miércoles, 1 de noviembre de 2017

La Búsqueda de Orígenes fue...un completo éxito.

     No podría nadie imaginar, la tremenda alegría que sentimos cuando hoy, tras un duro día de trabajo, revisaba el correo electrónico, justo en el momento en que entraban Paula y Lera por la puerta... No he podido contener las lágrimas por la ilusión...y aún ahora empañan mi vista mientras escribo. Nuestro proceso de adopción, como tantos otros, fue como quizás sepáis, muy duro...y aún así, siempre confiamos en que al final del camino, nos estaría esperando el tesoro más maravilloso del mundo: y así fue...en forma de nuestra queridísima hija Lera. Parte de aquella tensión, dolor y tristeza que acompañaron ese proceso, quedó dentro de nosotros, sin posibilidad de exteriorizarlo e incluso en muchas ocasiones, por faltar con quien: la vida fue y es aún demasiado rápida desde que conocimos a nuestra hija...y no nos ha permitido aún detenernos a meditar y a comprobar la magnitud de nuestra unión; pero en momentos como este, ves pasar por la cabeza y velozmente cada instante vivido e incluso recordando temores, logros y detalles que parecían olvidados. Siempre dije que hay que sembrar y tratar al mismo tiempo de ser de ayuda para los demás, para obtener la mejor cosecha e incluso sentirse satisfecho haciendo todo lo que está a tu alcance en cada aspecto de la vida...pero la recompensa en este caso, es sin duda, comparable a todo el esfuerzo realizado hasta unirnos en familia. Lejos de hablar o pensar mal acerca de quién dio la vida a Lera (a quien por cierto, no podríamos nunca juzgar sin conocer cada detalle de su vida); siempre deseamos lo mejor para ella, tratando de agradecerle el haberla permitido ver La Luz...haciéndole llegar nuestro sentir y todo nuestro cariño, pudiéndole transmitir a Lera ese respeto y cariño hacia alguien tan importante en su vida y en nuestra propia historia familiar, como fue la mujer que la llevó en su vientre: para que Lera siempre pueda hablar de ella como aquella buena mujer que la trajo al mundo, sabiendo que no podría hacerse cargo de ella...y que la ofreció a las autoridades para que encontrasen una familia (la mejor como ella misma dice) que pudiera darle un futuro lleno de oportunidades y todo aquello que más necesitaba...como el Amor y los Cuidados de unos padres. Hoy sin duda, nos acordamos y abrazamos en nuestra imaginación a aquella mujer a la que hoy, hemos podido poner rostro y que en su momento, Lera podrá también observar, al tiempo que comprender el significado de aquel gesto que la honra...y que estamos seguro que agradecerá ahora más que nunca tras tener noticias de aquella pequeña a quien "ella misma" llamó Lera. Seguíamos esperando una ampliación de la información; así como las respuestas a tantas preguntas que le hacíamos en nuestra carta: pero indudablemente, hoy podemos también sentir el alivio y la satisfacción de haber alegrado y esperamos llenado de felicidad a esa mujer con tanta necesidad y a quien tanto le debemos, sin ella poder calcular cuánto. Estamos convencidos de que esa carta tan íntima y sentimental, calaría muy profundamente en su corazón (que era nuestro objetivo), al tiempo que la acompañará toda su vida sabiendo de primera mano y observando en primera persona, cómo aquella pequeña crece feliz, sabiendo que ella existe y conservando en su corazón y en su mente, sus orígenes y el amor (inculcado desde el primer día por sus papás, nosotros) hacia todas y cada una de las personas y lugares que marcaron su vida hasta aquel día en que pudimos emprender juntos, el largo camino a su hogar...unidos para siempre en familia. 

     Cuando iniciamos la búsqueda de orígenes de Lera, confiábamos y mostrábamos nuestro aspecto y visión más positivos acerca de los resultados que podríamos obtener; tratando de imaginar su historia aún desconocida y todo lo que rodeó su nacimiento...pero hoy, pendientes aún de dichas respuestas, podemos mostrar nuestra felicidad por los resultados obtenidos y por saber que aún estamos a tiempo de hacer algo más por nuestra hija...y también por esa mujer de aspecto humilde y necesitada como es su madre biológica. Comienza una nueva etapa que no sabemos qué nos deparará; pero que nos abre la puerta a infinidad de opciones en el futuro... 

     Recibimos por tanto hoy, en un día tan especial y simbólico como es el día de Todos Los Santos, una noticia e información que hace honor y nos permite tener aún más presente a aquel abuelito que con tanto amor la aguardaba y que hoy a buen seguro y de algún modo, tendrá conocimiento en su descanso (en el cielo, como todos soñamos); así como el recuerdo de alguien tan importante y que también reposa en el Camposanto de Vladivostok, como lo es nuestro querido y siempre recordado amigo y representante Iván: ni más ni menos que quien nos permitió conocer a Lera hasta unirnos en familia; incluso llevándonos a visitarla a pesar de su grave enfermedad (recordar que falleció tristemente mes y medio después de llegar Lera a casa...D.E.P.).
     Aún sabiendo lo que podríamos encontrar al realizar la búsqueda; sentimos al mismo tiempo, una profunda tristeza por la historia de esta mujer, aún sin conocer los motivos (que los sabremos cuando leamos las respuestas) que la llevaron a dejar a cargo de las autoridades a esa niña que llevó en su vientre (como dije, trato de evitar la palabra que tan dura me resulta: "abandonar"). Su gesto, nos permitió cumplir el deseo de ser padres al tiempo que le daba a Lera la oportunidad de vivir; sin conocer la magnitud de su acto...y hoy nos muestra también la imagen de alguien que necesita ayuda y nos permite la posibilidad (ojalá) de ofrecérsela. Qué pensará ahora de su gesto? Cuánto pensará ahora en Lera y en su familia? Qué sentimientos le invadirán la mente? En algún momento habría recordado a esa pequeña? Le reconfortarán las noticias acerca de ella y el pensar en aquel gesto? Se sentirá feliz de saber que Lera sí lo es? Qué sentirá acerca de nuestro interés y nuestro agradecimiento hacia ella? Qué sentirá sabiendo que esa opinión positiva es la que trasladamos a Lera? 

DE MADRUGADA, tras haber escrito este texto; y tratando aún de asimilar las noticias, llegó el resto del informe...
     
