miércoles, 30 de diciembre de 2015

Una nueva jornada navideña...plenamente familiar.

     El día de ayer, tan cercano al fin de año, nos preparaba para disfrutar de tiempo en familia: aunque pasear por el centro de Madrid, era ya tarea casi imposible. Suerte tuvimos de poder comer, aunque tarde, en uno de los restaurantes de la zona... El resto de planes, quedaron más que nada en un intento. Lo más importante era la compañía y el gozo en familia; y eso lo pudimos compartir: Lera, vivía una jornada muy alegre, rodeada de la ilusión y magia que transmite la Navidad... Y más que asustarse o incomodarse por la multitud, cantaba y disfrutaba del tumulto (algo que si no fuese por ella, quizás nosotros no habríamos soportado). De un modo u otro, también era una fecha muy ligada a nosotros, por ser cumpleaños de varias personas muy cercanas e importantes durante nuestro proceso de adopción...: de algunos de nuestros pequeños amigos llegados de tan lejos; el de nuestra querida amiga y traductora; así como el de una niña a quien pusimos rostro durante nuestro proceso...Sabrina. Ya sabemos que ella también tiene su familia; y únicamente podemos desearla mucha felicidad... Hay fechas que no se olvidarán con el paso del tiempo, por mantenernos (o intentarlo) todo lo cerca posible; pero mucho menos cuando en una misma jornada, como lo es este 29 de diciembre, confluyen tantas agradables onomásticas.
     También ayer, se dio una de esas situaciones reconfortantes: encontrarnos con personas a las que quizás no veamos durante largos períodos de tiempo; pero que sorprendentemente (y seguramente gracias a este mismo blog), nos siguen conociendo quizás mejor, que muchas de las personas con quienes compartimos jornadas diarias completas... Aunque lo que posiblemente mejor conocen, son los corazones que abrimos asiduamente a todos. Al menos también, nos permite comprender que la finalidad de haber convertido este diario en público, ha permitido a muchos sentirse identificado, o animado en algún momento a emprenderlo o seguir adelante; pero además, a muchos otros les ha permitido seguir estando a nuestro lado, a pesar de no verlos con frecuencia. Además, esta serie de detalles, se hacen mucho más especiales, cuando se producen en fechas tan sensibles como las navidades...cuando sientes mucho más cerca a quienes ya no están; o a quienes permanecen en la distancia. A todos ellos y a quienes siempre nos acompañan en el corazón; gracias por estar siempre a nuestro lado. Y que el próximo año, os depare a todos mucha Salud y tremenda Felicidad.


domingo, 27 de diciembre de 2015

Las cosas que en realidad importan...

     La vida, nos debe llevar a una reflexión, que es sin más ni menos, que hacer un Esfuerzo, puesto que las obligaciones o compromisos, la mayor parte de ocasiones nos impide realizar lo que quizás realmente nos apetece o complace. 
     Estos días, observaba un vídeo que resume esta situación de forma explícita: un vídeo comercial que se convirtió en viral en las redes sociales. En él, una persona mayor, finge su muerte para reunir a su familia, puesto que los distintos compromisos y obligaciones, les "impedía" hacerlo de forma natural... Dejo el enlace a este vídeo a continuación: está subtitulado en castellano.

     En nuestro caso, mi trabajo habitualmente me impide compartir muchos festivos e incluso, los días de descanso de la mayoría de personas. Es realmente complicado acostumbrarse a ello: quizás nunca se consiga...y provoca continuamente una sensación de desasosiego, que trato de vislumbrar como una oportunidad futura y constante de cambio; para poder lograr disfrutar día a día de la familia (por otro lado, siempre la más perjudicada por esta situación). Por eso mismo, recuerdo hoy con total claridad las Navidades pasadas: un conjunto de festivos y motivos de alegría, para disfrutar en familia y sentir intensamente; pero que hasta ese momento, a nosotros nos creaba una sensación de tristeza o al menos, de imposibilidad de "saborear". Como bien saben quienes conocen nuestra historia, fueron unas Navidades en el Lejano Oriente, lejos del lugar de trabajo del que Nunca, pensaba podría estar alejado en la época de más trabajo y acontecimientos sociales y familiares del año: en esta ocasión, existía un Motivo, y no había nada más importante ni cualquier otra circunstancia o lugar, que estar en ese lugar en ese preciso instante. Posiblemente habríamos renunciado a cualquier otra cosa, y de hecho fue lo que hicimos, para poder hacerlo. En aquel momento, cualquier consecuencia, no adquiría la importancia suficiente para impedirlo...porque ese juicio de adopción de nuestra hija, casualmente en un día tan señalado como la Nochebuena; era simplemente lo más importante en nuestra vida. Así lo era y es lo que permitió ese auténtico "Milagro", que era verme lejos de mi siempre tan respetado trabajo, durante ese mes tan complicado en mi restaurante. Nunca imaginamos (al menos sin grandes cambios en nuestra vida) que llegase ese día con tantas jornadas alejados de casa, compartiendo además cada instante y disfrutando de cada encuentro con nuestra hija...así como conociendo y descubriendo todo lo posible acerca del lugar donde vino al mundo. Fueron sin duda, las mejores fiestas navideñas que podíamos esperar; a pesar de la distancia y la melancolía que nos causaba la ausencia del resto de nuestros seres queridos, o de alguien más con quien compartirlo... Fueron diferentes, jamás imaginadas: pero era realmente una "elección de vida", en que nos vimos obligados a hacer lo que nunca antes pensamos que podríamos hacer... Nos demostró que nadie es imprescindible, siempre y cuando se deje todo bajo un control lógico: pero teníamos la conciencia más tranquila que nunca, porque sabíamos que era lo que teníamos y queríamos hacer. 
     En otras ocasiones anteriores, por motivos mucho más tristes y luctuosas, nos vimos en la necesidad de cesar la actividad durante el fin de semana; así es que supimos claramente que no existía impedimento para ver pasar un tren que quizás se pudiera presentar únicamente una ocasión...
     Qué diferentes fueron las pasadas...pero aún más, lo serán las presentes: y todo, gracias a la presencia de Lera, que las hará (y ya las está haciendo) mucho más especiales.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Nochebuena mágica... Una fecha muy unida a nuestra familia.

     El de hoy, es un día de contrastes... Triste por las muchas ausencias; pero al mismo tiempo, especial y feliz por el primer aniversario y poder disfrutar de la compañía y el cariño de tantas personas que nos quieren y aprecian... 

     Exactamente hace un año, el Destino quiso unir para siempre este día de Nochebuena con nuestra familia: era el día en que tras un juicio de más de tres horas y media, Lera se convertía a todos los efectos en nuestra hija...aunque aún tardaríamos tres semanas en poderla recoger de la casa cuna y emprender el largo viaje a nuestro hogar.
     Desde entonces, además de otras connotaciones y celebraciones; pasó a ser una de las fechas más entrañables para nosotros...
     Y en este día tan especial, sólo podemos pedir que todos aquellos pequeños que carecen de una familia, la encuentren cuanto antes. Y a todas aquellas familias que persiguen el anhelo de ser padres: no cejéis en el empeño; porque siempre habrá alguien esperándoos...que os necesita más de lo que podáis imaginar. Luchad por ello y nunca abandonéis el camino.

     Feliz Navidad!!!... Y nuestros mejores deseos para todos. Hoy, Lera sopló nuestra primera vela (sí, en un roscón de Reyes, que tanto echamos de menos las Navidades pasadas en Vladivostok): toda nuestra energía positiva, para que este día siga contagiando su magia a quienes continúan la senda de la adopción.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Aquellos días marcados por el Reencuentro... Y el regreso al presente.

     Estos días, hace un año, eran los del Reencuentro; los de tratar de recuperar el tiempo perdido... y los de volver a conseguir la Sonrisa en el rostro de Lera. También en nuestro caso, se trataba del momento de volver a respirar. Fueron días cargados de emoción y esperanza; ya que el momento decisivo, estaba a punto de producirse. A pesar de ello (el juicio era al día siguiente, en Nochebuena), llegamos cargados de optimismo y seguridad...y nunca pensamos en que algo pudiera ir mal.
     Hoy, parece increíble poder llegar a casa cada día y verla tan feliz...observarla dormir plácidamente sabiendo cómo era todo hace un año. No parece real que haya pasado ya tanto tiempo...
     Ayer, finalizaba el primer trimestre del curso para Lera, pero también lo era para la mayor parte de los niños: aunque no para todos. Habrá muchos de ellos que no sentirán nada especial estos días; y pensarlo, me entristecía también en un día tan feliz como era la jornada de ayer: era el Primer Festival de Navidad para Lera, pero también para nosotros; y los niños de todo el colegio, iban desfilando representando su propio espectáculo. Poder ver a Lera y sus compañeros reír y disfrutar, nos llenaba de gozo, pero con el trascurso de los distintos actos, comenzaba a recordar a aquellos niños "invisibles", que no tendrán la fortuna de disfrutar aún junto a su familia...
     Ese fue uno de los "otros" momentos emotivos...aunque había una sorpresa final: en la última actuación de niños de educación infantil, la canción elegida para su representación, era una muy conocida y recordada por nosotros (y a buen seguro que también por todas las familias que hayan pasado por nuestro hotel en Vladivostok durante las Navidades o los meses cercanos), "All I want for Christmas is you", la canción de Mariah Carey que no dejaba de sonar en el Hotel Vlad Motor Inn de Vladivostok (e incluso en los comercios de la ciudad) durante todos los días de nuestra estancia allí las pasadas Navidades. Aquellos días, sonaban una serie de canciones que siempre nos evocarán esa estancia, pero realmente, ante la Soledad de aquellas noches y como dice la canción, "lo único que queríamos, era precisamente nuestra hija"... y ella era el feliz Motivo para estar allí.
     Oír esta canción para dar por finalizado el Festival, fue sin duda muy especial...y casualidad o no, para nosotros fue realmente grato y reconfortante: por un momento, nos devolvió al otro lado del mundo, recordando una experiencia irrepetible, exactamente un año después de producirse.
     Llegaron las vacaciones Navideñas para Lera...y únicamente, puedo expresar y compartir nuestra alegría e ilusión, generadas cada día por su presencia; pero ante todo, y además de permitírnoslo a nosotros, Lera es una niña que irradia Felicidad.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Un año ha pasado de aquel definitivo viaje...

