viernes, 27 de marzo de 2015

La Sensación de vivir a un ritmo de Vértigo...

     En ocasiones, me siento mal por pensar que quizás somos demasiado exigentes y poco transigentes con los "caprichos" de nuestra pequeña...como si fuéramos demasiado deprisa en todo momento y ella, no pudiera disfrutar de los cambios; y sobre todo, de sentirse por fin feliz e ilusionada con la atención constante de sus papás y su familia. Nuestro trabajo y deberes, nos exigen un ritmo demasiado acelerado a todos, pero los últimos días, me hacen centrarme en este sentimiento de culpa, como si no le permitiésemos a ella poder sentir todos esos cambios positivos en su vida y que nosotros quizás no apreciemos. Para  todos, lo que nos rodea es estrés y prisas en todo momento...pero no nos damos cuenta que ellos, no están acostumbrados a eso, sino a una monotonía escalofriante; y en estos instantes, ella puede sentir una necesidad de sentirnos relajados y tranquilos, y no sólo seguros y dispuestos. Quizás el cariño se deba ofrecer dándoles tiempo; porque aunque ahora en nuestro caso, todo ese tiempo esté dedicado a ella, siempre está supeditado a un horario que debemos respetar por la imposición laboral a que nos debemos: y esta situación nos hace vivir a una velocidad de vértigo, ya que de ello depende nuestro sustento. Habrá que examinar las posibilidades, pero aunque parezca difícil, hay que disfrutar cada instante: nunca se repetirá cada día que pase; y eso lo aprendimos durante la terrible espera, aunque ahora a veces, no de tiempo a recordarlo. 

     Hay innumerables regalos que nos ofrece Lera cada día...y ahora recuerdo el momento de probar su primer helado: era algo que deseaba observar y aproveché un momento en que todo estaba en calma; me acerqué al congelador y saqué algo que ella sabía era de comer...y por supuesto, quería probarlo! Así es que, se lo aproximé a la boca tras sacarlo de un envoltorio de esos que tanto llaman su atención; y sintió el frío, pero también una sensación placentera: verla ofreciendo sus preciosos labios a ese sorprendente descubrimiento, no tenía precio, como tampoco lo tenía el hecho de seguir pidiendo insistentemente más...y momentos así, son merecedores de degustar sin prisas y compartiéndolos en familia para que siempre sean motivo de recuerdo... 

lunes, 23 de marzo de 2015

Enseñando a Lera lo que es el cariño.

     De manera natural, echamos la vista atrás y vemos y sentimos los cambios experimentados por Lera desde que llegamos a casa. Han pasado ya dos meses, que entre consultas médicas, tramitación de documentos y demás, han pasado casi sin darnos cuenta. Durante estos dos meses, han ocurrido muchas cosas a nuestro alrededor: tuvimos que despedir en la distancia a nuestro querido Iván, y ayer lo hacíamos también de otra persona especial; que como el propio sacerdote decía, "nos hizo más dulce la vida a los demás": nuestro amigo Manolo, quien da nombre a los tan apetecibles "manolitos" (mini croissants que se han hecho muy famosos por estos lares...). Pero no tan sólo consiguió eso, sino que nos permitió sentir por él un cariño especial. 

