lunes, 2 de mayo de 2016

Ellos, tienen una nueva oportunidad...pero a nosotros, nos dan la vida.

     Esta semana, volvíamos a viajar en tren, tras recoger a Lera en el colegio. Salía feliz (como es habitual en ella), aunque quizás la emoción de saberlo, la tuvo alterada toda la jornada. No había sido su mejor día de comportamiento, pero sin duda, solo pensaba en volver a subir al tren, con papá y mamá... 
     Además, inesperadamente saludamos a un señor, a quien hizo gracia, y que casualmente era el maquinista del tren. Sin dudarlo, nos ofreció entrar en la cabina y observar el funcionamiento y puesta en marcha del tren; e incluso, ser testigos del arranque y circulación del mismo... Una gran sorpresa, que supuso un grandísimo regalo para Lera; pero también para nosotros que observábamos complacidos la alegría e ilusión que generaba un simple pero magnífico acto, de un personaje anónimo hasta ese momento. Y digo desde entonces, porque desde ese mismo momento, se convirtió en amigo de Lera, y lo recuerda constantemente. El sonido de los "pajaritos" y del grave claxon, hicieron las delicias de nuestra pequeña...sobre todo cuando era ella quien pulsaba el botón. Nos limitamos a observar y no entorpecer en ningún momento la visión, pero el hecho de poder ver cómo circula sobre las vías en primera persona, fue una fabulosa forma de comenzar este nuevo viaje en tren. Conocimos medios de seguridad del tren; y pudimos observar otro tren dirigirse en dirección contraria y cruzarse con el nuestro: qué sensación más agradable. Lera se sintió maquinista, de uno de sus medios de transporte favorito...y eso, como en el conocido anuncio de televisión, "no tiene precio".
     Qué decir del agradecimiento hacia este maquinista, que sentía auténtica emoción viendo la alegría suscitada en nuestra hija... Una experiencia única, que pudimos disfrutar enormemente gracias a un simple acto cordial, de alguien que nos confesó que lo más bonito de la vida, era poder hacer feliz a un niñ@... Y en este caso, todos comprendemos que a través de la adopción, nuestros hijos tienen una nueva oportunidad; pero a nosotros, sus papás, nos dan la vida...


miércoles, 27 de abril de 2016

La Adopción, de Daniela Fejerman: una nueva oportunidad para verla. Ya salió a la venta (o alquiler).

     Ya está a la venta (o alquiler) desde la pasada semana, una película de visionado imprescindible para conocer ciertos aspectos o detalles del camino de la adopción: y aunque recomendable para cualquiera que conozca o quiera entablar contacto con la realidad acerca de este tema, es muy especial para todos cuyos procesos de adopción discurren o han discurrido en la Federación Rusa u otro país del Este o de la antigua Unión Soviética. Una nueva oportunidad de compartir sensaciones, para quienes no tuvimos ocasión de verla en su paso por los cines. Y sin duda, esto nos permitirá compartir nuestra opinión y revivir quizás muchos momentos... Pendiente queda: de momento, nosotros ya tenemos la nuestra...

No, abuela; tú no vas a Vladivostok...

     Son tantas las ganas de volver a subir a un avión con sus papás, para volver a Vladivostok...que tras ver cómo su abuela compraba una maleta y llegar a casa; al tratar de llevársela, la reacción de Lera fue decirle a su abuela: "no, abuela: la maleta es de Lera, tú no vas a Vladivostok". Por supuesto, la reacción de los demás, fue de sorpresa y verdadera gracia; pero corrobora lo que siempre (su deseo e intención de ir) comenta cuando nos ve felices por Vladivostok, al observar con detalle las fotografías y vídeos en los que ella aún no aparecía... Parece que el hecho de repetir esas instantáneas a nuestro lado, le complace realmente: y por nosotros, no existe ningún problema! 
-Vuelta a Vladivostok? Pues claro que sí... 
-Cuando? Cuanto antes... 

     

sábado, 23 de abril de 2016

Semana de aniversarios y celebraciones en familia.

     Estos días, se acumulaban los aniversarios y celebraciones: un nuevo cumpleaños, el mío, que aún siendo tranquilo, deparó grandes alegrías...y por descontado, supuso otra oportunidad para Lera de soplar velas. Este es un detalle habitual; pero todos deseamos que llegue ese día en que alguien comience a soplar esas velas por ti: porque sin duda, lo permite el hecho de tener alguien a quien le produce más alegría e ilusión hacerlo...pero también, porque comprendes que existe alguien que te importa mucho más que tú mismo.     

     También, al día siguiente llegaba un nuevo Aniversario de Boda; el decimocuarto ya, pero que desde el pasado año, se hace aún más especial con el fruto más esperado de este Amor tan profundo y duradero: como dice Lera sin comprender aún el significado, "otro cumpleaños, pero este es de mamá y de papá"...aunque ella es también protagonista.