     Hace exactamente un año, aterrizábamos con enorme ilusión y tras un largo viaje y dos noches sin dormir, a nuestra tan querida y añorada ciudad de Vladivostok. Tras el correspondiente paso por Moscú y los preceptivos reconocimientos médicos, llegábamos al aeropuerto, al tiempo que caía la primera gran nevada de la temporada. Volvíamos a estar y a sentirnos cerca de Lera; y podíamos comenzar a creer que el final feliz estaba cerca: podíamos comenzar a creer, que esta vez sí, todo iría bien... 
     Bajar del avión, fue una sensación que nos transmitía una Paz inmensa...nos permitía respirar: y pensábamos que desde allí, debido a la cercanía con la casa cuna, y casi estirando el brazo, alcanzaríamos a abrazar a nuestra hija. Una tremenda calma, pero con enorme nerviosismo por verla nuevamente cuanto antes...
     Al atravesar la puerta de la terminal y ver una cara conocida, la alegría nos invadió...: nuestra representante y querida amiga Lyuba nos esperaba. El tan temido frío, no era tal; y a pesar de las temperaturas bajo cero, la emoción calentaba nuestros corazones al ver que nuestro querido amigo Iván, a pesar de su convalecencia, también estaba allí para recibirnos. Fue su deseo y sin duda, uno de los recuerdos más hermosos y que con más cariño mantendremos durante toda la vida: será siempre alguien muy especial y muy íntimamente ligado a nuestra familia. 
     La mejor noticia, estaba por llegar: a pesar de que fuera domingo, inmediatamente nos comentaron la posibilidad de visitar a Lera al siguiente día...y desde entonces, ya no habría jornada que tuviéramos que pasar sin verla: y así habría sido, de no haber contraído la varicela (no pudimos visitarla durante un fin de semana). 
     Pocas veces un trayecto había generado tantos sentimientos, como el que nos devolvía a aquel lugar: no lográbamos creer que fuera realidad lo que sentíamos. Nos creíamos paseando por una nube, ya que no era posible centrarnos en la magnitud e importancia de cada instante... Así pues, nos dejaríamos llevar, investigando y saciando nuestra curiosidad, tratando de mimetizarnos con el entorno y disfrutar de las costumbres y el quehacer cotidiano de los lugareños; al tiempo que trataríamos de aprovechar cada segundo que se nos permitiera compartir junto a nuestra pequeña. Ese día de regreso a Vladivostok, disfrutamos la compañía; pero también se estableció un vínculo aún más estrecho e íntimo con quienes fueron testigos de ello.
     Lo que apenas diez días antes parecían unas angustiosas y amargas Navidades debido a las ausencias, estaban a punto de convertirse en las más insospechadas y maravillosas...Y desde entonces, las fechas más importantes para nosotros: ya, nunca serán lo mismo estas festividades, e incluso serán mucho más intensas y apetecibles, ya que si todo iba bien, podríamos compartirlas junto a nuestra hija, motor de nuestra Felicidad e Ilusión.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Una jornada en familia, bajo el Espíritu de la Navidad.

     El de anteayer, era en principio un martes más...pero muy cercano a las fiestas de Navidad y con jornada de descanso en el trabajo. Por tanto, creímos recomendable y muy beneficioso, pasar el día en familia, respirando el ambiente navideño de Madrid. Para ello, dimos "fiesta" a Lera; ya que no se trataba de privarla de un día enseñanza fundamental, sino de ofrecerla algo de lo que a buen seguro aún necesita más...
     Sin duda, era una experiencia nueva para nuestra hija, pero también se trataba de un momento muy anhelado por nosotros: y comprobando el resultado, fue realmente un acierto. El simple hecho de encontrar un momento de disfrutar juntos el ambiente, era ya motivo de ilusión: subir al coche y hacerla sentir que era un día muy especial, ya le permitía expresar emoción...pero fue paulatinamente en aumento. Nos dirigimos al centro de la ciudad, donde siempre nos surge el gusanillo en el estómago al recordar las visitas a las ecais cercanas y sus posteriores paradas en los alrededores, donde comentábamos nuestras impresiones; en aquellos inicios del proceso de adopción. Era una sensación agradable sentir el barullo a nuestro alrededor, pudiéndolo compartir con Lera...y esperábamos el momento de observarla visitando los enclaves ya típicos de las Navidades madrileñas. Comenzamos por un paseo por Gran Vía, observando mercadillos y escaparates; donde ya se apreciaba el tumulto a pesar de ser un día normal. La primera parada era el ya tan conocido espectáculo de Cortylandia; que a pesar de su atractivo comercial, es ya un punto de encuentro y disfrute durante estas fechas. Al ser de día, había menos gente, pero un ambiente animado...aunque para nosotros y para Lera, era algo más; indescriptible por las emociones que suscitaba, pero con un sentimiento que permitía exteriorizar alegría, recordando las etapas ya atravesadas y los sueños que albergaban las anteriores visitas a esta plaza y los alrededores... Por descontado, viendo el éxito de la primera sesión, volvimos a la que comenzaba en el atardecer (ya de noche en Madrid); ya que se apreciaba aún más ese espíritu familiar de la Navidad: y ahí, rodeados de tantísima gente, y tras observarlo desde la cercanía de aquel escaparate de un lugar tan típico también como es el de la clásica y famosa tienda de disfraces, donde tantos deseos e incertidumbre deambulaban; reconozco que se empañaban los ojos... Por un lado, por estar allí, junto a Paula y Lera, con un profundo sentimiento de ver hecho realidad un hermoso proyecto de familia: pero a su vez, me emocionaba porque en un momento así, recordaba a muchas otras personas cercanas (compañeros en el proceso de adopción; unos con sus hijos ya en casa y otros, a los cuales esperamos poder observar muy pronto, disfrutando estos momentos que afortunadamente podemos vivir nosotros ahora)...y ante todo, me venían a la cabeza todos aquellos pequeños que fuimos conociendo en diversos lugares: pensaba cómo estarían y si podrían algún día sentir esto mismo y poder vivir en familia una Navidad rodeada de alegría e ilusión. Me gustaría que ninguno de ellos perdiera nunca la Esperanza, pero la duda de si así será, me recorría el pensamiento, al tiempo que observaba la emoción en los ojos y actos de Lera. Creo que a todos quienes hemos vivido un proceso de adopción, nos quedan marcados para siempre los rostros, lugares y circunstancias que lo rodearon...y nos permite tener siempre un momento de recuerdo para ellos, en los momentos más prósperos: el propio instinto y más si cabe en momentos así, nos hace pensar en qué Necesidad hay de que existan pequeños sin poder disfrutar de su familia. Por qué no se le da la importancia que tiene cuando luego el interés se centra en temas y aspectos tan banales y vacíos? Bueno, es un tema complicado que siempre nos lleva a la frustración...pero que es realmente injusto que pueda ocurrir. 

     Volviendo a la jornada del martes; también visitamos el mercadillo navideño en la Plaza Mayor, donde observamos todos los artículos, fijándonos ante todo en aquellos que más llamaban la atención de Lera: adquirimos alguno de ellos, pero lo mejor nos esperaba en un rincón de la plaza...el Tiovivo (Carrusel), uno de sus entretenimientos preferidos; donde como no podía ser de otro modo, eligió el caballito más grande: el de color rosa. La sorpresa fue encontrar un globo de Masha y el Oso justo en la caseta frente a esta atracción; y por supuesto, nos acompañó durante el resto de la tarde, en la que el cansancio y las emociones, iban haciendo mella en Lera. 
     A continuación, hicimos una parada en la famosa Chocolatería San Ginés, pero Lera había caído atrapada en un profundo sueño...y despertó cuando nos disponíamos a salir de allí; así es que, parada obligatoria nuevamente en nuestra próxima visita al centro! Fue una muy grata jornada en familia...pero esperamos poder repetirla en más ocasiones durante estas navidades. 

