jueves, 23 de marzo de 2017

Un mal trago...pero resuelto felizmente.

     Tras un fin de semana más largo de lo habitual, debido al Día del Padre y las jornadas festivas en Madrid, me disponía a comentar los sentimientos y reflexiones que me venían estos días a la mente. Pero, los planes se vieron de repente alterados.

     La de ayer, fue una noche de esas que a los padres, nos toca vivir una experiencia muy poco grata y de inexpresable angustia... Una de esas situaciones que se crean tratando de educar y cuidar a nuestros hijos. Cualquier padre y madre están siempre en alerta para tratar de evitar un posible accidente, debido a la incesante actividad de nuestros hijos; pero cuando estos se presentan, parece agotársenos el aire... 

     Anoche, tras su baño y mientras esperaba su cena en el lugar "más seguro" para ello, su trona; decidió levantarse para ir a buscar un libro (como si la película que reanudábamos de la noche anterior no fuera suficiente...), tropezándose y cayendo al suelo al tiempo que golpeaba con su rostro en la mesa pequeña del salón... Un simple segundo, le valió para acabar con la tranquilidad que reinaba tras una jornada en que era plenamente feliz y se comportaba de manera fabulosa, del mismo modo que suele hacerlo últimamente (cuando el cansancio aún no puede con ella). 

     Esa caída, causó una prominente e importante brecha en su ceja, que por descontado, sangraba en abundancia hasta que pudimos aplicarle presión en la herida, aliviándolo al tiempo con una toalla húmeda, mientras nos preparábamos ya para salir rápidamente de urgencias al hospital. Esos instantes de auténtico pánico, los vivimos con "tensa" serenidad, lo cual fue calmando de inmediato a nuestra pequeña y cada día más querida y tierna Lera... Parecía increíble su capacidad para afrontar esa situación (que desgraciadamente no ha sido la primera); pero nuestro nerviosismo también iba acompañado de algún otro posible daño, que en ese momento no podíamos descartar; a pesar de que ella nos decía no tener...incluso dolor! Trataba de consolarla y tranquilizarla, de forma inusitada por su serenidad...tratando de hablarla y jugando a su vez con ella, practicando asimismo ejercicios de memoria, para tener la certeza de que permanecía despierta y atenta, contestando a mis preguntas y corroborando que como esperábamos, unos puntos fueran suficientes (a pesar de la delicada ubicación de la herida). 

     Qué decir que, ya habituados a ello, ni tan siquiera se nos ocurriera acudir al centro de salud, desde donde siempre, tras la consiguiente espera, nos derivan al hospital más cercano...incluso en situaciones mucho más simples.

     Llegamos al hospital, donde de inmediato nos atendieron y nos emplazaron a la sala donde la esperaban dos enfermeras...y para sorpresa nuestra, la más experta de ellas, recordaba a nuestra hija de una situación parecida ocurrida hace ya algunos meses; poniendo en antecedentes al doctor (en este caso el cirujano) que debía suturar la herida, a quien comentaba aquella anterior ocasión en que Lera ni tan siquiera se quejó, movió ni derramó una sola lágrima (lo cual hasta a nosotros nos sorprendió y sobrecogió). En este caso, a pesar de que la herida era mayor, tampoco hizo ningún gesto que pusiera en dificultades a los médicos, a quienes sin duda alguna, conquistó por su entereza nuestra "rusita" (como así la recordaban y a buen seguro seguirán recordando...). Su actitud pareció volar por las urgencias, donde la saludaban (al tiempo que nos sorprendía nuevamente diciendo: "ahora vamos a cenar...porque me suenan las tripitas") con un adjetivo muy apropiado para ella...Valiente. 

     Sin duda, como hemos observado tantas veces; existen innumerables cosas que para Lera eran desconocidas...como para la inmensa mayoría de pequeños que han tenido que valérselas por si solos ante unos primeros años de vida en que no tenían a quienes confiar su suerte o necesidades más íntimas y básicas: pero lo que nos vuelve a mostrar, es que están hechos de otra pasta...y además de ser Supervivientes, ya nuestros Superhéroes, habían aprendido a ser Valientes y no tener Miedo; a pesar de que también la Seguridad y Confianza de tener unos papás incondicionales a su lado, les pueden permitir afrontar estas situaciones con mucha más fortaleza. 