     Ayer mismo, nuestra hija nos acompañaba a desayunar a la cafetería (como hacemos siempre que es posible desde que llegamos a casa), y comía esos manolitos que tanto le gustan...y que como cualquier otro dulce, sigue llamando "Pan"...jijiji. La observaba mientras comía, y contemplaba esos tan evidentes cambios en su actitud y su físico: unos mofletes que no puedo resistir a morder cada vez que encuentro ocasión (para no enfadarla), y una felicidad en su rostro, que le permite aceptar de buen grado y comprender los gestos de cariño que tratamos de ofrecerla (aunque no siempre, claro!). 
     Esta semana, hemos sentido como Lera se abría un poco más a nosotros: su carácter dio un cambio repentino en nuestro primer viaje en coche a Ávila este pasado martes...y desde entonces, nos ha dedicado muchos más gestos de cercanía y afecto. Estas últimas semanas también, ofrecía más su rostro para recibir e incluso obsequiarnos con unos besos que hasta hace muy poco, eran escasos, por no decir nulos por su parte. Lo cierto es que, tras un camino tan lleno de espinas, era frustrante no poder recibir esos abrazos o besos de nuestra pequeña; pero la realidad y lo triste, es que el único motivo para ello era no conocer su significado... Ahora, ya experimenta una sensación positiva a las muestras de cariño; y cuando lo hace, nos permite sentir una paz y felicidad interior, que es muy difícil de expresar. Lo cierto es que, el cambio es tan progresivo, que sólo lo sientes realmente al tomar una referencia un poco anterior en el tiempo, porque el día a día, no permite notar ese comportamiento tan distinto. Ha habido muchos cambios en su vida tras poder observar con más nitidez el mundo que la rodea...como si al fin pudiera sentirlo: como si el cambio al ponerle gafas, le sirviera para ver un mundo en tres dimensiones, tras haberlo podido únicamente hacer entre nubarrones. También, queremos conseguir que no olvide su idioma de origen, y contaremos con el apoyo de una chica rusa que nos visitará todas las semanas para que mantenga un vínculo y pueda continuar el aprendizaje cuando le sea posible. Pero también, ha conseguido tener sus propios pendientes: o mejor dicho, ya tiene los agujeros en sus orejas, que le permiten exhibir esos pares de pendientes con que fue obsequiada tras su llegada a España. Se siente feliz pudiendo portarlos; casi tanto como de llevar esas gafas que le hacen sin duda alguna, poderlo ver todo mucho más claro y hermoso: no rechistó lo más mínimo al hacerle los agujeros, porque sabía que después, le permitirían llevar unos pendientes como los de mamá!!! Así pues, luce con orgullo, algo más que le permite sentirse especial...y cada día son más los motivos. Son muchos los detalles que nos deja a diario; como pedirme que le ponga música cada vez que para un momento de jugar...o de comer! 
     Cada día, se asemeja más a un ángel!: si no fuera por esos detalles que en ocasiones, nos hace creer en los pequeños demonios que cada vez más, va dejando escapar de su interior. Las dudas, van dando paso evidentemente, a esa Confianza que siente en nosotros...y sin duda, le hace tener mucha más Seguridad en sí misma y todo lo que la rodea. Sigue teniendo sus rabietas, pero qué niño no las tiene a su edad? Lo que está claro es que no tiene ninguna maldad; pero sí muchas carencias en cuanto al significado de  la mayoría de cosas a su alrededor. La Recompensa es cada día mayor; como las ganas de ayudarla a seguir mejorando. Por tanto, es maravilloso poder compartir cada instante con ella: pero aviso a navegantes!..."sin duda, esta tarea no es fácil; aunque sí enormemente gratificante cuando sientes que los cambios comienzan a llegar". Y como siempre se dice: "adelante, mucho ánimo, que al final todo merecerá la pena" (aunque incluso para nosotros, cualquiera de los pasos, ha sido muy enriquecedor; por la experiencia vital que nos ha proporcionado).
 

jueves, 19 de marzo de 2015

Y llegó... El Día del Padre!! (Y además, festivo en Madrid).