     
     

sábado, 12 de diciembre de 2015

Comienzan los preparativos Navideños...

     Estos días, comienzan a acumularse sentimientos y momentos de gran emoción...
     El viernes, era el Día de los Abuelos en el cole, y aunque únicamente era posible la presencia de las abuelitas, esperábamos que fuera una jornada especial para Lera...y para ellas. Sin duda, así lo fue; y solo había que observar el rostro de nuestra pequeña, mostrando enorme felicidad al verlas aparecer por la puerta de su clase: a buen seguro que se acordaba de los abuelitos, pero llevábamos días diciendo que irían ellas, y aún así, fue una tremenda alegría tenerlas allí, en su pequeño mundo, rodeada de sus amigos y compañeros de clase, con quienes habitualmente comparte juegos y aprendizaje. Fue un rato muy cordial, donde no paraba de acercarse a otros abuelitos, compartiendo su ilusión con los demás...y muchos de ellos, papás y abuelos, nos confesaban lo apreciada y querida que es por sus compañeros. No era más que el comienzo de unas fechas que quizás nunca haya apreciado; o al menos, con tanta intensidad e ilusión. 
     Simplemente poder observarla, nos llena de gozo...y quizás el único inconveniente, es que nunca quiere que finalice la jornada.
     Otra de las sorpresas o novedades para ella, son los preparativos y la decoración navideña: le encanta ayudar y descubrir cada artículo...sobre todo si se trata de algún artilugio luminiscente o sonoro. El colorido, atrae mucho su atención; e incluso, se atreve a intentar aprender algún villancico...porque simplemente el ritmo y el sonido de panderetas, ya la hacen feliz. 
     El árbol de Navidad, ya es uno de sus favoritos...y el roscón de Reyes, aquel que tanto echamos de menos las pasadas navidades, ya es uno de sus dulces de referencia (sobre todo porque en su primera cata, le tocó la sorpresa).

     En unas fechas tan significativas, no podemos dejar de pensar y recordar a aquellas familias que estos días emprenden un largo viaje, para pasar unas Navidades totalmente distintas y muy especiales junto a unos pequeños que muy pronto, serán sus hijos. Esperamos esas buenas noticias la próxima semana, deseándoles una feliz estancia, que sin duda, serán muy recordadas durante toda su vida: conocemos los sentimientos que les invadirán...anhelo, soledad en momentos concretos; pero ante todo, felicidad y gozo por cumplir un objetivo vital tan maravilloso: disfrutad y aprovechad cada instante!!! Estaremos a vuestro lado, acompañando vuestro viaje y dando calor a vuestros corazones. Feliz viaje!!! 

jueves, 10 de diciembre de 2015

Tal día como hoy hace un año...(10 de Diciembre de 2014).

     Tal día como hoy hace un año... Recibíamos una anhelada y muy necesaria llamada de teléfono, en la que nos comunicaban la noticia más esperada; aquella que traería como resultado, el momento más deseado desde hacía muchos años: el momento de ser padres. Esa llamada, nos urgía a hacer los preparativos para un largo (en distancia y tiempo) viaje al Lejano Oriente Ruso: el Motivo, el juicio por la adopción de nuestra querida Lera, que nos aguardaba en una remota población cercana a Vladivostok, llamada Zavodskoy. En una semana, debíamos estar camino de Moscú, donde deberíamos pasar las preceptivas pruebas médicas, antes de proseguir con el viaje a nuestro Destino. Quienes han vivido ese instante, recordarán el shock que se produce, semejante a un chispazo en la mente, en que comienzan a desfilar por delante de los ojos y a modo de diapositiva, todos aquellos instantes vividos para llegar a ese momento. Confieso que es un instante de tremenda felicidad; aunque es cierto, que los sentimientos, no dejan escuchar los detalles: así es que, nos emplazamos a una conversación posterior, para poder asimilar tantos datos, tanto del viaje como trámites y papeleo requerido para dicho viaje. Llevábamos semanas preparando y apuntando todos los detalles y requisitos necesarios, por si se diera la situación de tener que realizar urgentemente  este trayecto. Todo, estaba previsto: y si algo se olvidaba, no sería nada imprescindible; con lo cual, a pesar de todo, la situación estuvo bajo control en todo momento. Lo único importante, era que quedaban escasos días para poder volver a subir a un avión, que nos condujese para siempre hasta nuestra hija...
     Puedo recordar de aquel día, el momento de abrazarnos Paula y yo...y el de poder derramar algunas de aquellas lágrimas que me congelaron el corazón y que no pude derramar en otra de aquellas llamadas anteriores. Era un instante de auténtica felicidad, (como esas lágrimas que surcaban nuestras mejillas) que fuimos contagiando al comunicarlo a nuestros familiares y amigos...entre los que estaban todos aquellos que mejor lo podían comprender: quienes conocen la adopción por dentro y conocen el significado de esa llamada tan especial. Quedaban dos semanas para el juicio; en una fecha muy señalada para todos, pero que también nos generaba cierta tristeza: 24 de Diciembre, día de Nochebuena. Muchas fechas señaladas, que ya siempre serán muy especiales para nuestra familia.
     Nos quedaban por delante, antes del viaje, tanto el equipaje (nuestro y de Lera) y toda la documentación, como las famosas placas de tórax y los correspondientes análisis requeridos a los adoptantes en Rusia; pero tras todo lo pasado, parecía un camino de rosas! Únicamente deseábamos ya poder coger ese avión, a pesar de dejar atrás todo, incluidos nuestros puestos de trabajo, en plena temporada alta: pero eso, nunca sería motivo suficiente para no volver a abrazar a Lera... Sabíamos que tras aquel viaje a "La ciudad de los sueños", Nada Volvería a ser Igual.

     Por otro lado, recordaba también, que tal día como hoy, pero hace dos años; nos reuníamos por la mañana nuevamente junto a otras familias, con los responsables del Departamento de Adopciones del Ministerio de Sanidad. De igual modo, también por la tarde, con algunos Diputados de diversos partidos políticos, en el Congreso de los Diputados: el Motivo, aquel que tantos quebraderos de cabeza dio...el Convenio de Adopciones con la Federación Rusa. Era una jornada cargada de Esperanza para muchas familias como nosotros: y por ello, un día muy emotivo, que será siempre recordado por nosotros. Parecen ya muy lejanas aquellas fechas, pero es cierto también, que hasta avanzado este 2015, dicho Convenio no entró en vigor...
     Quién sabe por tanto, si el 10 de Diciembre, siempre nos tendrá algo muy especial preparado: sin duda, con Optimismo, y con tantos recuerdos, siempre lo será...


martes, 8 de diciembre de 2015

Una jornada marcada por un lejano punto del mapa: Vladivostok.

      Durante estos últimos días, se fue concretando una reunión con algunas familias a quienes fuimos conociendo durante el proceso de adopción...y para ser más conciso, familias unidas gracias a un lugar que siempre será muy especial para todos nosotros. Unas de estas familias, completamos el proceso, teniendo ya con nosotros a pequeños de aquel remoto lugar llamado Vladivostok: otros, tras diversos traspiés en otra región rusa de cuyo nombre no quiero acordarme (ya que no he visto concretada en los últimos años ninguna adopción de familias españolas; pero donde sí hemos conocido el lado más amargo de las adopciones, observando cómo las familias debían renunciar a los pequeños, por la negativa de un juez a permitir que los menores encontraran una familia fuera de sus fronteras), esperan (y deseamos) poderlo culminar allí de la misma manera...y cuanto antes. Curiosamente y de forma que muchos no comprenderían, nos conocemos perfectamente, aún sin en algunos casos, habernos visto nunca en persona...ya que en todo momento, mostramos a corazón abierto nuestros sentimientos. También de manera curiosa, conocimos a una de esas familias en nuestro primer viaje de asignación, hace ya dos años y medio; aunque sólo dio tiempo a saludarnos al cruzarnos una mañana en el hotel. 
     Hubo poco tiempo para preparar el encuentro, ya que fueron conectando unos a otros; y finalmente, para tener más tiempo que compartir con nosotros, decidieron que la reunión fuera en mi restaurante: y no existen palabras para agradecerlo, ya que fue una oportunidad preciosa de trabajar con inmensa felicidad, pudiendo observar a varios pequeños llegados de aquel lejano paraíso del Pacífico. Una de las familias presentes, tras una increíble historia, consiguió ampliar la familia mucho más cerca de lo imaginado en aquellos inicios de proceso en Vladivostok; donde conocieron a tres hermosos hermanos, aunque finalmente el Destino quiso que no hicieran el viaje a la casa que los aguardaba en la cálida España, y se quedaran en su ciudad natal. Ahora, viven felices, rodeados de tres tesoros alegres e inquietos; aunque también con una experiencia vital asombrosa a sus espaldas. Son tantas las historias cruzadas entre todos, que dieron paso a una tarde maravillosa de charla entre unos y otros; donde por supuesto, los protagonistas eran los pequeños; esos auténticos Milagros, que al reunirse, nos permitían creer en algo que superaba sin duda a nuestra imaginación. Probablemente habría pocas personas que en Rusia, pudieran creer en el Amor tan profundo que albergan nuestros corazones hacia aquel lugar maravilloso, cuna de nuestros hijos...y de aquellos que quedarán para siempre en nuestra mente y nuestras retinas: y aunque posiblemente también aquí haya pocos que puedan imaginarlo, al menos quienes han vivido un proceso de adopción, podrán comprenderlo. Es cierto que muchos otros, miran con recelo al lugar de nacimiento de sus pequeños: quizás por los inconvenientes o las injusticias cometidas durante sus procesos...quizás por la crueldad y dureza de los mismos; pero también somos muchos quienes "elegimos" guardar y alimentar los buenos recuerdos...creyendo además que eso, nos permitirá mostrar cada mínimo detalle a nuestros pequeños, haciéndoles partícipes de nuestro cariño por un lugar al que gracias a ellos, estaremos eternamente agradecidos. 
     Esta jornada fue muy gratificante; y la atracción hacia todos y cada uno de los pequeños, queda siempre patente...aunque también creo que ellos mismos lo sienten y reaccionan de forma natural ofreciendo su cariño: el mismo instinto natural que les hace ser auténticos supervivientes, les permite asimilar el cariño hacia quienes se lo ofrecen, tras la labor en el aspecto emocional que en todo caso, hacemos siempre sus mamás y sus papás. 
     Desgraciadamente y por el escaso tiempo, no hubo ocasión de hacer los preparativos que me hubiera gustado realizar; pero quienes sí estaban preparados eran los corazones de todos los presentes, deseosos de compartir todo aquello que llevan almacenando para ocasiones especiales como esta, en que todos y cada uno de los presentes, tienen la capacidad de comprender y exteriorizar sin pudor...y con una empatía difícil de sentir en otros ambientes o situaciones. Al menos, dio tiempo a preparar una tarta con un motivo y significado especial, que todos los asistentes agradecieron y aceptaron de buen grado; dedicada al lugar que unió a todas estas (y muchas otras más...) en una sola: Vladivostok. 