     No puedo negar, que aunque la sangre no me hizo perder el rumbo y la serenidad; el incesante cúmulo de nervios estando ya sujetando sus manos en la camilla, me hicieron estar al borde del desvanecimiento; pero no podía permitírmelo sintiendo la seguridad que ella tenía sosteniendo la mano de su papá...y saberlo, me ayudó a mantener el tipo y poderle ofrecer mis palabras de aliento; pudiendo observar paso a paso como iban suturando la herida. Comprobar su entereza, me hacía meditar; y no dejaba de mirar atónito cómo nuestra hija no exteriorizaba el dolor...algo que es incluso poco habitual en los adultos. En ocasiones, me hace pensar que no siente dolor; pero es evidente que se trata de una aceptación de él, o que aprendió a convivir asumiéndolo como algo habitual, con una normalidad que hiela nuestros sentidos y nubla nuestra comprensión. 


     Su mayor preocupación era poco después, que quizás no podría ir al Cumpleaños al que esa misma tarde le habían invitado; pero como ya le decíamos, trataremos de recuperar de inmediato todas sus actividades (empezando hoy mismo), aunque quizás alguna a un ritmo más acorde a la situación... Y es que, su Coraje, sigue llamando poderosamente nuestra atención; y su Voluntad, hace que todo parezca más fácil.


     Tras la llegada a casa, ese no fue el único accidente doméstico; aunque sí el único en que se vio involucrada directamente Lera; que cenó de maravilla y casi de inmediato (por supuesto tras intentar hacer lo posible para no cerrar los ojos y así relajarse), logró conciliar el sueño, cediendo ante el empuje del cansancio, tras un día largo y extraño.

     A pesar de todo, hoy vuelve la rutina...aunque con un cuidado especial y una dedicación aún más exclusiva. Y hay cosas que no cambian...quiso desayunar en su trona habitual, sin tener reparos en recuperar la más absoluta normalidad.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Tres años después...sigues velando por nosotros y visitando nuestrossueños.

     Tres años ha, nos dejabas... pero sólo puedo pensar e imaginar lo mucho que disfrutarías conociendo todo lo acontecido desde entonces; y la felicidad que encontrarías, a pesar de los no tan buenos momentos que hemos encontrado en el camino desde entonces. No habrías parado de ilusionarte con los nuevos proyectos y con la actualidad que rodea a tu familia, que tanto te quiere y añora...
     Hemos vivido una serie de experiencias muy íntimas y gratificantes estos últimos meses; pero como siempre, seguimos soñando...y ahí, te volvemos a encontrar. Como decía hace unos días Lera: "vamos a ir a despertar al abuelito...aunque sea solo un ratito; y yo me llevo los platillos". Bendita inocencia la de los pequeños...aunque estoy seguro que si hay algún modo en que pudiera conseguirse, sería precisamente así.

     Quiero pensar que cuando escribo estas líneas, lo hago también para ti...así pues, seguiré enviándote mensajes a través de ellas, para que siempre sepas cómo va todo: por si de otra manera no conseguimos que te lleguen las noticias...aunque a buen seguro que en nuestros sueños, continuas visitándonos y velando por todos nosotros; como siempre hiciste. Te queremos, abuelito Abilio...
    

lunes, 6 de marzo de 2017

El momento de conocerlos... ese inolvidable instante.

     El momento de conocerlos...esos instantes en que creemos ser los únicos que están observando todo aquello para lo que nos han "preparado" y que nos han recomendado; para tratar de asegurarnos que todo lo que nos han contado acerca de su historia y estado de salud, sea real... 

     Únicamente pasado el tiempo y meditándolo, podemos creer con certeza que también ellos interpretan un papel, el de tratar de convencernos de que son lo que estamos buscando o esperando: que son más especiales (aunque todos lo son y lo comprendes desde el primer momento en que vives la experiencia de visitar una casa cuna u orfanato) de lo que nunca hubiéramos imaginado (y a buen seguro que así es...). Pero al igual que nosotros los "padres" observamos, también ellos lo hacen, comenzando a aceptarnos y haciendo su propia valoración...y así es a pesar de su corta edad: en muchas otras ocasiones nos demuestran una madurez innata y extremadamente complicada de creer en menores de su edad: pero es cierto que como tantas veces hemos escuchado, se trata de "supervivientes" de la vida...y más aún, como pasaré a denominarlos cuando hable de ellos desde ahora (y como ya los definí hace unas semanas), auténticos "Superhéroes"; ejemplos de superación y resiliencia en todos los casos... 


     Qué ingenuos somos los adultos! Tras los encuentros vividos y tanto aprendido y leído sobre adopción, nunca comprendí lo que fui capaz de meditar al sentir en primera persona el encuentro de unos grandes amigos con su hija hace unos meses... Ahí, en ese instante, comprendí el motivo de ese acercamiento y esa observación que a su vez ellos realizan; esa necesidad de atención, amor y cuidados que sabemos tienen los pequeños susceptibles de ser adoptados, pero que al igual que a nosotros nos muestran el camino para ese encuentro, ellos, de manera natural, observan y contemplan el comportamiento de esos desconocidos (nosotros), que tratan de agradarles...pero de quienes aún, separa un mundo cargado de dudas. 