     Pues también hoy, tenemos la respuesta a todas estas preguntas (y a muchas más: aquellas que le hicimos y que aceptó a responder...y que leeremos cuando tengamos el valor y encontremos el momento de tranquilidad necesario)...y no podían ser más favorables, pudiendo observar su emoción y agradecimiento por ofrecerle información acerca de Lera y por mostrarle unas imágenes suyas donde puede observar cómo crece feliz y protegida por sus papás... 
En la vida, siempre tratamos (al menos nosotros) de añadir de forma positiva tanto personas como circunstancias o acontecimientos que surgen a lo largo de ella: nos rodeamos de quienes creemos requieren o merecen apoyo, cariño o simpatía...trasladamos nuestros sentimientos y los compartimos con todos aquellos que se acercan a nuestra vida con buenas intenciones o incluso interés...y de todo y todos se aprende, aceptando los aspectos y enseñanzas más importantes.

     Simplemente con lo que ya hemos recibido, compensaría y mucho, el desembolso económico realizado para emprender la búsqueda de orígenes...y los resultados, son mucho más importantes de lo que podíamos haber imaginado: un éxito rotundo (porque era lo que buscábamos) Confianza? Siempre la tuvimos, pero las dudas acerca del interés que podría suscitar, nos hacían confiar en el texto, sentimiento y sentido de esa carta de presentación enviada con todo nuestro cariño y buenas intenciones a una madre biológica de quién desconocíamos absolutamente todo.
     Esas imágenes, vídeos y respuestas, que hoy recibíamos, nos acompañarán durante toda la vida: y a Lera le harán la vida más fácil, conociendo datos y detalles que le puedan permitir salir reforzada de una situación de adversidad que le vino nada más llegar al mundo (y quizás antes). Pero a su vez, nos permitirán tener a esta mujer presente en los momentos más importantes de nuestra vida familiar; como de hecho, siempre hicimos hasta ahora. Cada fecha marcada en nuestro calendario, lo era de agradecimiento hacia ella: y desde hoy, podremos poner rostro a su Generosidad y Bondad al traerla a la vida. Observarla mientras mira las fotos de Lera vestida con trajes y disfraces típicos rusos (a pesar de la distancia y las diferencias sociales y culturales), no tienen desperdicio...y esperamos y deseamos le generen la paz y tranquilidad que parece mostrar en dichas imágenes.

     El informe pues, no podía ser más positivo: un completo éxito... Y por eso mismo, teníamos la obligación de contarlo y compartirlo, para que muchos otros, pequeños y sus familias, puedan animarse o incluso tener Esperanza de conocer o saber más acerca del origen y la historia de sus hijos adoptados. También nos acordamos enormemente de quienes no obtienen esos resultados en la búsqueda...porque no siempre es así: pero ellos también saben, y no nos cansaremos de repetirlo, que nunca hay que rendirse, porque la Perseverancia, lleva al éxito...y si no es así, al menos quedará siempre la certeza y la seguridad de que se hizo todo lo posible por conseguirlo: y eso, también es muy importante para nuestros hijos...su confianza y seguridad, al tiempo que puedan sentirse orgullosos de los valores y el ejemplo de sus papás... 

никогда не сдавайся... (Nunca te rindas).

sábado, 21 de octubre de 2017

LA BUSQUEDA DE ORÍGENES...

     Hoy, quiero y debo tratar una gran aventura relacionada con la adopción de Lera...y de cualquier otro menor adoptado, sea cual fuera el lugar de nacimiento de estos: los orígenes. Y para tratar de conocerlos e ir uniendo cada cabo, partiendo de la información ya conocida acerca de estos; lo más apropiado (en caso de decidirse por conocerlos) es emprender el camino e iniciar la búsqueda. Se trata de un viaje al corazón de nuestros hijos y al nuestro propio...al lugar del cual tenemos conocimiento que se gestó su llegada al mundo y se produjo...y a la búsqueda de aquellos "detalles" y aquellos "por qués", que dieron con su abandono y llegada a una casa cuna u orfanato. En nuestro caso, todos sabréis que se trata de la región de Vladivostok...y nuestra intención, era recabar toda aquella información que ahora sea posible; puesto que en el futuro, quizás esta sea imposible o al menos, más difícil conseguir. Estábamos por tanto, iniciando un nuevo camino, con tantos sentimientos que nos invadían, pero sin ningún temor: bueno, quizás el único era que no quisiera nadie colaborar o ni tan siquiera escuchar al portador de tanta información, ilusión y tal vez, necesidad de conocer datos...detalles. Se trataba de hacerle llegar una carta nuestra, dirigida a aquella mujer que llevó en el vientre a nuestra hija: su madre biológica...a quien lejos de reprochar nada (y agradeciéndole haber llevado a término aquel embarazo tan complicado), tratábamos de poner en antecedentes e informar acerca del bien que hizo con aquel gesto: y de lo feliz que es aquella niña que un día dejo a merced de las autoridades...y del presente y el futuro que la esperan: para que pueda sentirse orgullosa de traerla al mundo; y sepa que siempre la tendremos en nuestras plegarias...sabiendo que aquella niña, Lera, piensa en ella como una buena mujer que le dió la vida y no fué capaz de cuidar de ella.


     Este viaje, se iniciaba casualmente el pasado 30 de septiembre, fecha del Cumpleaños de Paula: comenzaba una nueva Odisea en nuestra historia, para tratar de conocer y comprender el por qué de su historia y todos aquellos detalles que puedan hacerle (hacernos) comprender cómo fue su recorrido hasta conocerla y unirnos en familia; y el por qué de tantas dudas y preguntas sin resolver. En este viaje, nos acompañaban los sueños de otras familias con el mismo interés y en busca del mismo objetivo y deseo para con sus hijos: Esperanza, ilusión...temor? Sin duda, un entresijo de sentimientos y sensaciones, así como de sueños y deseos rotos en algún momento de la historia de nuestros hijos...

     Simplemente con encontrar a esa madre biológica y conseguir que leyese esa carta, nos daríamos por satisfechos y tendríamos mucho en lo que pensar; pero mucha satisfacción por haber hecho lo que creíamos era nuestro deber y nuestra obligación e interés por obtener algún resultado positivo de ello...pero también, esa carta iba acompañada de una serie de preguntas de suma importancia acerca del pasado de su familia y por supuesto, todo lo relacionado con Lera. Entre ellas, algunas cuestiones relacionadas con la salud y factores genéticos que bien podrían solucionar y prevenir muchas dudas en torno a la salud y a determinados hechos sobre los que existe tanta incertidumbre...


     Habrá muchos que no lo entiendan... habrá muchos que no lo vean necesario; pero cualquier dato, cualquier detalle podría ser y será muy importante para el futuro de nuestra hija...y nos reconforta saber que no hay nada más a nuestro alcance para poder hilar más fino y conocer cada aspecto del pasado y el origen de nuestra pequeña.