     Como ayer comentaba una de nuestras amigas presente: no hay más que ver lo que cuesta despedirse, para saber la afinidad y el cariño existente entre todos...y realmente, es un buen ejemplo para resumir lo que son estos encuentros: siempre quedas con ganas de más...
     Recuerdo un día, en el que casi "maldecía", por no lograr comprender, la forma de actuar de algunas personas que debían trabajar por el bienestar de los menores en Vladivostok...e incluso a aquellas familias que supuestamente adoptaron a unos pequeños a quienes ya sentían suyos, muchas familias españolas que ya preparaban un futuro alrededor de aquellos pequeños que ya habían conocido a 14.000 kms del hogar. A día de hoy, sin querer pensar que la motivación para hacerlo, fuera simplemente la económica...y observando de modo fehaciente y continuo, que ninguno de aquellos pequeños han vuelto a aparecer en la base de datos pública de menores susceptibles de ser adoptados en aquella región; únicamente puedo pensar en la mala fe de aquella trabajadora social, que habiendo muchos otros pequeños que lo necesitaban, ofrecía a familias rusas a los pequeños ya asignados a familias extranjeras. Pero allí, tampoco guardo rencor a nadie, aún tras aquellos duros momentos en que creíamos ver el mundo derrumbarse, al tiempo que nos congelaba el corazón; ya que hemos podido observar e incluso conocer a todas aquellas familias que atravesaron por aquella difícil situación...y lo que es más importante, rodeados de unos pequeños cuyo encuentro, creemos el Destino tenía preparado. Sé que muchos no pensarán como yo; pero como he dicho siempre, creo que nací para tratar de ser feliz y hacérselo más fácil a quienes me rodean...aunque quizás algunas corazas no sea capaz de atravesar. Nosotros, elegimos el optimismo y el aspecto positivo para afrontar esta etapa en la que buscábamos cumplir un objetivo vital natural...y tras diversas trabas, y no sin esfuerzo, conseguimos realizarlo, provocando la llegada de un ángel: la persona más maravillosa, hermosa y motivo de esfuerzo constante durante el resto de nuestras vidas. Y por supuesto, invitando y compartiendo con todos, lo que para nosotros, es y será la historia de Amor más maravillosa e increíble imaginada (aunque supongo que para muchos, lo será su propia historia; de lo cual me alegro enormemente...). 
     Sí es cierto que guardo rencor por otros personajes a quienes no conocimos, pero de quienes hemos escuchado actitudes crueles y malintencionadas para con otras muchas familias; algunas de ellas, realmente cercanas...y a quienes no olvidamos nunca a pesar de todo. Hay casos concretos, que nos hacen creer a su vez en la maldad de personas que con su poder de decisión, causaron tremendo daño a los menores dependientes de sus decisiones...y que también sumieron en la desesperación a las familias que se ofrecieron a ser sus papás, independientemente de cuales fueran sus rasgos, peculiaridades u orígenes. 
     Nunca podremos olvidar (quizás no siempre sea así; casi con seguridad...) aquellas lágrimas derramadas junto a cuidadoras o doctoras en la casa cuna, al despedirnos de ellas quizás para siempre (aunque sueño con que no sea así...). O de la emoción que sintieron "nuestra" jueza y trabajadora social, al observar a través de nuestra representante, las fotos que le enviamos de nuestra familia a los pocos meses de estar Lera en casa. Y quizás, tampoco sea usual poder compartir y tener tanta afinidad con el representante encargado de tramitar nuestra adopción en Vladivostok...pero fuimos realmente afortunados de conocerlos, tanto a ellos, como a nuestra traductora y querida amiga Katia; que nos permitieron creer en la presencia de verdaderos Ángeles (además de los encarnados en niños...) en Vladivostok... Conocimos personas realmente buenas y comprometidas, tanto entre las amistades de estas personas, como entre quienes trabajan para conseguir el bienestar de los pequeños. Habrá pocos que hayan sentido ese compromiso y agradecimiento (quizás por carencia de motivos, no lo cuestiono en absoluto) hacia todos y cada uno de quienes permitieron la llegada de sus hijos a casa; pero tras tanto aprendido y tantas experiencias vividas, la balanza queda claramente inclinada del lado de los buenos sentimientos: y creo que ello, será muy beneficioso para comprender y conocer mejor aquel lugar en el futuro; y para que nuestra hija, también pueda siempre decidir y sentir sus propios impulsos hacia el lugar que la vio nacer y en cierto modo, la acunó hasta nuestra llegada. De hecho, no encontrará más que facilidades para lograr saber lo que su corazón le dicte por el lugar donde nació.


     

viernes, 4 de diciembre de 2015

Una Gran Familia, que seguirá viva y unida a través de los recuerdos.

     Un sinfín de recuerdos, recorren mi mente estos días... Ayer, escuchaba en televisión, que era jornada de puertas abiertas en el Congreso de los Diputados (y hoy, también lo fue): y el corazón se me aceleraba recordando circunstancias y momentos que nunca, jamás podremos olvidar... Fue exactamente hace dos años, cuando al enterarnos de estas jornadas de puertas abiertas en la Cámara Baja, se nos iluminaba la mente y creíamos ver una nueva oportunidad de dar a conocer la imperiosa necesidad que muchas familias teníamos en aquel momento, por una urgente actuación de nuestros dirigentes: el motivo, la paralización de las adopciones en la Federación Rusa, que desde tres meses antes, alejaba a cientos de familias españolas, del deseo de ser padres; ya que veíamos nuestro futuro ligado a este país y a aquellos niños (muchos de ellos ya conocidos por las familias) nacidos allí. Fue una de tantas tareas realizadas por todas aquellas familias que luchábamos por conseguir la reanudación de los procesos de adopción...y todas y cada una de las ideas y tareas, venían directamente del corazón. Como tantas otras veces, aprovechamos aquellas jornadas, para si cabe, dar más a conocer la desesperante situación existente; comentándolo directamente con todos los Diputados que encontrábamos a nuestro paso: liberando nuestros cuerpos y voces de temores y reparos, impulsados únicamente por el amor a quienes ya por entonces considerábamos nuestros hijos. Algunos, a pesar de todo, aún siguen en el camino hacia ellos...otros, consiguieron finalmente volver a casa con aquell@s pequeñ@s a quienes habían conocido; y en algunos casos, lo hicimos de la mano de otros pequeños, a quienes el destino nos unió tras haber puesto otros rostros y nombres durante el enrevesado camino. De un modo u otro, también esos días nos permitían creer que la situación se resolvería...y para ello, ninguno cejábamos en el empeño, porque nos esperaba el mejor tesoro y el mayor motivo para hacerlo: nuestros hijos. 
     Sin duda, nunca olvidaremos cada uno de los momentos o circunstancias que rodearon nuestros procesos; pero sin duda, las jornadas de puertas abiertas, las recordaremos por la situación que vivíamos en aquellos momentos, aún más que por los disparos existentes en el techo del Congreso: y en el futuro, de la mano de nuestros hijos, podremos contarles una bonita historia de amor, relatando paso a paso, cómo desesperadamente, tratamos de conseguir llegar hasta ellos...y cómo ese amor, nos unió a todas las familias en una sola, a la que llamamos nuestra "Gran Familia Rusa". 