     Hoy, es un día especial: mi primer día del Padre como tal... Y para ello, lo fundamental era la llegada a casa de nuestra hija Lera. Ella pues, es el mejor y único regalo que esperaba en este día festivo (al menos en Madrid en esta ocasión)...aunque son muchos los tesoros que esconde y los regalos que ofrece a cada instante con cualquier gesto o mirada. En estos dos meses desde nuestra llegada a casa, ha habido muchos cambios y hemos fortalecido y estrechado la relación (cosa que por momentos parecía una locura, dicho sea de paso...y que no debemos nunca omitir esos momentos de frustración con que en ocasiones nos encontramos, puesto que son un hecho y serán también una realidad en el camino de la adopción). Pero sin duda, el mayor tesoro este día, es poder despertar observando a nuestra hija y a esa mamá junto a quien tanto he compartido desde hace muchos años...
     Es también un día especial por el recuerdo de ese abuelo, que siempre estará presente a pesar de la ausencia; y por la presencia del abuelo materno, a quien siempre hemos tenido la fortuna de tener a nuestro lado, y que tanta satisfacción nos da que Lera pueda aprender y disfrutar con él.
     Este 19 de Marzo, será ya cada año y para siempre, un día marcado por el significado que conlleva...porque detrás de cualquier celebración, estará ya esa pequeña a quien tanto anhelábamos y con quien ya tenemos la fortuna de compartir nuestra vida.
     También, es hoy un día de recuerdo de esos padres que ejercen ya, a pesar de las dificultades encontradas y la distancia a quienes ya todos consideramos sus hijos. Son muchos aún, y aunque parece difícil ya, sólo podemos animarles a seguir esperando; a seguir adelante a pesar de lo complicado de no llegar ese instante de volver a reunirse con esos pequeños que los esperan. Sabemos lo triste y doloroso de esa tensa espera; pero ellos, merecen ese esfuerzo extra que con tanto cariño tratáis de ofrecerlos.
     También es un día de Ilusión para quienes se sienten como muchos lo hicimos en su día...para quienes sueñan con ese día de conocer a sus hijos y sentirlos ya en el alma (aunque quizás ya lo hagan sin haberlos aún llegado a ver): también son padres en potencia, porque ofrecen todo el cariño que alcanza a almacenar su corazón, y que les permitirá mostrar, cuando reciban una simple imagen con una escueta información. Muchos son, a pesar de las circunstancias y las trabas, quienes desean ser padres de unos menores que no tuvieron en su día la ocasión de sentirse amados... Y estos padres y madres, nos recuerdan siempre, que no hay un sólo niño que deba sentirse "no deseado"; sino que no han nacido en el lugar u hogar apropiado...pero siempre habrá alguien en algún lugar, que los esté buscando para ser felices juntos. 
     Esta imagen, la envió una amiga y me hizo mucha gracia esta mañana...así es que, también quería compartirla con todos vosotros.
     Con todo el cariño y para todos los papás del mundo: FELIZ DÍA DEL PADRE!!!

miércoles, 18 de marzo de 2015

Un día repleto de emociones y sueños incompletos.

     Ayer, fue un día tremendamente sentimental: se fundían lágrimas con sonrisas, al visitar el lugar donde tantos momentos hemos pasado junto a la familia...y donde tantos veranos compartimos y disfrutamos entre encinas, cepas y animales. Visitamos el pueblo donde descansa el abuelo de Lera...y sentimos su presencia en el aniversario de su fallecimiento. Fueron momentos plagados de emoción, añoranza y recuerdo: soñando con aquello que tanto anhelábamos poder compartir, pero sintiéndolos juntos en el lugar más cercano donde podían hacerlo. Por supuesto, Lera se comportó de manera habitual; con momentos de dulzura y otros con el genio que la caracteriza...pero creyéndonos directamente en contacto a través de nuestros sentimientos. Es cierto también, que en ocasiones se comportó de manera inusual, pero de forma positiva, llamando nuestra atención y solicitando ayuda en todo momento, incluso en pleno viaje para hacer un alto en el camino. Sentiría la rectitud en sus actos para no defraudar a quien la esperaba? Fue como si se sintiera presionada a actuar correctamente, sin nosotros tener que mediar para ello... No faltaron las extrañas referencias a un abuelo a quien no conoció (y de quien aún no hemos insistido por el simple hecho de carecer ella del propio significado y de las circunstancias), pero que estuvieron presentes durante toda la tarde. Cada vez que ella pronunciaba la palabra "abuelo", era una sensación que nos acercaba a él...y que también nos provocaba momentos de maravillosa emoción. Cuánto nos habría gustado que esa cercanía fuera real, y que pudieran disfrutar juntos, al menos de esos instantes al conocerse...pero sin duda alguna, confiamos en que de algún modo, pudiera sentirnos allá donde esté. Todo lo que su abuelo deseaba compartir con ella, allí seguirá; para que seamos nosotros quienes se lo mostremos y nos permita recordarlo con el cariño que nunca faltará... 