     Muchos no comprenderán qué nos motiva a conocer su pasado; pero sólo hay que pararse a pensar en la incomprensión acerca de por qué decidimos sufrir tanto al embarcarnos en un proceso que sabemos muy complicado e incierto...o aún más, al conocer tan de cerca la más absoluta desolación causada por la pérdida de un "hijo", como siempre sentiremos y recordaremos al pequeño Denis... Pues bien: como dije en multitud de ocasiones, era el hecho de buscar y hacer realidad el mayor de nuestros sueños y deseos...el de ser padres: y por perseverancia y el amor que nos movió tras conocer una casa cuna y todos aquellos pequeños que la habitaban, tuvimos la fuerza necesaria para continuar y hacer aquel sueño realidad, encarnado en nuestra querida Lera. En aquel momento, nos negamos a renunciar a lo más hermoso que la vida puede darte: los hijos... No nos conformamos con sumirnos en la tristeza y la desesperación; y la sonrisa (en ocasiones congelada), seguía siendo nuestra muestra de identidad ante la adversidad...sabiendo que quizás todo lo maravilloso que hay en la vida o nuestro alrededor, no lo alcanzaríamos, pero que intentándolo, algo positivo estaría por llegar. Y así fue... 

     Por tanto, no deja de ser una necesidad (para Lera, pero también para nosotros) más de conocer todo lo posible...y una nueva aventura o historia, que puede estar comenzando de nuevo; y que podría modificar (siempre de forma positiva) sustancialmente la forma de afrontar el futuro y el pasado, cuando a nuestra pequeña se le presenten las más que normales y naturales dudas sobre su propia identidad... 

     Sólo podemos pedir, que nuestro gesto, nos acerque aún más a conocer la realidad de una historia tan increíble como lo es la de cualquier pequeño que de un modo u otro, queda en desamparo (se me rompe el corazón cada vez que debo escribir "abandonado") a edad temprana. Cruzamos los dedos...aunque ya sabemos que la suerte está echada. 


domingo, 24 de septiembre de 2017

El Ratoncito Pérez... y el "accidente" de Lera.

     Esta, fue sin duda una semana extraña y complicada: comenzaba con la misma alegría e ilusión con que tratamos de vivir cada instante y cada día de nuestra vida...aunque poco duró la tranquilidad y sobre todo, la alegría que presumíamos o al menos, deseábamos. Al mediodía del lunes, tras haber dejado en el cole a Lera a primera hora, con la misma sonrisa de siempre en nuestros rostros, recibía una llamada que encendía las alarmas y me inquietaba sobremanera: era la tutora de Lera...y debo reconocer, que el corazón se me revolucionó, imaginando algún accidente grave de nuestra hija. Es extraño que nos llamen por algún problema surgido, puesto que Lera, no se queja incluso estando enferma...y tampoco exterioriza su malestar. Por tanto, algo muy evidente debía ser para recibir esa llamada: sinceramente, no quería imaginar y trataba de saber cuanto antes, cómo se encontraba ella. Las noticias, escuetas pero inquietantes, por muchos detalles difíciles de entender quizás para unos padres "normales". El continuo estado de emergencia en que nos encontramos con nuestros hijos adoptados, nos provoca pensar en cómo solucionar los problemas antes incluso de que estos se produzcan...y es algo que en ocasiones, generan mucho malestar incomprendido por otros. 


     El hecho es que Lera, tenía un "paleto" (diente frontal) partido y podía tener afectado algo más en su boca, debido (supuestamente) a una caída en el patio... Como es normal, nos extrañaba que cayera de manera casual y no hiciera por cubrirse en su caída; puesto que como tantas veces comentamos, son auténticos "supervivientes" y saben cómo defenderse y protegerse en situaciones adversas. En efecto, había caído al suelo, pero como ella misma decía, debido a los golpes y empujones de unos compañeros de clase: qué hay de cierto en ello? Pues exactamente no lo sabemos, pero nos da mucho que pensar; más aún cuando ella está acostumbrada (desgraciadamente) a buscarse la vida desde recién nacida, siendo capaz de defenderse de una agresión... Ese momento, de sentirla desconfiada de sus "amigos" de juegos, nos hizo sentir realmente mal, como padres, pero también como aquellas personas que conocieron la situación y el lugar en que se desarrollaba su vida (y la de muchos otros pequeños con los que aún soñamos cada día), que tuvimos ocasión de ver cómo la inocencia y las limitaciones, les hacían jugar sin maldad y sin preocupaciones, a pesar del futuro que les esperaba y el presente tan carente de emociones y estímulos que disfrutaban. No podíamos imaginar que allí fuera alguien capaz de agredir sin motivo o como simple juego: y aquí, en ese futuro deseado y tan plagado de oportunidades, ocurría lo inimaginable...que fuera lastimada y pudiera sentirse rechazada, tras tanto esfuerzo por su parte (y por ende, también nuestro) y tantas lágrimas de desesperación tratando de conducir cada uno de sus pasos; para que pueda darlos siempre en la dirección correcta. Con la misma Sinceridad de siempre: Imaginarla sintiendo rechazo, me enervaba y nos hacía sentir rabia; aunque ya desde el primer momento la prioridad era intentar que Lera se sintiese tan integrada y querida como lo ha sido desde su llegada. Estos días, necesitábamos a lo que denominamos "su club de fans"...esos que siempre la aceptaron, con su nervio e increíble interés por descubrir el mundo que se abría ante sus ojos y que tanto le maravilla cada día. Sintió el apoyo de sus papás y el cariño de todos aquellos con quienes se cruza, porque incluso en esos momentos, trataba de ser protagonista ocasional, aprovechando la adversidad: buen ejemplo de resiliencia; aunque innecesario o al menos triste de observar en alguien de tan corta edad...cuánto deberían aprender muchos de alguien tan inocente y dulce. 

     Un detalle que nos dio qué pensar, fue el hecho de mencionar no querer ir al colegio al día siguiente: aunque fue un instante de recuerdo o quizás de pánico nunca observado, que pareció quedar en eso...tras comprobar el cariño de todos al llegar a clase; y tener en alerta a todos quienes tratan de enseñarles y cuidarles durante su estancia en el colegio. 

     La visita (y las que quedan) al dentista, fue una muestra más de la entereza de Lera ante la adversidad; pero además del diente roto, pudiera tener afectada la raíz del diente que debería salir tras ese...y eso, es lo que aún hay que comprobar.