     Mantuvimos viva la llama de la Esperanza...y continuamos manteniéndola, para que como entonces defendíamos, todas y cada una de las familias pueda encontrarse con esos hijos que las esperan; independientemente del lugar donde éstos se encuentren...

jueves, 3 de diciembre de 2015

Una grata visita al IMFM.

     Anteayer, aprovechamos el día de descanso en el restaurante, para hacer una visita pendiente al IMFM, donde además, debíamos presentar un nuevo documento. Es importante mantener contacto, puesto que nunca sabemos lo que nos puede deparar cada nuevo día: de momento, nos pusimos al día, visitando a una persona muy importante para la buena marcha de las adopciones en nuestra Comunidad, ya sean estas nacionales o internacionales. Fue muy grato poder compartir experiencias y sentir el Amor por su trabajo, de quien se encarga de velar por el bienestar y el interés de los menores. A su vez, fue también agradable, poder aprender de los conocimientos adquiridos a través de sus años de dedicación; y sentir la empatía de una persona realmente involucrada con la infancia. Era una visita muy deseada, a quien en todo momento nos transmitió (y sigue haciéndolo) ánimo durante nuestro proceso; y cuya dedicación es patente. Las adopciones están en buenas y entendidas manos: aunque si bien es cierto, nos habría gustado recibir noticias acerca de nuevos países donde las familias pudieran ofrecerse a los pequeños más necesitados.
     Tuvimos una conversación distendida, donde la comprensión era total...pero donde no hubo ocasión de presentarle a nuestra pequeña: aunque tiempo, habrá seguro...
     Comentamos el tema de la adopción nacional en la Comunidad de Madrid; donde habitualmente existen suficientes familias para que cualquier niñ@ pueda tener la suya: lo cierto es que, quedamos más tranquilos sabiendo de primera mano, que durante mucho tiempo, hay asegurada una cantidad de familias que así lo permitirá...
     De corazón, gracias por Amar su trabajo...porque sin duda, eso beneficia y mucho, a los menores que más protección requieren; y por añadido, también lo hace con aquellos afortunados que conseguimos tenerlos a nuestro lado.



jueves, 26 de noviembre de 2015

Un nuevo libro en nuestra biblioteca de Adopción: "Mariposas en el Corazón. La adopción desde dentro".

     Esta semana, recibíamos un nuevo libro sobre Adopción...una novela recién publicada, que narra las historias personales de 5 familias unidas gracias a la adopción: el título del libro, "Mariposas en el Corazón", de la Editorial Hilo Rojo. Un título por cierto, que refleja muy bien un estado y sentimiento que se repite a menudo en muchos momentos (por no decir en todo momento) durante un proceso de adopción... 
     Esta novedad, retrata las experiencias de los diferentes procesos de adopción de estas familias en distintos países. Cada experiencia es especial y de cada una, se puede aprender y extraer conclusiones.
     Trataremos de encontrar tiempo para disfrutar su lectura y posteriormente, compartir nuestra valoración personal con todos... Lo cierto es que promete; y las críticas que comienzan a llegar, indican que es una elección bastante recomendable y acertada. 

     Por otro lado, llevo unos días para hablar de la película "La Adopción", de Daniela Fejerman; que esta semana ofrecía pases especiales de visionado en cines de Madrid y Barcelona (tras el de Granada de la pasada semana), con charla o coloquio incluido con la directora de dicho largometraje. Lo cierto es que, nos habría gustado acudir al de Madrid del pasado martes, pero nos fue imposible debido a la salud de Lera, que empeoró precisamente el martes con una laringitis, que eso sí, no la ha impedido desarrollar su habitual y constante actividad. Fue una pena no aprovechar esa magnífica ocasión que se nos ofrecía, de poder comentar personalmente algún detalle acerca de la película o la adopción en general, con otros asistentes o la propia Daniela Fejerman. Lo que está claro es que, nuestro cometido y obligación son claros...y las prioridades son las que deben ser, por mucho que apetezcan ciertas citas. Por cierto, la película da para mucho: y hay varias razones que incitan al debate abierto...y ya lo están haciendo en foros y grupos de adopción: la visión de la adopción, tanto de "puertas para fuera", como para las propias familias que lo hemos vivido y sentido en primera persona...y creo que muchas de las respuestas son amplias y personales; que se trata de una elección o decisión el poder recordarlo o incluso para poder contar "su" verdadera historia a nuestros hijos, de la manera más creativa y que más pueda servirles de motivación y ayuda de cara al futuro. Pero eso, lo dejo para otro rato... 

viernes, 20 de noviembre de 2015

Las primeras nieves...en Vladivostok. Día Internacional de los Derechos del Niño.

     Ayer, recibíamos noticias desde Vladivostok: un vídeo de las primeras nevadas de este otoño. Y hoy, se repetía la comunicación en forma de imágenes que nos permiten comprobar el estado de nuestros buenos amigos originarios de aquel lugar. Sin duda, el hecho de que se acuerden de nosotros, ya es un signo de cariño, que agradecemos y por supuesto compartimos. El vídeo, mostraba una nevada más, pero que cuando se produce en este lejano lugar, nos evoca maravillosos sentimientos de hace poco menos de un año...de esas navidades blancas que vivimos a 14.000 kms de casa; pero las primeras ya, tan cerca de nuestra hija. No hay dudas que estas que se aproximan serán también muy muy especiales; pero el corazón y la memoria, no harán sino comparar y recordar aquellos días únicos que tuvimos la suerte de vivir. Estas fechas y este fenómeno meteorológico, siempre irán ligados a nuestra vida y nuestra historia de familia; y no hacen sino ahondar y hacer más amplio nuestro cariño hacia este lugar y sus gentes...entre las que se encuentran personas a quienes consideramos nuestra propia familia. 

     No sé si es muy habitual o tan profunda la huella que nos quedó del lugar de origen de nuestra pequeña (y de todas las poblaciones aledañas); pero al menos entre nuestro círculo de amigos, VLADIVOSTOK ha quedado marcada para siempre...y a pesar de no haber sido un camino de rosas, el agradecimiento y Amor, nos hacen anhelarlo; o quizás necesitarlo, para exteriorizar y repetir la experiencia más maravillosa de nuestra vida? Será esto el denominado Síndrome de Estocolmo? Mucho descubrimos allí; incluso del cariño, ya que a pesar de llevar una vida juntos, aprendimos a Amar de otro modo: conocimos el amor por un hijo (hija finalmente en nuestro caso...); pero también el amor por quienes allí conocimos y no olvidamos...aquellos niños, entre los que el Destino quiso unirnos a Lera; pero de los cuales, tenemos una imagen y un recuerdo nítidos como si continuamente circulasen por delante de nuestros pasos. Hoy, Día Internacional de los Derechos del Niño, no podemos tampoco olvidarlos, deseando que todos vayan encontrando a esas familias que los buscan, desean y anhelan; sin importar la distancia que pueda haber existido entre ellos. Ese mismo es el deseo para todos los niños del mundo: unos en busca de su familia; y otros en busca de unos derechos de los cuales carecen. Todos necesitamos sentirnos queridos y atendidos, para adquirir confianza en cada acto...y para poderlo ofrecer a los demás; y en el caso de los niños, lo es aún más importante. Constantemente un hormigueo recorre el estómago y el cuerpo en general, al pensar en la existencia de esos niños que no disponen de lo más esencial en la vida; esos niños cuyo bienestar siempre desean nuestros corazones. 
     En cuanto tengamos ocasión, volveremos allí, a ese maravilloso lugar, cuna y origen de nuestra hija; donde también hay personas que la quieren y nos lo demuestran...

martes, 17 de noviembre de 2015

Los frutos de una gran Labor. Un Cometido que entraba en los planes de Dios.

