente en el aspecto más grato de nuestros encuentros y necesitamos sentir que nuestra presencia la hace feliz...aunque quizás esa primera vez, todo nos pareciera aún mejor y más fácil de lo que fue. Comparando algunos aspectos, la reacción fue muy parecida en ambos casos, pero quizás el hecho de que esté menos desarrollada y haya encontrado el estímulo más tarde que Denis, sea el motivo por el cual sus sentimientos hacia nosotros, tardan más en aflorar... 
     Esta vez, el entorno lo hace más difícil: el trato y cuidado hacia ellos es bueno, pero no beneficia ver otros grupos de niños que a veces dificultan nuestra intimidad e incluso provoca desviar la atención de quien la necesita... Observamos a quienes tanto necesitan lo que ofrecemos a nuestra hija, que nos duele mucho sentir que todos ellos también tienen las mismas carencias. 
     Quizás esa primera vez, te marca tanto que lo idealizas y no te permite ver y apreciar la verdadera realidad...
     Cueste lo que cueste, está más que claro, que encontraremos los resultados: los mismos que quizás ya estemos obteniendo en forma de sonrisas y momentos mágicos e inolvidables al lado de nuestra pequeña... Quizás, nuestras metas para este viaje pudieran ser inalcanzables y creyésemos que volveríamos a casa con todo el trabajo hecho; pero está claro y además lo sabemos, que la adopción es una carrera de fondo y en la constancia está el éxito y la recompensa en forma de Amor.
     Hoy, nos espera un nuevo día de Esperanza y sorpresas y en que creemos que todo irá un poquito mejor...
 

lunes, 14 de julio de 2014

Hoy, conocimos a Paula: un día repleto de emociones. Ya buscamos su aceptación.