     Al día siguiente, el diente se desprendió mientras comía su manzana de postre en el colegio...y tras eso, se le comenzó a iluminar la cara pensando que al fin, conocería al famoso Ratoncito Pérez: bueno, eso creía; porque no sabía que no se le puede ver, ya que si no, no deja su regalo bajo la almohada. No fue el mejor modo de que llegase el Sr. Pérez, pero al menos le sirvió para olvidar el suceso y seguir sonriendo a la vida con la misma ilusión y gracia de siempre, aunque con algún diente menos en esa preciosa sonrisa...  Y ante todo, a esperar que fuera un incidente aislado y no se repita; aunque estaremos y tendremos a todos (incluso a sus amiguitos) alerta.

Una curiosa anécdota en el trabajo...

    Hoy, tengo un terrible sentimiento, mezcla entre alegría y nostalgia: hoy, nos visitaron unos clientes rusos en el restaurante, y al preguntarles de que región procedían, me indicaron San Petersburgo... pero, casualmente la madre de ella, natural de la lejana Vladivostok. Por supuesto, no pude por menos que mostrarles el antebrazo que desde hace unos meses luce tal nombre en cirílico...lo que provocó tremenda emoción en ellos: no pude resistir la tentación, contándoles el motivo de mi curiosidad y por supuesto, el de portar con tanto orgullo y determinación, el nombre del lugar que vio nacer, tan lejos de su familia, a nuestra hija Lera. 


     Les sorprendió gratamente, pero con la misma seguridad, despertó en mí la nostalgia hacia un lugar que es y siempre será para nuestra familia, el origen no sólo de Lera, sino el de donde se hicieron realidad nuestros sueños y dio inicio nuestra vida juntos...unidos en familia para siempre. 

     Мы Тебя Любим, Владивосток!!! 


     Pero además de esta, hay otras anécdotas curiosas...y una de ellas, también vivida en el trabajo, la contaré en próximos días. 💝💐

lunes, 11 de septiembre de 2017

Un día muy especial en nuestra vida familiar: 25 años juntos.

     Tal día como hoy, hace 25 años...comenzaba la relación de pareja entre Paula y yo: y como todos sabéis, no podríamos ser más dichosos desde que Lera llegó a nuestra vida. Muchas cosas han cambiado en estos años; y cambian cada día junto a nuestra hija... 

     Como tantas veces comenté, tanto Amor, dio el mayor y mejor de sus frutos, que no es otro que Lera: no fue de forma biológica, pero los inconvenientes y los distintos obstáculos, no pudieron dirigir nuestras vidas en mejor camino, que el que nos permitió unirnos en familia. Algo quizás impensable, se hizo realidad cuando Lera entró en nuestras vidas: cómo días antes y sin tener constancia de la recíproca existencia, vivíamos a tal distancia que se antojaba imposible (para los ajenos a lo que significa un proceso de adopción) poder sentir que lo más importante de nuestras vidas, nos llevaría tan lejos. Muchas lágrimas y mucho esfuerzo, no impidieron que nuestra unión se hiciera realidad...para que como todo lo que tanto cuesta, podamos apreciarlo aún más si cabe.
     25 años compartiéndolo todo: las alegrías, pero también las tristezas...siempre juntos.

     Vivimos quizás, la época más feliz, tratando de planificar el presente de la familia...y por supuesto, el futuro de Lera: conociendo maravillosa gente nueva y tratando de disfrutar esta segunda juventud y seguir nuestra relación con quienes siempre estuvieron dispuestos a compartir nuestras vidas.
     Quedan muchos objetivos por cumplir y por ofrecer a Lera; pero el principal sigue siendo su felicidad...y que conozca a quienes aún no tuvo ocasión, debido a la distancia y la escasez de tiempo para ello.

     La pasada semana, ya comenzó el nuevo curso para Lera, quién ya deseaba volver a compartir juegos y tareas con sus amiguitos; aunque se los ve todavía un tanto alocados y excitados tras tanto tiempo faltos de rutina y "obligaciones". Comenzaba una nueva temporada escolar, que promete ser muy entretenida, aunque como siempre, un poco agobiante...jejeje. 
     Brindamos por los próximos 25...


domingo, 10 de septiembre de 2017

Un maravilloso día...a pesar de la inevitable tristeza por la ausencia.

      En un día como hoy, que se acumulan los sentimientos y los recuerdos, es difícil expresar lo que uno siente y lo que pasa por su cabeza... 
     Se trata de un día feliz, por recordar (como siempre haremos) el cumpleaños del abuelito de Lera...de mi papá. Hoy, cumpliría 72 años, pero su ausencia, a pesar de los tan gratos y maravillosos recuerdos, nos sigue quitando el aire: cuantos sueños incumplidos con esos nietos a quienes tanto deseaba...cuantos planes previstos y cuantos lugares que siguen aguardando a quienes nunca podrán visitarlos juntos. De hecho, observamos y visitamos ya muchos de aquellos lugares que nos evocan maravillosos deseos, que a pesar de no poderse ver cumplidos, nos trasladan y nos permiten sentir cerca a ese abuelito que tan intensamente vivió la espera en nuestro proceso de adopción... 
     De hecho, el día de hoy tiene mucho significado, puesto que rememora hechos muy dispares y tremendamente emotivos: recuerdo aquel último Cumpleaños de mi padre, que no pudimos celebrar juntos, por estar pendientes durante toda la jornada de la visita a casa de la Televisión... Eran unos días convulsos y muy tensos en que tratábamos de luchar por nuestros pequeños; algunos de los cuales acabarían llegando a casa...y otros, no. Pero de igual modo, tratábamos de intentar que se solucionase el conflicto de las adopciones, para que además de aquellos pequeños, en el futuro pudieran seguir llegando a sus hogares, muchos otros pequeños desde las lejanas tierras rusas. Aquel día, no pudimos celebrar su 68 cumpleaños juntos, pero se enorgullecía de vernos luchar con tanta fuerza y decisión por lo que más ansiábamos y deseábamos en la vida...por un hijo, que a su vez sería su nieto. Tiempo después, la fuerza que le habíamos dado a través de Denis, se la quitamos al tener que contarle con toda sinceridad, que nunca conocería a aquel pequeño y que quizás nos dejara sin conocer a su nieto o nieta; pero sabiendo con certeza que seguiríamos adelante hasta conseguirlo... 
     Todos aquellos recuerdos, son duros y difíciles de asimilar aún pasando el tiempo; pero también aquel 10 de septiembre de 2013, conocimos en persona a una serie de familias a quienes nos unía algo tan importante como el objetivo de ser padres, a través de los procesos de adopción en Rusia: los Cucurrucus (por aquel entonces nos quedaron aún dos de esas maravillosas familias por conocer, puesto que la distancia lo hacía complicado). Ese día se gestó, una gran relación de amistad, que nos hizo fuertes y generosos en el Esfuerzo; y que nos permitió a todos sentir el apoyo y la comprensión que tanto necesitábamos en aquellos momentos de tristeza e incertidumbre. Hoy, 4 años después, esas 7 familias tenemos ya a nuestros hijos en casa...casi todos llegados de Rusia, aunque otros no: esta unión, permitió que ninguno perdiéramos la esperanza de tenerlos un día reunidos; y unos antes y otros después, nos acompañan hoy siendo nuestra mayor alegría y motivación...
     Es por tanto que hoy, en este día tan especial, damos gracias y brindamos por aquellos a quienes tanto queremos...estén entre nosotros o nos acompañen desde el cielo y en nuestros sueños... 
     Gracias por todo aquello que nos ofreciste y compartimos... por ese simple ejemplo, siendo tan humilde y trabajador, que me permitió aprender que en la vida, hay cosas mucho más importantes que el dinero, como lo son el Amor y las personas. Recuerdo que teníamos que buscar el tiempo y aprovecharlo al máximo, aunque fuera en la cabina de un camión, camino a cualquier lugar de España; pero eso nunca impidió que creciera feliz y rodeado de un cariño que aprendí a ofrecer sin límite a los demás...y que también ahora, tratamos de inculcar a tu nieta Lera.
     Te queremos, papá...por todo aquello que nos diste y aún hoy nos sigues ofreciendo... Feliz Cumpleaños, Bigotes!!! 