     Estos días de atrás, recibía desde Vladivostok una imagen que reflejaba Felicidad... Se trata de nuestra querida Alicia; esa maravillosa persona, única española residente en Vladivostok (o al menos hasta ahora, ya que han abierto un Zara...), cuya misión de seglar, la llevó allí hace ya más de 17 años. 
     Casualmente, me dió por buscar en internet las referencias que hablaran de Tropinka, el hogar para menores que fundó, con ayuda de su congregación y que cada día da más servicio a los pequeños de la ciudad de Romanovka, aproximadamente a 100 kms. de Vladivostok: y encontré una entrevista en Radio Nacional de España (Radio Exterior) durante una de sus últimas visitas a España, de este mismo año y casualmente también, del día de mi cumpleaños. La entrevista, (de la cual dejo enlace a continuación) fue distendida y en ella se cuenta la historia que casualmente la llevó allí, así como su estancia y labor durante todos estos años. 
     Debo confesar, que después de escuchar la entrevista (por otro lado, muy especial, como siempre que tenemos el placer de escucharla), comprendo aún más su cometido allí y lo agradezco mucho más: para quienes tengan algún tipo de creencia religiosa, creo que no debo explicarlo; pero pienso que su labor religiosa y el hecho de su llegada a aquel lejano emplazamiento, queda justificado tras el paso de los años...y que no fue el azar quien lo hizo posible. De un modo u otro, no puedo albergar tan siquiera una ligera duda de su beneficiosa presencia allí...y no sólo para los pequeños que acuden al centro Tropinka, e incluso para los feligreses que acuden a la iglesia católica en la que está destinada; o aquellos a quienes con el ejemplo, enseña otro modo de comportamiento y el significado de hacer el bien sin tener un interés o sin obtener nada a cambio. Su labor, va mucho más allá de lo que ella misma pueda haber pensado siempre; y mucho más aún, en aquel momento tras su llegada a Vladivostok. Es algo que nunca he comentado con ella, pero que me vino a la mente inmediatamente tras escuchar una frase suya en la entrevista radiofónica, en la que comentaba que "en cierto modo, se sintió enfadada con Dios, por enviarla a un lugar donde su Misión parecía muy limitada, dedicándose a dar clases en la Universidad del Lejano Oriente"... Y es que, su primer trabajo tras su llegada allí, fue esa; y aunque continúe ejerciendo dicho cometido, indudablemente su pensamiento ha cambiado con el paso del tiempo y es hoy una persona terriblemente feliz por haber recalado en ese lugar, que en su día sólo conocía por ser el final de trayecto del Transiberiano. Hay muchos que podemos agradecer esa labor en la Universidad, ya que en la mayor parte de los casos (la mayoría no lo sabrán, a buen seguro), ha sido quien ha enseñado el idioma a aquellos traductores utilizados por las familias españolas adoptantes allí: tanto en sus estancias, visitas a instituciones y los juicios por los cuales se permitió y permitirá a nuestros hijos llegar a su hogar. 
     Querida Alicia: a día de hoy, sabemos que los planes de Dios eran claros y acertados al enviarte al otro lado del mundo; ya que únicamente deseabas (o necesitabas) cumplir un cometido acorde a ese gran corazón y que fuera tan beneficioso para los demás. De un modo u otro, cada paso dado, y cada labor, han servido para hacer feliz a alguien...a muchos; aunque tu mayor recompensa es poderlo ver reflejado en otros, ya que lo sientes como propio.
Tu misión (hacer el bien a los demás), ha dado muchos más frutos de los que ya conoces; pero también más de los que podamos imaginar. 
    Alicia Gonzalo: una vida dedicada a los demás. Gracias por ofrecerlo siempre todo a cambio de nada...aunque al menos algunos, podemos devolverlo en forma de un amor y cariño tan puros como el que tu siembras. Esperamos y deseamos volverte a ver muy pronto...

viernes, 13 de noviembre de 2015

Críticas de la película "La Adopción", que hoy se estrena en España: crueles intenciones.

     Hoy, es el día elegido para el estreno de una película esperada, tanto por el tema sobre el que trata, como por la historia y el entorno en que se desarrolla: "La adopción"... No parece necesario explicar el tema, aunque el argumento puede generar múltiples sentimientos; tanto beneficiosos, como contrarios...y tanto por la propia película en sí (dependiendo la imagen que se de a los menores y a los profesionales que trabajen con ellos; aunque también multitud de aspectos más que rodean siempre los procesos de adopción), como de los comentarios y críticas que se viertan en torno a ella y en general, a los procesos de adopción. 

     Hay siempre que recordar, que cada historia de adopción, es distinta; y que cada país donde se tramita, un mundo en muchas ocasiones opuesto. Ello, no evita que cualquier proceso esté siempre rodeado de trabas y obstáculos innecesarios, o que incluso se pueda obtener una visión negativa de la adopción...pero quienes pueden ofrecer su punto de vista objetiva, serán siempre las familias que lo han vivido en primera persona; y en muchas ocasiones, a pesar de las dificultades, se acaba haciendo una valoración general positiva, en la que todo termina por encajar y en la que se comprende que cualquier esfuerzo habría merecido la pena. También es cierto, que a medida que avanzan los procesos de adopción, se van comprendiendo algunas circunstancias y conociendo el funcionamiento interno en cada país; e incluso muchos detalles, se conocen una vez concluido, debido a la opacidad que los rodea. 
     Sin ir más lejos, esta misma mañana comprobaba en prensa, la falta de interés, información e incluso valoraciones ofensivas tanto como para los menores como para las familias adoptantes... Y todo, por hacer críticas no meditadas y faltas de cualquier rigor y sentido. Todos conocemos las dificultades en torno a la adopción de menores; pero nos hieren y ofenden muchos de los comentarios que se vierten alrededor de ellos, puesto que derivan en comentarios impropios y alejados de la realidad. 
     Para comenzar con la crítica a los comentarios vertidos sobre el estreno de esta película, repetiré algunos aspectos fundamentales para comprender la actualidad de las adopciones internacionales (no me detengo a comentar en esta ocasión la adopción nacional, puesto que se trata al mismo tiempo de un desafío "casi imposible" en muchos casos: por ejemplo, que hasta la apertura a recepción de expedientes en la comunidad de Madrid, hayan pasado más de 7 años, debido a la lista de espera existente; y que en muchos casos, impide por motivo de edad, adoptar a las familias que se ofrecen u ofrecieron en su momento). En primer lugar, el proceso que narra o sobre el que gira la adopción en que se basa la película, se desarrolla en Ucrania (aunque rodada en Lituania); un país en el cual no está permitido adoptar para las familias españolas desde hace ya varios años. Precisamente la corrupción, es un motivo (otros podrían ser la existencia de mafias de trata de niños en el país que corresponda, o la existencia de revueltas, desastres naturales o guerras; este último, que habría provocado en la actualidad el cierre de las adopciones en este mismo país de no haber estado cerradas de antemano), por el cual se paralizan o suspenden las adopciones internacionales en algunos países; y eso ya permite tener cierta visión favorable hacia ellas.
     En la actualidad, hay numerosas trabas burocráticas que en la mayor parte de ocasiones limita, hasta agotar las posibilidades de quienes se ofrecen a adoptar un menor en el extranjero; y no puedo consentir que se hable de "conseguir a base de dinero (tratando de suponer que los procesos de adopción, son un mercadeo de menores) lo que la naturaleza o la ciencia, no han sido capaces de conseguir". Lo primero, es al menos, una falta de respeto a muchas personas que han pasado por situaciones muy duras en la vida (al igual que los menores en todo caso) y que han visto en este camino, el modo de ampliar la familia, beneficiando a todas las personas inmersas en él. Precisamente en esta película, se critica la forma de proceder (la misma que provocó el cese de adopciones en Ucrania), ya que en este caso, todos los intervinientes estaban corruptos dentro de un sistema que lo permitía sin control... Esta misma forma de proceder, generaba (y es totalmente comprensible) un sentimiento de tremendo malestar a quienes buscaban un hijo y sentían la "presión" de creer que lo "elegían": y esto, también lo refleja esta película...pero desde ese sentimiento natural (que afortunadamente no se da en adopción, en países donde actualmente está legalizada la adopción por parte de familias españolas), a afirmar que "se compran niños", existe un abismo difícilmente digerible para quienes conocemos la realidad y más aún para quienes se pudieran encontrar en esa tesitura de tener que elegir entre uno u otro. Afortunadamente, esa especie de "adopciones a la carta", han ido dando paso a través de los años, a una serie de controles y requisitos, incluso de formación y capacitación de las familias, que necesitan una idoneidad; y también para según qué estado de salud de los menores... En el pasado, este tipo de adopciones, donde el dinero era exigido "bajo cuerda", eran más habituales; incluso en países donde en la actualidad todo está regulado, como el caso de Rusia... independientemente de que las barreras burocráticas impuestas sean en ocasiones inconcebibles o inverosímiles; pero donde en la actualidad, no se impone ningún tipo de "cuota" o donación para conseguir la llegada de un menor a su hogar.
     Precisamente, es nuestro país, el que más restricciones impone en cuanto se produce un hecho o circunstancia que puede poner en duda la legalidad de las adopciones en cualquier país; de ahí, que no pueda ni me apetezca tolerar críticas vertidas desde el desconocimiento y el desinterés por parte de quienes las realizan...que en este caso se centra en quien firma como "A.B.", su crítica en la revista Metrópoli del diario El Mundo, en las que afirma que esta película: "cuenta el viaje de una pareja española a un país próximo a Rusia, decidida a conseguir con dinero lo que la naturaleza y la ciencia les niega...". (Comparto esta crítica en la imagen a continuación... En la que el titular de la crítica, ya expresa intenciones: "Tal vez comprar"?).

     Para concluir, y para que no haya malentendidos y nadie pueda tan siquiera interpretar o dar a entender que los procesos de adopción son algo parecido a una "compra"; decir que todos y cada uno de los gastos generados por tramitación de documentos y demás requisitos necesarios en una adopción (traducción, representantes, traslados, etc...), son desglosados y justificados para que nunca se pueda albergar dudas acerca de la legalidad de los procesos. 
     Y ahora, si nos lo permiten, a disfrutar de la película... Ya haremos las correspondientes valoraciones posteriores.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Que hay más hermoso que la sonrisa reflejada en el rostro de un niño?