     Todo ha ido muy bien: ha sido un día cargado de emociones muy muy fuertes...
Nos ha quedado claro que esta niña, nos necesita más que Denis, porque a estas alturas y con lo espabilado y listo que es, ya trabajará para el servicio secreto por lo menos... Como todos estos niños, desgraciadamente tienen una historia difícil y muy triste, pero ojalá todo vaya bien y podamos darle todo lo que necesita, que es ni más ni menos que cariño y los cuidados que nunca tuvo... Es muy tierna y simpática aunque el desarrollo está muy por debajo de su edad:  a pesar de ello, nos sorprende en algunas cosas porque realmente son supervivientes... 
     El panorama que rodea la casa cuna (ya que está en el centro de la población), nada tiene que ver con la "casa de los sueños" de Denis...pero el trato de la doctora y las cuidadoras es, como ya nos habían comentado nuestros paisanos y amigos "castitas", digno de elogio y mención. Realmente es muy duro ver el ambiente que rodea a los niños en desamparo, pero ver personas así a su cargo y cuidados, permite al menos tener Esperanza de que se les trata, dentro de las posibilidades, con el mayor de los esfuerzos y dedicación: porque verdaderamente, no es fácil poder trabajar presenciando la situación y el futuro de estos niños si no encuentran una familia (y aún a pesar de llegar a encontrarla). Para las familias, no es fácil un viaje a conocer a quienes deseamos lleguen a casa convertidos en hijos: pero es una experiencia vital que nos muestra la terrible realidad del mundo, porque no es algo exclusivo de este país... Nos permite comprender y valorar aún más el Amor y el Convencimiento que nos mueven para dar un hogar a los pequeños: y qué terrible no poder dar cobijo a todos esos niños que encontramos esperando una familia. Nos hace comprender que en la vida, damos demasiada importancia a cosas que realmente no la tienen y que olvidamos otras que nos rodean y no parecemos querer observar. No es humano que permitamos ciertas cosas y circunstancias que nos rodean en lo cotidiano de la vida: y en este caso, expreso lo que se observa al conocer a quienes no tienen absolutamente nada (aunque hay muchos más casos) y una vida entera por delante...pero que en muchos casos, simplemente será un enorme vacío. Hoy, en un día terriblemente lleno de emociones positivas, también, y tras muchas lágrimas de alegría (lo cuál lo hace aún más difícil de comprender), derramo otras de incomprensión tras volver a observar el lado más oscuro de la vida en forma de niños que nada tienen. Por eso, cada día que pasa estoy más convencido de la Necesidad de la Adopción y de tratar de hacerlo más fácil: porque al final, los menores, serán siempre los mayores beneficiados por ello.
     Hoy fue el día en que al fin, conocimos a nuestra pequeña Paula: y también, hoy es el día de creer que todo saldrá bien esta vez...porque esta niña, como tantos otros, necesita una familia cuanto antes: y nosotros estamos más que convencidos de poderle ofrecer la nuestra para conseguir ver cubiertas todas y cada una de sus carencias. 
     Ha sido una jornada cargada de sorpresas, que comenzaron con el reencuentro con nuestra traductora y  representante y continuaron con la visita nuevamente al Departamento de Educación... 
     Tras esa visita, teníamos vía libre para conocer a nuestra pequeña...
     Cuando el corazón almacena tanto Amor, no entiende de ofrecerlo con Mesura: y por ello, a riesgo de equivocarnos y exponernos a ser heridos, lo volcaremos todo en Paula porque es quien lo requiere y lo recibirá de nuestra parte. 
     Conocerla fue maravilloso: volver a cruzar nuestras miradas su mama y yo, y darnos cuenta de por qué tanto sufrimiento y tristeza...volvíamos a tener delante de nosotros a quien en ese preciso instante, nos pareció que nos estuvo siempre esperando: quien nos miraba con timidez pero cierta confianza y cuyos ojos parecían decirnos, "ya estáis aquí?"... Como si nos pidiera a gritos, esos besos que no dudamos en ofrecerla. No lloró aunque requirió templanza para reconocer y asimilar a la primera referencia masculina en su vida...a mí. 
     Todo lo imaginado se esfumó en ese instante y olvidamos cualquier patrón establecido, para dejarnos llevar y buscar la mejor manera de ser aceptados, ya que cada niño es un mundo, con una historia por descubrir. Fue el punto de partida para irnos conociendo y tratar de averiguar lo máximo para poder complacer e ir poniendo solución a sus carencias, comenzando desde ese instante con las afectivas, ya que serán las que podamos ir cubriendo poco a poco hasta, si todo va bien, llevarla a casa con nosotros...
     Fueron una mañana y una tarde repletas de imágenes e intentos de ir agradando a esta niña que poco a poco nos va conquistando ya el alma...y que nos permitió hoy volver a pensar en positivo y no buscar más explicaciones a lo ocurrido hasta ahora. No hay tiempo que perder, porque debemos cambiar la pasividad afectiva por el calor humano: y el tiempo está limitado a unas pocas visitas durante la semana, pero que a buen seguro, darán mucho de sí... Debemos conseguir que a finales de semana, se sienta "especial" por una vez y sea capaz de asimilar el cariño para empezar a exteriorizar y descubrir todos esos sentimientos reprimidos que no le han permitido aún "ser niña". Nos esforzaremos por dar ese calor afectivo que todo niño debe recibir, para apartar el lado más frío y mecánico de su rutina diaria. 
     El estímulo que en este caso sí necesita nuestra pequeña, le irá llegando en grandes dosis, porque el propio instinto nos marca el camino para poder hacerla sentir aceptada y segura de nosotros. No hay tiempo que perder para hacerla recuperar y sentir la inocencia y despreocupación que un menor debe tener...para permitirla pensar que aún no debe prepararse para ser capaz de resolver por sí misma cualquier reto, sino que habrá alguien que la ofrezca su atención y ayuda.
A medida que vaya abriendo su corazón y coja más confianza en nosotros, podremos ir sintiéndola más nuestra; porque en esta primera e intensa jornada compartida, únicamente hubo tiempo para el acercamiento a ella y para dedicarnos a conocerla. El cariño, aunque lo tengas todo dispuesto para ofrecerlo, va en aumento a medida que llega esa complicidad y empiezas a sentir su aceptación: y sólo entonces puedes relajarte y pensar que es real...es entonces cuando se produce de manera casi incomprensible ese "flechazo" que permite comprender y ser capaz de exteriorizar otros sentimientos: el Enamoramiento, surge tras ofrecerte y sentir que la propia "curiosidad" produce su búsqueda de un acercamiento...es entonces cuando te conquista un pequeño y permite la relajación de ambos: cuando ya se da rienda suelta por ambos lados a la improvisación y a conseguir que los corazones latan al mismo ritmo. Entonces ya puedes añadir más piezas al rompecabezas y empezar a pensar en todos los que rodean tu vida y rodearán el futuro de tu hijo (-a). Hasta ese instante, te aíslas para buscar esa complicidad... Pero a partir de ese instante, comienzas a sentirte su papa o su mama...