sábado, 29 de julio de 2017

С Днём Рождения, Лера!!! (Feliz Cumpleaños, Lera!!!).

     Un nuevo y maravilloso día para celebrar en familia... Un día muy especial desde que tuvimos conocimiento de su existencia: desde que nos notificaron una asignación muy deseada y esperada. Han pasado ya algo más de tres años desde aquel día; pero parece que fue ayer...todo tan reciente y nítido en nuestro recuerdo...pero también en el suyo. Es ya el tercer año en que podemos celebrar...el Cumpleaños de Lera!!! 

     Este día siempre es una mala fecha para reunir amigos y familiares, pero nunca faltará su celebración especial...porque así lo será: o como casi siempre, festejado en dos ocasiones. 
     Debido a la época estival y coincidiendo con la salida de vacaciones de la mayoría de españoles (fin de semana de final de julio y comienzo del mes de agosto), sabíamos que podría tratarse, de celebrarlo el mismo día de su cumpleaños, de un día deslucido y poco especial para Lera; y decidimos hacerlo en mi día libre (martes), para todos sus compis del cole, y a pesar de que muchos no podrían acudir, otros lo harían si existía la posibilidad... y así fue. Contábamos con pocas confirmaciones de asistencia, pero el último día, se superó el número imaginado: lo festejamos en casa, con animadores incluido y baño en la piscina para quienes así lo quisieron...y fue una delicia para los peques, pero también para los mayores; y lo más importante, así lo sintió Lera, que se veía feliz bailando y compartiendo su alegría e ilusión con quienes tanto tiempo comparte y con otros amigos y papás con quienes tanto nos une también... Fue una celebración agradable y prolongada, pero aún quedaba otra el día de su cumpleaños, aunque sería de menor afluencia...únicamente los familiares más cercanos y algunos amigos, eso sí, que nunca se lo perderían...😍 Para otros, a pesar de la tristeza, no pudo ser así...pero trasladaron sus sentimientos, que fueron recibidos y aceptados con Lera con la misma ilusión de siempre...
     Ese día, hubo una tremenda casualidad y una sorpresa mayúscula, cuando apareció la que ha sido su profesora este pasado año; y por quién Lera siente pasión y casi devoción... y se notó y respiró esa alegría por su presencia, y por poder conocer a su familia al mismo tiempo. Aún seguimos lamentando su ausencia este próximo curso, pero al menos tuvimos ocasión de trasladarle nuestro cariño y eterno agradecimiento por su labor y su esfuerzo para que Lera pudiera alcanzar un nivel más que aceptable y se pudiera sentir tan cómoda y segura en si misma...aunque también con ella. Fue sin duda, un hecho que permitió concluir sus celebraciones con mayor sentimiento; y sirvió para sentir ya las tan cercanas y merecidas vacaciones en familia, que comenzarían pasado ya el domingo... 

viernes, 14 de julio de 2017

Hace tres años, conocíamos a nuestra querida Lera.

     Hace hoy tres años, veíamos por primera vez su rostro: este mismo día, de 2014, conocíamos a Lera y poníamos rostro y nombre a nuestro futuro...el de esa angelical niña que se balanceaba en un vetusto columpio del lejano barrio de Zavodskoy, en Artiom; cercano a la ciudad de Vladivostok. 


     No es fácil expresar los sentimientos de aquellos momentos; pero lo más evidente, es observar el cambio sufrido en ese rostro y ese pequeño cuerpo tan poco acostumbrado entonces a sorpresas y nuevas experiencias. Aquel rostro triste, sin expresión; se vio rápidamente reemplazado por uno alegre y risueño, con ganas de vivir y sentir cual pájaro en libertad... Simplemente viendo su rostro, puede uno darse cuenta de lo realmente maravilloso que es un encuentro de estas características. Y para nosotros, un hecho inolvidable y una jornada profundamente emotiva.


     Un día como hoy, se convierte en un día de agradecimiento: recordamos también con enorme cariño y tremenda nostalgia, tanto a todos aquellos que colaboraron e intervinieron en nuestro encuentro y posterior adopción, como quienes nos acompañaron en el camino...y sobre todo, a quienes nos acompañarán siempre en el corazón y por desgracia, no podremos volver a ver. Gracias...y nuestro más sincero cariño.


jueves, 13 de julio de 2017

Su primer día en el cine.

     Este lunes, fue el elegido para poder vivir una nueva (aunque muy sencilla) experiencia con Lera. En esta ocasión, se trataba de algo tan simple como ir al cine...pero se convertía en una nueva "primera vez" a su lado. Un hecho al parecer muy elemental; pero debido al carácter de Lera y a su ímpetu e impaciencia, era preceptivo esperar el momento. Y como decía, llegó... 

     Normalmente, no tiene suficiente paciencia para permanecer quieta durante el tiempo que dura una película; con lo cual, no termina nunca de verlas...e incluso parece cansarle si vuelve a verla desde el punto donde la dejó de ver la ocasión anterior; así es que fuimos preparando el camino, introduciendo elementos no muy habituales como las palomitas, para ir incentivándola. Era todo un acontecimiento para ella; y estar allí, a punto de descubrir algo nuevo, ya era suficiente motivo para atraer su atención sobremanera. La película elegida era Gru 3...y reconozco que el plan también nos agradaba a nosotros; aunque mucho más, poder observar su reacción, que no defraudó y cumplió nuestras expectativas: disfrutó enormemente y a pesar de un pequeño momento, estuvo entretenida y pendiente de la pantalla. La música, ayudó a mantenerla tan atenta y activa, porque cuando oye una nota, parece activarse en ella un instinto que evita que pueda mantenerse quieta...y por supuesto, debe bailar. 
     Fue una nueva y grata experiencia...y también dio buena cuenta de las palomitas...

miércoles, 5 de julio de 2017

La importancia de la adaptación y vínculo alumno-profesor.