     Esta es una afirmación, que todos habremos escuchado alguna vez; y si no, al menos nos parece haberla escuchado antes, en algún momento de nuestra vida...: "Qué hay más hermoso que la sonrisa de un niño?"...
     Sinceramente, siempre he pensado que era una afirmación correcta; y a pesar de ello, cada vez puedo sentirla más profundamente. Si puedes añadirle el cariz que adquiere cuando eres parte activa para que esa Sonrisa se produzca en alguno de ellos, te parece la sonrisa más hermosa y maravillosa del mundo... Y si consideras o compruebas, que esa sonrisa es casi permanente; posiblemente estemos hablando de un Niño Feliz. En el caso de la adopción, en muchos casos, ese es un camino largo y complicado, puesto que muchos de los pequeños, nunca han recibido o sentido esas emociones; o incluso, como en nuestro caso, pasado el tiempo, puedes observar que ya existen, a pesar de aún no poderlas controlar: y esto, también tiene su lógica... Sin duda, el primer objetivo de la adopción tras las barreras burocráticas, pasa por la adaptación de todos y por lograr que los pequeños se sientan seguros y queridos.

     Hace un par de semanas, tuvimos la primera tutoría en el cole con la profesora de Lera. Fue una entrevista distendida y muy gratificante. Pudimos comprobar que lo que nosotros creemos avances, en realidad lo son: y que también somos realistas y capaces de observar las dificultades que provocan en ella tantos cambios. En el aspecto de aprendizaje, todo va encauzado; pero lo más importante siempre será su bienestar...y por ende, esto provocará y sentará las bases en su forma de actuar. Comentamos la enorme Curiosidad e Interés que muestra por conocer y aprenderlo todo...e incluso lo atenta que está a cualquier detalle que rodea la situación en la que se desenvuelve en cada momento; lo cual, podría ser enormemente beneficioso para que ella misma adquiera un mayor conocimiento. Ahí, comprendimos y vimos recompensado el esfuerzo; sintiendo que estos primeros pasos a nuestro lado, van encauzados por el buen camino: nos mostraba confianza en sus palabras; y nos emocionaba al confesarnos la alegría que generaba en ella, ver llegar a Lera tan contenta cada mañana y despedirse de ella de igual modo por la tarde. Nos comentó que nuestra hija era la más feliz de todos sus alumnos; y que se atrevía a afirmar, que también de todo el colegio. E incluso comentó que su manera de exteriorizar su alegría, era capaz de animarla a ella en los días más complicados. Qué decir de la emoción que sentimos en esos momentos, tras recibir esas palabras de alguien que se encarga de "enseñar" a nuestra hija...y que de manera objetiva, ofrece su punto de vista. Ya en otras ocasiones, nos han mostrado desde el centro, el cambio experimentado y lo sociable y participativa que es; pero a pesar de ello, trataremos de mejorar con la experiencia, porque ni mucho menos somos perfectos, pero tampoco quedamos exentos de dudas y errores. Cada día debe servir para aprender de ella y con ella...y eso nos hace ser muy exigentes incluso con nosotros mismos: como tantas veces nos han dicho, "no es fácil ser padres"...pero en el camino hemos aprendido a luchar y afrontar cada paso con energía, ahora transformada en ilusión al tenerla a nuestro lado. Como comentaba escasas líneas antes, el primer objetivo tras concretar la adopción, debe ser la Felicidad de nuestra hija; y a partir de ahí, nos esforzaremos por ir cubriendo y haciendo frente a cada etapa: la Sonrisa y alegría permanentes, reflejan la Felicidad...y no existe nada que se le pueda comparar. 

     Ánimo a quienes continuáis la senda, porque siempre lo mejor está por llegar...

lunes, 9 de noviembre de 2015

Las barreras al Amor y la Necesidad...

     Estos días, ando meditando mucho sobre el futuro y la oportunidad que nos brinda tanto a Lera como a nosotros, el hecho de habernos convertido en familia. Sin duda, el proyecto más maravilloso que como matrimonio, podíamos haber soñado; pero a su vez, pudiendo cubrir las carencias y necesidades de nuestra hija...dicho sea de paso, lo más importante y por tanto, la máxima prioridad de la adopción. 
     Ayer, tuvimos la oportunidad de reunirnos con otras familias a quienes nos unió el comienzo de este tortuoso y enrevesado camino de la adopción: familias con quienes seguimos en contacto, y que en la mayor parte de casos, siguen esperando la oportunidad de abrir sus hogares y sus corazones a esos niños que a su vez, también siguen esperándolos. Es triste recordar a esos niños que pudimos observar y conocer en cualquiera de los viajes realizados a tierras rusas, que nos permiten imaginar a todos aquellos que viven sus propias realidades repartidos por todo el mundo: unos en centros con más medios que otros; pero todos con las mismas necesidades y carencias afectivas, que únicamente puede ofrecerles una familia. Todos ellos necesitan adquirir seguridad en sí mismos, pero también tener un referente en quien fijarse y depositar su confianza; alguien que les proporcione estabilidad. Esto, provoca un tremendo dolor y una inmensa tristeza, cuando sabes que existen y conoces de primera mano a muchas de esas familias que siguen (des-)esperando ese momento...y a algunas que por el camino, van perdiendo la Esperanza o la ilusión por llegar a ese encuentro. En ocasiones incluso, por la demora provocada por la burocracia, esta posible adopción, ahuyenta e impide que estas se produzcan...y en todo caso, siempre complican aún más los procesos, ya que el tiempo sigue pasando para los adultos, mientras los pequeños siguen creciendo en los centros e instituciones de turno. No es un caso concreto, en un determinado país; sino que cuando menos, nos hace pensar en que realmente, no existe ningún interés en el bienestar de los menores...y eso es realmente difícil de digerir. Todos hemos conocido o leído sobre historias de adopción inverosímiles, a veces frustradas o realizadas por las mafias que existen alrededor de los menores; y el escaso control que se realiza en muchos países para el correcto funcionamiento del sistema, permitiendo que, a través de la búsqueda de un futuro para los menores, personas sin escrúpulos se lucren ejerciendo de "protectores de la infancia".
     "Es más fácil ignorar a los huérfanos antes de conocer sus nombres. Es más fácil ignorarlos, antes de ver sus caras. Es más fácil fingir que no son reales, antes de sostenerlos en tus brazos. Pero una vez que lo haces, todo cambia"...
     No pensaré que existe un interés real en el mundo por el menor, mientras no consiga ver o escuchar, que se debatan conjuntamente a nivel general y buscando medidas concretas, los intereses y el modo de actuar para con los niños más necesitados: un ejemplo muy claro son las asociaciones mundiales, donde se presentan iniciativas o más bien "titulares", que nunca llegan a sentar las bases para procurar buscar realmente el bienestar y beneficio del menor. Llevo años escuchando que se van a mejorar los sistemas de protección de la infancia en multitud de países, pero va pasando el tiempo y no existen más que propuestas, aunque carentes de hechos. Mientras, los pequeños siguen necesitando mejoras que les permitan encontrar una familia, ya sea de su mismo país o de cualquier otro lugar donde exista alguien capaz de ofrecerla. Seguimos observando cómo existen países donde el control de los expedientes y su ligereza, dependen de las tan conocidas "donaciones", que no dejan de ser las "mordidas" o "comisiones" cada vez más extendidas en todos los ámbitos; y que al menos, parecen estar controladas por las autoridades de algunos países como el nuestro. Es al menos curioso leer noticias de tramas y mafias que existen alrededor del mundo en la trata de menores; pero no será nunca posible solucionarlo sin la ayuda e interés de las autoridades de esos países... 
     Lo peor de todo, quizás sea que existan tantos millones de niños repartidos por el mundo que necesiten el Amor y Cuidados de una familia y no se le busque solución; habiendo familias dispuestas a recorrer un largo camino, haciendo todo lo posible para ofrecérselos: y estoy totalmente convencido, de que con la presencia de los menores, estas familias serán bendecidas; pero los pequeños que consigan encontrarlas, serán también muy afortunados de poderlo hacer y sin duda, obtendrán el máximo bienestar.
     A las familias: mucho ánimo, no decaigáis...porque detrás de tanto amargor y tantos escollos, se encuentra una inimaginable y maravillosa recompensa en forma de nin@, que os permitirá vivir los sueños más hermosos. Siempre merecerá la pena el Esfuerzo, porque aprenderéis a amar de una forma que quizás nunca hicisteis...emulando en cierto modo aquel flechazo que un día sentimos muchos al conocer a quienes hoy nos acompañan en la vida, haciendo realidad nuestros sueños y deseos. 
     A los pequeños: seguid esperando con ilusión a esas familias, vuestros papás; que un día aparecerán, dándolo todo para conseguir vuestra Felicidad... Seguid disfrutando la inocencia e imaginando cómo serán; porque el día menos pensado, desaparecerá esa máscara que ahora os impide ponerlos rostro. Sean como sean vuestros papás, lo más importante será siempre el contenido de esos corazones que los llevarán a encontraros; y quién sabe a cuantos de vosotros, tendremos en el futuro la suerte de conoceros. Que así sea, y muy pronto podamos estar celebrando vuestra llegada, siendo el inicio de una nueva y maravillosa historia de amor en familia... Os esperamos, pequeños...

sábado, 7 de noviembre de 2015

El cojín de Lera...y otros regalos que aún no espera o imagina.