domingo, 13 de julio de 2014

El retorno a nuestra querida VLADIVOSTOK: aquí nos espera, nuestra pequeña Paula

     Ya estamos en "casa": en la ciudad a la que tanto queremos y tan profundamente marcó nuestros corazones... Estamos en la lejana VLADIVOSTOK donde nos espera esa pequeña a quien ya tanto queremos a pesar de aún no haber conocido.
     Tras un cansado viaje como es el que nos trae siempre aquí a las familias, hemos podido descansar y reponer fuerzas en el Hotel y los alrededores del VLAD Motor Inn; en la "Playa de VLADIVOSTOK", que nada tiene que ver con las españolas, pero que tanto soñábamos con volver a disfrutar. El Pacífico baña estas costas que los hijos de tantas familias nos hicieron conocer... 
     Esta vez parece que no hay tantos nervios y que la ilusión y alegría por conocer a nuestra pequeña, nos permite afrontar ese momento con muchas ganas, pero también con templanza. Ello, no quita que sean las 4 de la madrugada y ya haga bastante tiempo que no podemos conciliar el sueño. Ha sido un día lleno de sorpresas y que finalizamos conociendo a una pareja entrañable, con quienes habíamos conversado en varias ocasiones y a quienes estaremos siempre agradecidos por compartir unos momentos entrañables, y en que tan necesario es poder charlar. Estos momentos nos han permitido demostrar lo que tanto tiempo llevamos predicando: que es el corazón y el Destino quien nos une a todos; y que son ellos los que nos van sorprendiendo con nuevos rostros y nuevas experiencias enriquecedoras para nuestras vidas (y para nuestras distintas Historias de Adopción)...
     Estuvimos en contacto con nuestros amigos (algunos de ellos repartidos por distintas regiones rusas a día de hoy) y familiares, que siempre nos transmiten el ánimo y el cariño necesario... 
     Esperamos una semana llena de alegrías y de aprendizaje: unos días tremendamente importantes ya que en ella, conoceremos a quien si todo va bien, se convertirá en nuestra hija Paula. Todos saben la intención que siempre tuvimos de mantener el nombre de origen de quien estuviera destinad@ a acompañarnos a casa; así es que todos sabrán que si hay alguna modificación en él, será por motivos de fuerza mayor...
     Ya nos aguarda, a escasos kilómetros de donde ahora tratamos de descansar, la pequeña que confiamos emprenda ese viaje muy pronto a nuestro lado. Estamos deseando poder ver a nuestra Paulita, y empezar a conocer su pasado; para poder poner felicidad y soluciones en su futuro...para poder alegrar su rostro y ese corazón tan necesitados de una familia que esperamos poder ofrecerle. 
     En unas horas, tras previo paso por el Departamento del Ministerio de Educación; volveremos a sentir el instante Mágico de conocer a un hijo (en este caso, hija) y llenaremos la cabeza de muchas preguntas de las cuales, a buen seguro, no hará falta que nadie responda...ya que nos las responderá quién sabe como, si con sonrisas o lágrimas, ésta pequeña que según se va aproximando el momento, más nos llena de Amor el alma. Quien sabe por qué, todo el camino recorrido hasta ahora y todas las casualidades y circunstancias surgidas, nos llevan hoy a conocerla y a ser ya el motor y el motivo que dirigirá nuestros pasos a partir de ahora. Gracias, VLAD: por volver a ofrecernos la posibilidad de afrontar una nueva etapa, conociendo a la pequeña que hoy se nos ofrece; pero que no es ni más ni menos que la continuación de ésta, Nuestra Historia de Adopción en Rusia...