     Sin duda, mucho aún nos queda por aprender de ellos...


lunes, 27 de febrero de 2017

Siempre en nuestra memoria...

     Es un día extraño, tratándose de un triste Aniversario; pero que a su vez, nos evoca grandes y maravillosos recuerdos.
    Cómo olvidarte, amigo mío...si fuiste testigo y responsable de permitirnos conocer, vivir y sentir los mejores instantes de nuestras vidas. Cómo olvidar a quien podría ser el mejor ejemplo para cualquier menor...a aquellos a quienes tanto tiempo y amor dedicaba. Cómo olvidar aquellos encuentros y aquellos viajes para compartir tiempo e ir afianzando nuestro vínculo...y esos gestos cargados de ternura y cariño, para los que no hacían falta palabras. Y cómo olvidar esa tremenda Amistad y Confianza que nos convirtió en familia, a pesar de la distancia y los apellidos... 
     Pues no, amigo: ya sabes que no te olvidaremos nunca...que presumiremos de haberte conocido; pero también de haber compartido los momentos más maravillosos, de los cuales siempre quisiste ser testigo...incluso en los peores momentos. Espero que de algún modo, puedas seguir acompañándonos, porque nosotros sí te sentimos...
     Quiero recordar tu sonrisa y sentir tu complacencia y alegría por nuestra Felicidad...pero sólo por ser tú, te perdono el haberte marchado tan pronto. Nos quedaba mucho por compartir, aunque si Dios quiere, lo haremos con esa maravillosa familia tuya, a la que tanto queremos. Con un nudo en la garganta en estos momentos, pero siempre con enorme cariño, seguiremos conservando el recuerdo de esa Bondad y Generosidad tras tu sonrisa...  

     Fue un enorme placer y una fortuna conocerte...y la mejor manera de mantener tu esencia, será observar cómo crece, cual gota de agua, ese pequeño que conserva todas esas virtudes que te caracterizaban; y que sin duda, transmitirá a su vez a tu princesa. Un fantástico Legado el de tu ejemplo.


domingo, 26 de febrero de 2017

Otro mal sueño: el de las adopciones en Burundi y Etiopía, tras el cierre de la Ecai Addis Galicia.

     Estos días, seguía con enorme preocupación y atención, el desarrollo y la situación de las adopciones en África; más concretamente en Burundi y Etiopía... En ambos casos, se trata de un problema de liquidez, que parece dar con el cierre de la ecai gallega Addis Galicia, autorizada para tramitar adopciones en estos países. Lo triste y lamentable es que, parece que los peores temores, se hacen realidad... muchas familias (alrededor de 80, algunas de ellas de distintos puntos de España, ya que no existe ecai acreditada en su Comunidad Autónoma), podrían ver cómo se desvanece su deseo de ser padres en estos países; aunque aún si cabe más triste es, que al menos 80 menores, verán cómo se difumina la posibilidad de encontrar una familia. Parece no darse cuenta nadie del drama constante en que conviven los procesos de adopción, ya que con ello, se imposibilita la necesidad y el derecho fundamental de todo menor a tener su familia. No puedo ponerme en su piel en estos momentos (ni de los padres, ni de los niños), aunque sí alcanzo a imaginar el dolor y desasosiego que produce esta noticia y esta situación...y no puedo parar de pensar y recordar sensaciones que no abarco a exteriorizar, por aquellas que ya habían puesto rostro a esos hijos que las esperaban, y de aquellas que parecían estar tan cerca de finalizar sus procesos... Realmente triste.


     Parece haber Esperanza para quienes estaban en el último tramo de sus adopciones, pero no parece tan claro para la gran mayoría de familias, ya que para adoptar en dichos países, se exige una entidad acreditada para tramitar los expedientes de adopción, no pudiéndose hacer por protocolo público. Al menos para las familias con expediente abierto en Burundi, parece menos clara la posibilidad de continuar el camino, por no existir otra ecai acreditada en este país; pero aún no habiendo encontrado ninguna noticia ni comentario al respecto, quizás las familias adoptantes en Etiopía podrían encontrar solución, con la mediación de las autoridades competentes, ya que aún tratándose de otras Comunidades Autónomas (y a pesar de estar en la actualidad cerrado desde España dicho país a la recepción de expedientes), hay ecais acreditadas para tramitar expedientes de adopción en Etiopía... Sería seguir añadiendo tiempo a esa larga espera que muchos llevan, pero al menos podrían ver un rayo de luz en el horizonte. 