     Inesperadamente, siento tristeza, frustración y desilusión... El motivo? La decisión del centro educativo de Lera de, entre otros, prescindir de la tutora y profesora de nuestra hija. Es algo inesperado; más aún cuando se siente el cariño, empatía y buen hacer con los pequeños. Se supone que debe existir un necesario vínculo entre alumnos y profesor(-a), que beneficie la relación e interacción entre ellos: de ahí, que se decida mantener un ciclo completo de enseñanza con el mismo profesor para el mismo grupo de alumnos. Es evidente que alterar de manera tan brusca esa relación, comenzando cada año con un nuevo profesor, perjudica el avance e incluso la adaptación entre profesor y alumnos (y en el caso de nuestra hija, como en el de cualquier pequeño que ha sido adoptado, se trata de un aspecto aún más importante). Nosotros en particular, aprendimos lo necesario que es establecer un estrecho vínculo con un hijo durante su adaptación tras una adopción...algo que se hace extensible a todos aquellos con quienes debe mantener un contacto continuo, que le sirva para adquirir confianza y seguridad, tanto en los demás como consigo mismo. Es para nosotros por tanto, un paso atrás; así como un trago difícil de digerir, más aún teniendo en cuenta la fabulosa evolución, así como el cariño y seguridad que ha experimentado Lera al lado de su querida profesora. Sin duda, el peor trago les espera a los niños, cuando vayan asumiendo que el próximo curso, nuevamente cambiarán de tutora... 

     Normalmente, no suelo quejarme; porque de cualquier modo, no deja de ser una empresa, que contrata y despide acorde a sus necesidades: pero en este caso, no puedo creer que se trate de una decisión dependiente de su valía y calidad profesional...puesto que estos son más que evidentes. Lo realmente triste, es no tener la ocasión de poder mostrarle nuestro cariño y apoyo...poder agradecerle su dedicación para hacer posible entre todos, que Lera experimentase tan increíble cambio. Echaremos de menos su sonrisa de cada mañana al recibir a Lera; y su cariño al despedirse cada tarde...esa complicidad para poder comentarnos día a día, cuál había sido su actitud y comportamiento; y como cada día, iba comprendiendo más la importancia de cada gesto y cada paso dado por nuestra peque. Este curso, había sido un gran comienzo, por la total empatía de ambas y la evolución experimentada en todos los aspectos, tanto educativos como conductuales; pero por desgracia, deberemos repetir y explicar nuevamente cada detalle para evitar crear más confusión a Lera.


     Ahora, a final de curso, se observan los resultados de un año de dedicación y superación... en lo cual, ha influido positivamente y de forma evidente, su profesora: Cómo la ha incentivado... cómo comprendió lo necesario que era el proceso de adaptación de Lera a ella misma; pero cómo también, tras su aceptación, le sirvió de estímulo y motivación...cómo fue capaz de reconducir con paciencia su actitud, aún con alguna que otra laguna que fue superando y mejorando con esfuerzo. Esperamos no hacerle pasar a Lera por otro periodo de adaptación, aunque parece inevitable, ya que todos sus compañeros deberán hacerlo. 

     "Vanessa, (que así se llama esta profesora) seguro que te agrada saber que Lera, ya lleva más tiempo con nosotros del que estuvo esperando a su familia...seguro que te llenaría de orgullo saber que el cariño que siente por ti, es una de las cosas que más han marcado su carisma y que ocupas un lugar importante en su corazón. Recuerdo aquel primer día de curso, cuando confesabas tus sentimientos tras haber leído las historias de los pequeños; aquellas que plasmamos en el libro viajero el curso anterior, y en el cuál, contábamos lo importante que serían sus compañeros y profesores para ella en su adaptación y su futuro...y la paciencia que pedíamos por si pudiera ser en algún momento demasiado impulsiva, debido a su ímpetu y pasión por descubrir el mundo al que se acababa de asomar...ese que aún la apasiona, sin permitirle dar un momento por perdido. Recuerdo aquella emoción que quisiste compartir; y lo pendiente que estaba tras pedirle que nos comunicará cualquier detalle, aunque pareciera mínimo, para poder tener bajo control cada aspecto de su adaptación. Quiero que sepas, que le has enseñado a asentar las bases para su aprendizaje y conocimiento; motivándola incluso en su comportamiento...haciéndola responsable y permitiendo que su autoestima aumente. Qué lástima Vanessa, que tan pronto deban separarte de "tus niños" (los otros, además del tuyo propio que sin duda, tendrá fortuna de tenerte como mamá); porque todos ellos, te echarán de menos, porque de hecho ya lo hacen... No parece justa tu marcha, tras un curso en que día tras día, se escuchaban alhagos y buenas palabras tanto de tus pequeños, como de sus familias... Seguirás en sus vidas, sin dudarlo; y te lo demostrarán cada vez que coincidáis cualquiera que sea el lugar. Descansa y recapacita, porque viendo el lado positivo (y dejando a un lado por un momento, la inexplicable situación...) , comprobarás lo hermoso que es sentir el cariño y respeto de todos; sabiendo que no habrá, como en muchos otros casos, quienes a tus espaldas puedan decir lo contrario... Continúa con la cabeza bien alta, porque puedes presumir de ello. Tu labor y tu esfuerzo, darán sus frutos y permanecerá de manera positiva en la memoria de todos: quizás en su momento, otros sean reemplazados sin ser recordados o sin haber aportado algo positivo a los demás...y eso sí debería generarles tristeza. 

     Buen viaje y que el futuro te depare todos los éxitos y alegría que mereces... Gracias por todo, Vanessa..."


     Han pasado pocos días desde que escribí estas palabras y ayer, Lera se encontró con Vanessa...y como sabíamos qué ocurriría, lo primero que hizo, fue asegurarle que "la echaría mucho de menos": de manera tan real y tan sincera como únicamente un niño podría transmitir. Y esta, no será sino la primera ocasión que tenga que escucharlo...

jueves, 29 de junio de 2017

Juntos...por el resto de nuestros días.