lunes, 16 de marzo de 2015

Un aniversario difícil de olvidar.

     Cómo pasa el tiempo... Y lo que un día parece un presente cubierto de nubes, donde parece no salir nunca el sol; otro nos permite  pensar cómo puede haber cambiado todo tanto, por verlo con mucha más nitidez y claridad. Aún así, hay momentos y circunstancias, que marcan la vida y dejan una cicatriz que nunca desaparece, tanto por aspectos positivos como por los más adversos. 
     Hija mía: Ayer, hacía un año que nos dejaba tu abuelo... Aparentemente, no es un día especial, porque normalmente, nos dedicamos a recordar estos aniversarios con la tristeza por la pérdida y por todo lo que deseábamos aún compartir y que de un momento a otro, desaparece para siempre. Aún así, con un pellizco en el corazón, que incluso por momentos me encoge la voz, creo que es una fecha que debemos recordar siempre con cariño...por todo lo positivo que nosotros tuvimos la fortuna de compartir y por todas las enseñanzas que obtuvimos de los momentos más difíciles. Lo más duro de asimilar, es que no pudiera conocer a esas nietas que veníais en camino: con tiempo concreto de llegada en un caso...y con la incógnita total en el tuyo. Hace un año, tu abuelo y yo, hablábamos de tí... Y tratábamos de hacernos fuertes juntos, mientras en las últimas horas imaginábamos como serías... Cuan distinta habría sido la despedida, habiéndote podido poner rostro antes: y más aún teniendo en cuenta lo importante que fue la Esperanza de creer en tu llegada y pensar en que pudiera ser mucho antes de lo que fue...para al menos haberlo podido despedir con la ilusión de saber que eras tú quien nos esperabas: pero el tiempo, fue una barrera infranqueable e inesperada que nos separó de él mucho antes de lo deseado.
     Un año después, el recuerdo es contradictorio: tenerte aquí, a nuestro lado, nos permite sentir añoranza y lástima por no poder compartirlo con tu abuelo; pero también nos consuela imaginar lo que habría disfrutado en cada instante, pudiendo observar esa sonrisa y sintiendo esa ilusión que libera tu cuerpo a pasos agigantados ...lo que habría sollozado habiendo visto nuestro mayor sueño hecho realidad: porque ese sueño, ese deseo, eras tú, Lera... 
     Ahora, tu abuelo ya te conoce, porque hay un buen amigo que a su lado acaba de llegar; y como siempre hizo con nosotros, portando en su maletín, un álbum de fotos de nuestro encuentro...para que nunca, a pesar de la distancia, tampoco él nos pueda olvidar... 

     No te olvidamos, papa...y tu nieta te conocerá y querrá siempre a través de nuestros corazones. Si pudiera tenerte aquí una vez más, dejaría que ese último abrazo fuera para ella; porque era quien ya esperaba mientras nosotros tratábamos de imaginar, en aquellas últimas e íntimas noches de hospital.

viernes, 13 de marzo de 2015

Cuando uno busca, siempre hay alguien esperando al otro lado...