     Mucho ánimo, suerte...y esperaremos alguna buena noticia con respecto a las adopciones por parte de todas estas familias. Esperamos no desfallezcan y sigan luchando por estos pequeños, para conseguir que lleguen a esos hogares que tanto los anhelan... "Luchad con toda el alma por aquello que tanto deseáis, porque soñar con el rostro de vuestros hijos, os dará la fuerza para afrontar cualquier desafío...intentadlo, aunque os pueda parecer una locura: Quizás algún día podáis agradecerlo, tras conocer de qué fuisteis capaces por ellos"...

jueves, 23 de febrero de 2017

Si todo fuera tan sencillo... Los niños sin mamá en Vladivostok.

     Cada frase que sale de su boca, tiene mucho sentido... 

     Hablo de Lera; y en ocasiones, transmite infinidad de pensamientos y reflexiones. Una de las últimas, fue una afirmación mientras se vestía, en la que aseguraba que iba a "ser mamá, porque en Vladivostok hay muchos niños que no tienen mamá"... Qué decir la cara que se nos quedó y la emoción que recorría nuestro cuerpo, a lo que respondimos con un: "querrás decir en todo caso, que sería tu hermanito o hermanita, no? Y que la cuidarías muy bien".  


     Esta frase, la articuló a raíz de una charla, a modo de monólogo, que nos daba tras levantarse, en la que nos afirmaba que tenía una hermanita y que iba a tener que dejarle su carrito, porque era un bebé...a lo que continuamos con la "broma", diciéndole que también tendría que dejarle y compartir todos sus juguetes, porque a buen seguro, querría jugar con ellos! 

     Es cierto que alrededor suyo, hay múltiples embarazos y recién nacidos; comenzando por sus dos tías, en avanzado estado de gestación, así como muchas otras familias de compañeros de clase, que han ampliado la familia en los últimos meses... 

     Tras esta conversación, seguimos enlazando comentarios, preguntándole por su preferencia de sexo en ese "supuesto" hermanit@...a lo que pareció no tener preferencia  en absoluto, haciendo entender que se trataba de algo que le hacía ilusión. Pero no termina ahí... y ante tanta curiosidad, preguntó si tendría un hermanit@...si también habría un bebé en la tripita de mamá...a lo que Paula contestó con total normalidad, explicándole que en nuestro caso, si algún día tenía un hermanit@, no estaría en la tripita de mamá, sino que sin duda, vendría de Vladivostok; al tiempo que Lera, reaccionó de inmediato con total empatía y con aparente comprensión, diciendo: "no te preocupes: no pasa nada, mamá...pues vamos a Vladivostok!"...

     "Si todo fuera tan sencillo como ellos lo cuentan...". 



martes, 14 de febrero de 2017

Los "otros" miembros de la familia...

     Innumerables noticias y hechos... y no pocos, importantes. 

Además de hacer frente a los distintos problemas o acontecimientos que surgen cotidianamente en el aspecto laboral o escolar, con respecto a Lera; no son pocos los relativos a la salud...con la importancia que siempre estos tienen. Por ello, ya sabéis lo complicado que se hace poder encontrar tiempo para compartir hechos y situaciones que pueden rodear la post adopción (de hecho, creo que todos lo comprendéis). Son muchos los momentos ya pasados, que se acumulan en el tintero para cuando llegue ese instante tan necesario de relax... Pero ya encontraremos un hueco!

     Estas últimas semanas, también nuestros perritos, han atravesado malos momentos: de hecho, uno de ellos, Makelele, debido a su edad, ha comenzado a dar signos de agotamiento y de una avanzada y fulminante enfermedad. 


     Como muchos pensaréis también, son uno más de la familia...y su compañía y cariño incondicional, los hace tremendamente queridos. Este perro, ha sido siempre muy especial también, porque nos acompaña desde hace ya casi 14 años, pasando todos y cada uno de los días a nuestro lado desde entonces; y compartiendo también cada temor, cada alegría...pero también en muchas ocasiones, siendo miembro activo de nuestras confesiones más íntimas: como testigo de nuestro dolor y tristeza en todo momento, o incluso de nuestro camino para ampliar esa familia de la que él siempre ha formado parte; pero también, de esa gran felicidad que nos ha acompañado desde la tan esperada y deseada llegada de Lera a casa. Su presencia y compañía, han sido (y lo será hasta el último día) muy importantes...y desde aquel primer día, ha sido también el amigo canino de Lera, ya que nuestra perrita, es más celosa y un poco menos cariñosa (aunque respetuosa) con ella...y aunque parece un sentimiento mutuo, hoy, día de San Valentín, Lera salía de casa camino al cole, expresando a ambos un cálido y simpático "os quiero".