     Estas últimas semanas, se producía, coincidiendo con las fechas más marcadas como mi cumpleaños, la visita de un viejo conocido: un pajarito que sonará a  quienes siguen asiduamente este blog... Esta vez, como parece hacerlo siempre, volvió coincidiendo con una fecha especial; pero al igual que lo hizo hace dos años, y el pasado, no se había olvidado...? de visitarnos ante un nuevo aniversario del fallecimiento de mi padre. Dejo claro, que no creo en fantasmas ni cosas extrañas, pero en este caso parecería algo positivo, o que al menos, reconforta y genera una grata emoción. También puedo expresar el convencimiento, tras observarlo detenidamente, de que se trata del mismo pájaro que en otras ocasiones. Apareció nuevamente revoloteando y llamando a la ventana de la habitación: y asi estuvo un par de días, para volver a desaparecer...hasta cuando? Ya lo veremos: pero incluso esta vez, conoció a Lera, ya que acudimos raudos a su llamada y lo vio aunque fuera a través del cristal de la habitación.

     Hace unas semanas también, coincidiendo con las vacaciones de Semana Santa en el colegio, realizamos una nueva visita a un restaurante ruso en Madrid: Rasputín. Un trato muy agradable, en compañía inmejorable, Paula y Lera. En esta ocasión, Lera probó el postre de frambuesas preferido de su muñeca favorita y protagonista de dibujos animados, Masha.
     Siempre se siente ese hormigueo al permitirnos estar en contacto con algo relacionado con nuestra historia vital en busca de nuestra hija...y siempre es agradable dejarse llevar por las emociones y sentimientos que evoca: recuerdos, la inmensa mayoría de ellos, positivos; a pesar de permitirnos ahora esbozar una sonrisa al recordar los menos positivos. 

viernes, 15 de abril de 2016

El adiós a una defensora de los menores desfavorecidos: la Dra. Karyn Purvis.

     Hoy, desde este blog, deseo compartir y comunicar el triste fallecimiento de la Dra. Karyn Purvis, a los 66 años de edad: se trata de una doctora de renombre internacional, experta en desarrollo infantil, famosa oradora, autora y apasionada defensora de los niños vulnerables, que falleció el 12 de abril de 2016 después de una dura batalla contra el cáncer.
     Autora entre otros, de un libro de referencia para las familias adoptantes, tanto durante el proceso, como la post-adopcion... su título: "El niño adoptado", cómo integrarle bien en la familia"; el cual ya comentamos en su momento en este mismo diario.

     Como expresaba alguna familia adoptante estos días: "estamos convencidos de que el cielo, dará la bienvenida a casa a uno de sus Ángeles"...
     Sin duda, la Dra. Purvis, derrochaba esperanza; y su legado es y será muy importante para muchos menores y sus familias...y de forma muy especial para esas familias adoptivas y sus hijos, que encontraron y encontrarán siempre una vía de escape, solución o apoyo, a través de las enseñanzas de la Dra. Purvis. Descanse en Paz...

jueves, 14 de abril de 2016

Fortaleza o la Necesidad de valerse por sí mismos...a los dos años de edad.

     La semana comenzaba con la intención de comentar ciertos aspectos que estuve meditando y desarrollando durante el fin de semana; pero los acontecimientos dieron al traste con ello: y me impidieron hacerlo, pero también me permiten comenzar (aunque con retraso) relatando otras situaciones que se han dado estos días... 
      Estas intenciones, se vieron alteradas por una inesperada caída que provocó la visita al médico y como consecuencia de ello, unos puntitos en la ceja de Lera. Es habitual en los niños caerse, pero cuando además vives en constante excitación y alegría, el cuerpo te pide marcha; y es lo que no le falta a nuestra pequeña. En principio no era nada grave, pero el hecho de portar gafas fue el desencadenante de dicha herida; ya que se dio de bruces contra el suelo de casa mientras corría provocándome para ir tras ella, clavándose la patilla en su rostro. Aunque nos tiene habituados, no deja de sorprender su Fortaleza y Valentía: y nos permite apreciar al mismo tiempo, sentimientos totalmente opuestos. Por un lado, como expresaba anteriormente, vemos esa Fortaleza que nos demuestra, pero al mismo tiempo nos permite recapacitar y conocer el "por qué": es evidente que su estancia en la casa cuna, donde cada cual debía conseguir hacerse valer entre sus semejantes, marcó ese aspecto y lo desarrolló de forma poco habitual en menores de esta edad...y esto, nos provoca cierta tristeza al tiempo que nos sentimos en cierto modo contentos de ver que cuando verdaderamente necesita ayuda, acude de inmediato a pedírnosla; aunque si bien es cierto, únicamente exterioriza dolor cuando éste es real (aunque va aprendiendo a simularlo en situaciones en que no desea realizar alguna actividad...pero se la ve a la legua!! Porque si además le preguntas, debido a su inocencia, te expresa la realidad). Parece inverosímil, pero ya pudimos constatar que incluso sin haber cumplido aún los dos años de edad, cuando la conocimos, ya trataba de valerse por sí misma; comportándose y atreviéndose a realizar acciones que no creíamos al alcance de alguien tan diminuto...por ser aún un bebé!