     Podría parecer un día normal...o pasar como tal. Pero para quienes queremos ver cada día como especial; lleno de recuerdos o de momentos para recordar en el futuro, sentimos cada ocasión y pensamos cada instante como único. De hecho, llevaba tiempo esperando que este día llegase: haciendo los cálculos pertinentes para saber que hoy ya, Lera lleva a nuestro lado, más tiempo de lo que permaneció alejado de nosotros, de su familia, de su hogar y de quienes la aman por encima de todas las cosas, pensando cada segundo en ella y en sus necesidades; buscando su plena Felicidad...y vamos enfilados en ese camino. Si no de un modo de otro, parece tratarse cada día como uno especial y de celebración, pero como en esta ocasión, se trata de un detalle muy importante para nosotros...

     Todo son fechas; todo son experiencias recordadas con perfecta nitidez: con la misma claridad con que se sentían en el preciso momento en que sucedían... Se trata de una etapa vivida con tremenda intensidad; como si cada día, fueran al menos dos: tratando de recuperar el tiempo quizás perdido por Lera; pero sin apenas tiempo para descansar...ya que a las necesidades de cualquier pequeño, se unen otras propias de nuestros hijos, tan importantes, que nunca debemos olvidar ni pasar por alto: debemos prevenir y anticiparnos para poder detectar cualquier carencia que en un momento surja; sobre todo afectiva o de la propia esencia y los orígenes, que tantas dudas irán generando en ellos.


     Como decía, este es un nuevo día cargado de alegría, esperanza e ilusión, por ese futuro que irá llegando y nos unirá cada vez más... Por ello y tantos otros momentos y motivos; brindamos por ello: por la Felicidad de nuestros hijos...y con ello, la de nuestras familias y demás seres queridos. 


Мы тебя любим, Лера...

jueves, 22 de junio de 2017

С Днём Рождения, Дениска!!!... Hoy, Denis cumple 6 años.

Y      Como todos los años, esta fecha se hace muy especial: además de ser el cumpleaños de un gran amigo, lo es también de un pequeño que marcó nuestra vida para siempre y a quien todos los que seguís este blog, conocéis perfectamente. Hoy, es el Cumpleaños de Denis!!!: este 22 de junio, cumple 6 añitos en la lejana Vladivostok... Y este, es ya motivo para comenzar el día cargados de energía: quizás a esta hora, esté celebrándolo junto a su familia y amigos...quizás abriendo sus regalos, aunque sin duda, el más importante y que más le deseamos, es el Amor de todos quienes le rodean.

     Querido Denis: Recordar cada día a ese abuelo que con tanto anhelo te esperaba y en quien tanta fuerza generaste hasta tu adiós; me permite también tenerte siempre presente... Son muchos los motivos para no olvidarte nunca; pero este será uno más para seguirte amando. Somos más felices de lo imaginado con nuestra hija Lera (deberías conocerla algún día, porque también tú te enamorarías de ella); pero eso no es motivo para no quererte (nuestro corazón, tendría aún cabida para mucho más) y recordarte toda la vida con ese cariño y ese amor incondicional y verdadero que te prometimos y que siempre mantendremos: a pesar de la distancia y tu desconocimiento, nunca más estarás sólo, y serás muy afortunado de tener dos familias que te querrán... A buen seguro que ya, no tienes que celebrar tu Cumpleaños con plátanos y galletas (para que en ningún caso, los pequeños pudieran verse perjudicados por algún tipo de alergia), como nos indicaron en aquella ocasión...en tu segundo Cumpleaños, al día siguiente de nuestro regreso a casa tras conocerte. Sin duda, lo harás con la ilusión de cualquier pequeño, con la tarta y los dulces que corresponden...aunque siempre será otro maravilloso recuerdo el de poder imaginar que aquel, también se trataba de uno muy especial, tanto para ti, como para nosotros. Quizás hoy, sea yo quien coma alguna galleta y plátanos, recordando aquella anécdota que nunca podremos olvidar, volviéndote a sentir cerca, y tratando de protegerte como deseamos hagan tus papás...

Esperamos y deseamos que soples hoy unas velas cargadas de ilusión y optimismo...y que mantengas siempre aquella hermosa sonrisa; junto a la Esperanza y alegría que conociste y sentiste a nuestro lado...la misma que también a nosotros nos permite tener la certeza y la confianza de que aquella Felicidad no se acabó y perdurará para siempre, acompañando tanto nuestras vidas como la tuya: y con el mismo deseo de volver a encontrarnos algún día y poder observar cómo convertiste el futuro en oportunidades y aprovechaste cada una de ellas para ser ante todo, un buen chico feliz. Cierro una vez más los ojos, imaginando tus labios soplando y pidiendo un deseo. Una vez más, nuestro regalo será lo más hermoso que un corazón puede ofrecer: nuestro amor y mejores deseos. Hasta siempre, Denis...que seas muy feliz. С Днём Рождения, Дениска!!! 


     A alguno podrían extrañarle estas palabras y este maravilloso recuerdo: alguno podría pensar que se trate de un duelo no superado...pero más allá de eso, se encuentran los sentimientos y la maravillosa experiencia que rodeó nuestra historia junto a este pequeño; y cuyos recuerdos no generan más qué aspectos positivos y que siempre ofrecerán optimismo. En la vida, no estamos exentos de retos, dificultades y tristezas; pero también estos dependen del modo de afrontarlos: y si se viven con intensidad, pasión y coraje, cuando menos, si en algún caso no podemos o no está a nuestro alcance la capacidad de superarlos, podrán servirnos de enseñanza y hacernos más fuertes... 

     никогда не сдаваться... (Nunca te rindas).


jueves, 15 de junio de 2017

Cuatro años ha..

     Hace hoy exactamente cuatro años, emprendíamos el viaje que marcaría nuestras vidas para siempre... Era nuestro primer viaje con destino Vladivostok; y nunca antes, podríamos haber imaginado que fuera a cambiar tanto nuestras vidas, pero también nuestros pensamientos, sentimientos y por supuesto, prioridades. Nunca antes podríamos haber reflexionado tanto acerca de la vida y de los auténticos problemas que en ella pueden presentarse; como tampoco lo habíamos hecho quizás con la misma consciencia y objetividad sobre lo que realmente es importante...sobre los problemas que tantas veces creemos tener; y que desde aquel momento, sin duda comenzamos a relativizar. 


     Nos embarcábamos entonces, en un vuelo con destino lejano; pero con un futuro incierto, aunque en aquellos momentos mucho más claro de lo que encontraríamos meses después...pero también aquel viaje y lo que en él conocimos y aprendimos, nos llenó de Fuerza, Coraje y Determinación; pero ante todo Motivos, para afrontar el complicado camino que, sin poder presagiar, aún nos quedaba por delante.

     Conocer la realidad con la que conviven los menores carentes del calor, cuidados y amor de una familia, marcó a fuego nuestros corazones; y nos permitió madurar aún más como personas.