     Hace unos días, Lera recibía un regalo más, pero también muy especial: un cojín con los colores de la bandera rusa, que aunque simple, colmó de ilusión a nuestra hija (y a nosotros por compartirlo con ella). También es cierto que vino precedido de otro con los colores de la enseña nacional, que alegró a quien ya es capaz de distinguir, y también abarcar y amar varias realidades...



     También estos días, anda preparándose Ded Moroz, quien hace un par de años pasó a ser para nosotros una pieza importante de las navidades, para repartir esos regalos con que comenzará el Año Nuevo... Será ya siempre, quien allane el camino a los Reyes Magos y los haga escudriñar la imaginación para superarse todos los años, aunque no en cantidad, sino en importancia. La Nochevieja, nos traerá los regalos y tradiciones llegados del Lejano Oriente, de los orígenes de Lera...y nuestros Reyes Magos, se encargarán de las tradiciones arraigadas en nuestras costumbres y necesidades habituales y cotidianas. Creo que es una genial idea para hacer más fácil los preparativos navideños...y también, más amplias las opciones, pudiendo abarcar y acaparar sentimientos y deseos. 
     Entre los últimos presentes, están algunos más o menos ruidosos, que harán especiales las navidades, recordando las tradiciones existentes en nuestra sociedad: la pandereta...y un tambor que ya hace las delicias de nuestra peque. 

     Algunos regalos, vienen incluso en nuestro idioma; aunque en camino hay otros en su lengua de origen que de ningún modo queremos que pierda: incluso alguno de ellos, le servirá de forma educativa e incentivará el conocimiento y ampliación de vocabulario en ambos idiomas... Creemos tener más ganas incluso de las que de saberlo, ella tendría por la llegada de estos detalles y regalos!! Jijiji... Su rostro y reacción, sin duda, no tendrán desperdicio.

jueves, 5 de noviembre de 2015

La realidad de los procesos...y nueva película a punto de estrenarse: "La Adopción".

     En escasas ocasiones, el proceso de adopción se disfruta sin interminables trabas ...ya que en la mayoría de casos, no se está exento de ellas. Al avanzar en el proceso, va uno conociendo distintas realidades y diferentes obstáculos, en ocasiones inverosímiles y no carentes de tristeza, dolor o injusticia: pero eso no es motivo para que, una vez concluido (en el caso de ser capaces de finalizarlo, que no es fácil muchas veces...), pasemos únicamente a ofrecer y recordar el camino de la forma más gratificante o reconfortante; y eso pasa sin duda, por el Optimismo que en muchas ocasiones nos acompaña y nos permite seguir adelante en los momentos difíciles que pueden presentarse. Ese es nuestro caso y el de muchos amigos que han conseguido el final feliz junto a sus pequeños; y es también, el incentivo que muchos otros necesitan para no venirse nunca abajo. El ejemplo muchas veces sirve de acicate para conseguir fuerzas de donde parecen no existir; pero en algún instante, todos hemos encontrado ese apoyo o ánimo que nos ha empujado adelante...
     En relación a los obstáculos y dificultades encontradas durante el proceso de adopción, está de actualidad una película sobre el tema que nos atañe; que está siendo presentada en diversos certámenes y festivales de cine alrededor de todo el mundo, y cuyo argumento es la andadura de una familia inmersa en un proceso real de adopción en Ucrania. La película se titula "La adopción" y su directora, Daniela Fejerman... Esta película, será próximamente estrenada en España; y esperaremos el momento de visionarla para poder emitir una valoración, aunque es cierto que promete, ya que es un acercamiento a la realidad, que nos servirá para recordar o establecer similitudes y conocer otros casos distintos (a los múltiples ya conocidos), de lo que han sido también estos últimos años las adopciones internacionales (con ciertas similitudes entre los países de la antigua URSS) para las familias que nos ofrecimos en su día; y lo que sigue siendo aún un camino por finalizar para muchas otras que continúan inmersas. Dejo el enlace a la web de dicha película, donde puede visualizarse el vídeo promocional, que fue compartido en este mismo blog por la propia productora de la película, Tornasol Films. 

     Recuerdo (y lo recordarán quienes comenzaron leyendo el blog en sus inicios...)que, con total ilusión y entusiasmo, al iniciar nuestro proceso de adopción, me puse en contacto con varios directores de cine, para saber si estaban interesados en hacer una película en torno a la adopción en Rusia (o sobre la internacional en general), pudiéndoles poner en antecedentes de todo lo que fuéramos conociendo y encontrando a lo largo del camino. Qué ingenuo era por aquel entonces (y aún lo sigo siendo en muchas ocasiones...), cuando todo parecía un camino del que disfrutar...y todo lo que encontramos después; eso sí, uniendo situaciones y momentos realmente tristes, pero también, los instantes más maravillosos que jamás podríamos haber imaginado, conociendo la realidad en profundidad, tanto de las familias que se ofrecen, como de los pequeños que aguardan a estas, sus familias. Es realmente difícil imaginar un proceso de adopción por dentro, hasta que te sumerges en él y experimentas sensaciones vitales y sentimientos que de ningún otro modo podrías alcanzar a conocer... Por ello, un buen título para una película sobre adopción, podría ser "Nunca pude imaginar..." . Quizás no fuera muy original, pero da para expresar innumerables realidades, necesidades y vicisitudes que rodean las historias de acercamiento y encuentro de las familias; esas increíbles historias de Amor incondicional que rodean cada uno de los procesos de adopción...
     Quizás parecía un poco pretencioso en aquel momento ponerse en contacto con estos maestros del cine; pero únicamente me movía el amor hacia una realidad que empezaba a dirigir nuestras vidas...y es que, hemos llegado a adorar esta vía para formar familia; con sus defectos y ventajas, con sus avances y obstáculos, ya que en definitiva, todo debe estar dirigido y encaminado al bienestar de los pequeños (aunque en ocasiones, puedan existir dudas de que así sea...). Es intensa la relación que se establece entre familias que no tienen nada que ver unas con otras; hasta que se establece también entre ellas, el vínculo por el amor que están dispuestas a ofrecer a quien quiera que esté destinado a cruzarse en su camino y acompañarles en la senda de la vida, juntos para siempre. Se establecen unos lazos muy estrechos entre personas muy distintas, compartiendo quizás un único objetivo; pero dicho sea de paso, el más importante en la vida. También se trata del paso más meditado y con mayor Motivación;  y conociendo la realidad, el que con más seguridad y determinación debe abordarse... Si a día de hoy, hubiera que relatar y compartir tantas y tantas historias que hemos ido conociendo, parecería imposible establecer un patrón o un método de actuación, porque ningún caso es igual; y aunque parezca que llega un momento en que nada pueda sorprender, éste acaba llegando de algún modo...pero debido a esa fortaleza e incentivo que proporciona conocer el final y la recompensa de formar familia en torno a los pequeños, en la mayoría de los casos, llegan esas energías y ánimos que tantas veces se necesitan... La inmensa mayoría de los casos, se concretan con ese final feliz que para todos deseamos siempre; aunque también es algo habitual, que para llegar a él, haya que encauzar por otra vía el proceso iniciado.
     De todos aquellos directores con que contacté, hubo uno, Carlos Iglesias (actor y director), que respondió a mi ofrecimiento mostrando interés por el tema... Realmente, tenía devoción por este personaje, puesto que fue capaz de plasmar situaciones sociales vividas por familias españolas en el pasado, como lo fue la emigración a tierras suizas en los años 60's  en su filme "1 Franco, 14 pesetas"...o la vida de esas familias que huyeron en el pasado precisamente a Rusia, que plasmaba en su entrañable película "Ispansi". Aquello fue ya un enorme triunfo personal, puesto que a pesar de no conseguirlo (era casi un milagro...), deseaba poner en boca de todos algo que creía (y creo) debía verse de forma tan natural como afortunadamente nos estamos acostumbrando poco a poco a ver en la sociedad: ese tabú que existía hace muchos años en España, ha ido desapareciendo; y esa imagen oscura de la adopción, únicamente corresponde a la burocracia que los rodea y hace tan complicados; ya que la necesidad y el ejemplo de pequeños y familias, está muy por encima de las opiniones carentes de fundamento (a pesar de que se siguen escuchando, aunque minoritariamente y por falta de conocimiento). 
     Nunca pude imaginar, que una vez finalizado el trayecto; y observando la dureza y obstáculos que lo rodean...estuviéramos tan deseosos de volver a emprender el mismo camino: y aunque también, a día de hoy, parezca una utopía... 
     Nunca dejes de soñar!!!