     Es triste sentir que parte de su pasado ha forjado una identidad o una forma de actuar; pero también es cierto que en ocasiones, es favorable apreciar sus avances y madurez en algunos aspectos básicos. Parece una dualidad constante, aunque vamos valorando y tratando hacerla saber cuáles de estos comportamientos y reacciones debe mantener y cuáles deben ser modificados.

     Es increíble observar la tranquilidad con que es capaz de asimilar los puntos en lugares tan sensibles, sin mostrar ningún tipo de dolor...algo que sorprendió aún más a las enfermeras y al doctor que la atendían. La atención que la dispensaron fue fantástica y lo cierto es que las urgencias pediátricas del Hospital de San Rafael, merecen todos nuestros halagos y respeto. 
     La jornada, tras este altercado, se vio modificada y con un retraso obvio...pero le permitió a Lera concluir la jornada con buenas ganas de tomar un descanso. 

     También el martes, era una jornada de recuerdos: exactamente tres años antes, nos era asignada la región de Vladivostok, donde tiempo después, conoceríamos a la princesita que se convertiría en nuestra hija... Un lugar tan especial, que a día de hoy, aún nos permite soñar despiertos. Parece mentira el tiempo transcurrido; pero de igual modo, se acumularon numerosas vivencias que hicieron de cada día, una nueva enseñanza y una experiencia inolvidable.

miércoles, 6 de abril de 2016

Grandes sueños... en pequeños recipientes.

     Cuáles serán los sueños de aquellos que miran a través del cristal..,o buscan su futuro en un espejo?
     Para Lera, y para aquellos pequeños que ya llegaron a su hogar, todo es muy distinto desde entonces: pueden mirar a su alrededor y soñar con la realidad...pueden mirar a través de un cristal, viendo mucho más allá de lo que nunca lo hicieron o tan siquiera pudieron imaginar: porque también eso, la imaginación estaba totalmente limitada por aquellos muros y vallas que delimitaban su quehacer y su rutina. Ellos, ya dejaron de ver únicamente lo que su vista era capaz de apreciar.
     Para las mamás y los papás de los llegados, comienza en ese mismo instante, una incesante actividad para procurar su pronto aprendizaje y su inmediato disfrute, ofreciéndoles todo lo posible para conseguirlo...para tratar de permitirles conocer todo lo que hasta entonces no estaba al alcance: y su reacción es increíble...interés por todo lo que los rodea y una capacidad de retención dignos de elogio, que les permite asimilar inmediatamente toda la información recibida. A veces, dicha información parece excesiva, pero logran procesarla con tremenda rapidez. Esto, nos permite ofrecerles en muchos casos, aquello que ya creímos vivir y sentir al imaginarlos a nuestro lado: y nos permite hacer realidad aquello que algún día soñamos para ellos; haciendo realidad a su vez, los suyos y los de quienes también lo hicieron y nos lo confesaron, a pesar de que en algunos casos, ya no estén a nuestro lado. Ayer, visitamos el cementerio donde yace el "abuelito" de Lera; y durante el viaje de vuelta a casa, recordaba aquellos deseos que siempre soñó realizar junto a quien estaba por venir (ya que no llegó a ponerle rostro)...y me hizo pensar y creer verdaderamente en irlos haciendo realidad por él (y por ella, para que siempre lo tenga en el recuerdo y conozca lo que su abuelo deseaba compartir y enseñarle). Recordé muchos enclaves y muchos detalles que siempre me confesó, incluso en aquellas últimas noches de hospital en que no podíamos ni queríamos creer en el adiós: y paso a paso, iremos disfrutando a su lado, recordando al mismo tiempo a quien debería hacerlo también a su lado. Cada día y cada recuerdo, nos permiten soñar...y no puedo detener mi mente un solo instante, pensando en los sueños de Lera; mientras también me asalta la imagen de todos aquellos pequeños que seguirán mirando a través de los cristales o las verjas, e incluso en los espejos sorprendiéndose con su propio reflejo; esperando poder disfrutar y compartir tanto sus propios sueños, como los que les puedan ofrecer esos papás que los desean y buscan sin descanso, desde cualquier lugar del mundo. Me gustaría que todos esos pequeños, pudieran creer y saber que no son invisibles; y que todos ellos, son muy deseados aunque aún no sepan ni puedan imaginar por quién...
     Da igual una valla, un cristal...o cualquier lugar desde el cual puedan observar el mundo que los rodea: pero lo importante es que todos consigan cuanto antes, la libertad de poderlo hacer.