     Hay detalles, que nunca se olvidarán...como puede ser consultar el tiempo en Vladivostok. Cuántas veces a diario, habremos consultado la temperatura que había en cada momento allí; imaginando cómo transcurriría la vida de los pequeños que allí esperan... Ahora, tras la llegada de LERA, aún seguimos consultándolo a pesar de todo; y es que, realmente, más que una costumbre, se ha convertido en una necesidad...tenemos allí personas que nos importan de verdad y a quienes no olvidaremos nunca; pero también recordamos a todos los pequeños que siguen esperando, quizás muchos de ellos a amigos o familias conocidas por nosotros y a quienes también nosotros, seguiremos esperando poder recibir en el aeropuerto. 
     No es broma: sentimos Nostalgia de la tierra que vio nacer a nuestra hija y que a su vez, a pesar de todo, también nos permitió poder sentir hoy la tremenda felicidad de verla crecer ya a nuestro lado. Tenemos muchos vínculos establecidos con ésta región y sus gentes: no hace aún dos meses que volvimos juntos de Vladivostok, y ya pensamos en el momento de volver... Allí nos esperan muchos gratos momentos que vivir; y aprovecharemos cualquier ocasión para revivir los quizás más gratos de nuestra vida... 
     Deseamos que se muevan las asignaciones y los juicios en toda la Federación Rusa; y que se agilicen los procesos, en beneficio de unos menores que esperan, porque no se me puede ocurrir otra cosa al observar sonreír a nuestra hija: todos los niños merecen ser felices y tener una oportunidad... 

     Aunque muchos aún no lo sepan, tras un camino lleno de incertidumbre y dudas; al otro lado, les están esperando sus hijos...

miércoles, 11 de marzo de 2015

Qué cambios llegarán tras la Ratificación del Convenio de Adopciones de menores con España?

     Ésta semana, comenzaba con la Firma del Presidente ruso Vladimir Putin del Convenio de Adopciones con España, tras su Ratificación en la Duma y el Senado rusos. Ahora, tras su publicación en el correspondiente boletín oficial ruso, no debería haber trabas para la reanudación de los procesos aún paralizados en varias regiones rusas...y para volver a la normalidad tan necesaria para los menores en cuanto a los procesos de adopción.
     Como afirmaba el otro día, la Ratificación del convenio, es un Motivo de Esperanza, que debe servir para volvernos a ilusionar... Pensando que todos aquellos niños que necesitan una familia, pueden encontrarla en una de las muchas que a pesar de todos los obstáculos, siguen buscándolos. A estas alturas, no podemos hacer cábalas acerca de los posibles cambios que puedan llegar, pero está claro que únicamente podemos desear que todo vuelva a la normalidad y los procesos de adopción, que en definitiva es la búsqueda de la Felicidad para los menores y las familias,  se puedan vivir y sentir como la maravillosa historia de amor y encuentro que son... Es triste que muchas familias tengan miedo de ilusionarse o ilusionar al resto de la familia, por si algo se tuerce; porque al fin y al cabo, es algo para lo que hay que preparar a todos los que te rodean y van a ser parte importante en la vida de tu hij@... es la manera de hacérselo más fácil a su llegada y de hacer a todos partícipes; porque empezarán a quererlo mucho antes de conocerlo. Aún así, hay quienes, en concreto determinados jueces rusos, están haciendo (aún tras la Ratificación) vivir una auténtica pesadilla a muchas familias que ya conocieron a quienes consideran sus hijos...en concreto, en la región con mas expedientes de familias españolas registradas. Y con ello, parecen esperar "galones", para acceder quizás a algún puesto que ansían...y haciendo un daño terrible a los propios menores. Creo que en vez de galones, deberían recibir algún castigo o correctivo por no mirar por el interés de los pequeños y hacerlo en el suyo propio, pero ya sabemos como desgraciadamente funciona todo en el mundo en que vivimos...
     Nuestra felicidad, es similar a la de otros muchos: se encuentra empañada por la situación que están viviendo muchas de las familias con las que tanto llevamos compartido...y no podrá ser plena hasta que todas ellas consigan traer a sus pequeños a casa y podamos volver a disfrutar compartiendo cada historia. Sabemos las dificultades que conlleva la adopción internacional; y por ello, la llegada de cada pequeño nos llena de emoción...es un motivo de alegría difícil de expresar; porque se siente como propio. Todos sabemos y ahora más, que la llegada de cada menor a su familia, es un Milagro. A veces, se comparte tanto, que por eso lo llamamos la Gran Familia de Adopción, porque todos estamos dispuestos a ayudar en lo posible a los demás... Ahora, muchas familias tienen miedo a compartir su situación, por la incertidumbre, pero estamos confiados de que algún día debe salir el sol para esos niños que tanto lo necesitan... Es muy desalentador, que un proceso de adopción no pueda vivirse como debería, disfrutando de cada paso; puesto que no deja de ser sino la llegada a casa de un hijo: pero además, lo es de quienes ya han tenido un bagaje en la vida, que también les ha impedido ser niños...
     Hay que recordar lo que mostraban hace poco los medios de comunicación: hay cerca de 35.000 familias en España con idoneidad para afrontar una adopción, pero apenas existen opciones donde dirigir ese ofrecimiento... Y tampoco hay que mirar muy lejos, porque se debe mejorar la adopción nacional y llegar ya esa nueva ley de Protección de Infancia que modifique el sistema de adopción existente que si a alguien no beneficia, es precisamente a quienes más lo necesitan ... Los menores.

     Ahora mismo, también sentimos el hormigueo en el estómago, por familias que conocemos que vuelven a ilusionarse...que buscan, como siempre tratamos de hacer, algo a lo que agarrarse para seguir luchando por quienes consideran sus hijos; y por algunas también cercanas, que emprenden estos días, el viaje que hicimos nosotros, al mismo lugar donde conocimos a nuestra hija y "casi" con las mismas personas. Posiblemente lo más maravilloso para nosotros, sería poder acompañarlos en ese viaje, para revivir con toda la alegría, lo que hace meses vivimos rodeados de temores... Ya estamos deseando volver, e incluso comenzar una nueva adopción, que por supuesto, a pesar de todo, no tendríamos ninguna duda en repetir con los mismos intermediarios (aunque bien es sabido que desgraciadamente, no habría oportunidad de volverlo a compartir con nuestro querido amigo Iván) y por supuesto, en la región que nos enamoró y nos robó el corazón para siempre. La verdad es que desgasta mucho el proceso, y el aspecto económico no lo es menos: se resiente mucho el bolsillo y la situación en estos momentos no es buena, pero cualquier ingreso extra o inesperado, no hay duda en qué lo invertiríamos!!! Bueno, se aceptan donativos!! (Quizás, a estas alturas, alguien no sepa qué hacer con el dinero Jajaja...). Sin duda, las prioridades en la vida cambian y lo que quizás más nos podría llenar ahora, es poder facilitar el encuentro entre los niños y las familias; aunque nos sería muy difícil porque sufriríamos cada caso como propio... Ojalá naciéramos con ciertos conocimientos, porque sin duda, me habría preparado antes para ello. 
     Como ya hemos comentado, allí dejamos a personas que queremos mucho, porque con ellos hemos compartido (y seguiremos haciéndolo), algunos de los momentos más hermosos de nuestra vida...y también, a muchos menores que con su recuerdo, nos permiten desear que muchas familias puedan viajar a conocerlos. Por cierto, la única española en VLADIVOSTOK, es un ángel que conocimos en este último viaje...una religiosa que como tantos otros, realiza un trabajo maravilloso ayudando a los menores de familias desfavorecidas: lo cual no deja de chocar en una cultura en la que no se puede comprender que alguien pueda ofrecer algo sin esperar nada a cambio... Aunque no saben, que estas personas, lo encuentran en el simple hecho de hacer el bien a los demás... Y lo mejor y más importante, es que sirve de ejemplo para que otros de allí, puedan continuar lo que ella ha comenzado.