     Como cualquier otra familia (creo...), viajábamos con una especie de venda en los ojos: comenzábamos el camino definitivo, con el "egoísmo" (que de ningún modo es así) de DESEAR ser padres...de tener un hijo (-a): pero, no es posible comparar ese deseo natural, con la carencia, con la NECESIDAD de cualquier menor de tener una familia. Por supuesto, la unión que si todo iba bien culminaría con la adopción, era algo beneficioso (y mucho) para todos... pero sentir y observar esas férreas (que no podrían ser de otro modo) rutinas a las que los menores se ven obligados día a día, nos permitían sentir el dolor, no tanto por su situación (ya que el trato cercano que nosotros pudimos contemplar, sí era mucho mejor de lo quizás imaginado), sino por las limitaciones y las libertades de las que carecían; y que a su vez da la crianza en una familia... Nos dolía el alma, a pesar de verlos jugar y sonreír alrededor nuestro; y nos proporcionaba malestar el no poder ofrecerles a todos ellos, lo mismo que estábamos dispuestos a dar a aquel pequeño a quien viajábamos a conocer tras la asignación. 

     En aquella ocasión, conocimos a Denis (y muchos otros niñ@s), un pequeño que nos enamoró y con quién soñamos un futuro que comenzamos ya entonces a diseñar y por el que comenzamos ya a vivir y luchar ...y aunque finalmente el Destino quiso que no fuera él quien nos acompañara a casa; sirvió de base para irse gestando la llegada de nuestra querida Lera. Prometimos a Denis un futuro feliz a nuestro lado; alejado de las limitaciones y carencias afectivas que tanto necesitaba...pero si por algo estamos agradecidos y contentos, es de haber hecho todo lo que estaba a nuestro alcance (y mucho más...) para conseguirlo: y no fuimos nosotros, debido a las circunstancias y a la aparición de una familia rusa que precipitaron nuestra separación; pero vivimos felices sabiendo que encontró una familia...y con la tranquilidad y el convencimiento de que si algún día lo necesitara, seguiría teniendo a aquella familia que un día fue capaz de luchar lo indecible, para convertir en realidad lo que parecía imposible; para conseguir que estuviera a su lado... aunque quizás él nunca lo sepa (que por otro lado, sería un buen indicador de que todo le fue de maravilla, como así deseamos).

     Conocerlo y vivir aquella maravillosa experiencia...ver su increíble cambio y sentir el despertar de todos sus sentimientos, de su alegría y esa felicidad retenida y aletargada, nos permitió sentirnos padres y ser capaces de pensar en alguien a quien acabábamos de conocer, más que en nosotros mismos... Fue, la primera vez que oímos las tan anheladas y mágicas palabras: Papa y Mama. De hecho, nos congratula recordar cómo le cambió también el carácter; lo cuál, sin duda, le sirvió para aceptar a sus "otros" papás...


No existen las palabras adecuadas para expresar lo que vivimos aquella semana y lo que fue capaz de marcar nuestras vidas para siempre. Aquella pérdida, también nos marcó sobremanera; nos hizo más fuertes y nos unió aún más ...y sin duda, nos ayudó a prepararnos aún mejor para ser los papás de Lera y esperar el momento idóneo para su llegada. Nunca olvidaremos aquel primer viaje a nuestro particular Paraíso de Vladivostok y nuestro primer contacto con los peques institucionalizados en aquella "Casa cuna de los Sueños": la imagen de cada rostro, de cada pequeñ@ que allí observamos y con quienes tuvimos la enorme fortuna de compartir juegos...de sentir la alegría, que exteriorizaban ante nuestra compañía y atención; de poder sentir que nuestra mera presencia, les ofrecía Esperanza e Ilusión: sentimientos todos ellos muy íntimos, que duelen tanto como alivian, sabiendo que esa era la triste realidad para los pequeños, sin poder imaginar cuan incierto era su futuro... Un dato muy esclarecedor, es el hecho común que todos los adoptantes pensamos en aquellos momentos: "qué pena no poderles dar a todos ellos un hogar"...


     Mucho podría seguir añadiendo; pero únicamente, lo haré puntualizando un hecho más que evidente: independientemente de la necesidad (y el Derecho, no olvidemos...) de todo menor a tener una familia, queda más que contrastado, que además de ser esta unión muy beneficiosa para todos, somos los padres quienes podemos sentirnos más afortunados; ya que no existe en el mundo ni en la vida, algo más hermoso y maravilloso que observar el florecer de un pequeñ@ al sentirse amado y seguro, tras haber tenido que experimentar un difícil comienzo cuando más necesidad tenían de ello. Pero eso sí, un mal comienzo, no determina un futuro; y poderlo comprobar y ser testigos directos de ello, es muy emotivo: no es una labor fácil, que no podrían imaginar quienes no lo han vivido en su propia piel; pero en escasas ocasiones podría alguien sentirse tan reconfortado como cuando puedes observar que todo esfuerzo, lo que uno siembra, lo que uno trata de inculcar (valores, comportamiento y sobre todo amor, seguridad y simpatía), va dando sus frutos: y más si como debe, vienen rodeados de la más que evidente Felicidad. Y no está de más incidir en algo que no se nos puede pasar por alto: cualquier menor, copia cada acto, cada comportamiento y siempre, debemos ser su mejor ejemplo...mucho cuidado con lo que hacemos y decimos!!

     Aquel día, comenzaba un viaje que nunca tendrá fin...ya que nos unió para siempre de manera férrea a aquel lugar y su gente. Y ese vínculo, se hace día a día aún más estrecho, por saber que allí están las raíces de Lera...los orígenes de nuestra pequeña. Allí, encontramos la luz que ilumina nuestro camino, Lera; y ese viaje nunca concluirá, porque volveremos siempre que podamos, de la mano de nuestra hija. Hasta pronto, Vladik!!! 

domingo, 11 de junio de 2017

El último paseo...

     Lo que comenzaba con tremenda alegría y gratos recuerdos...concluía con una triste pérdida. Hoy, despertábamos con ilusión tras la intensa y emotiva jornada de ayer; y proseguía tras la reunión mantenida a primera hora de la mañana con la tutora de Lera (lo cual trataremos en los próximos días) ...

    Pero, existía una realidad con la que convivíamos desde hace ya algunos meses. En esta ocasión, no se trataba sino de nuestro querido Makelele...nuestro compañero canino, que atravesaba una larga enfermedad que lo iba debilitando lentamente; y que irremediablemente, como así ha sido, debía dar como resultado su marcha.

     Muchos, dudan del cariño y compañía que éstos dan (y recíprocamente, reciben)...pero quienes amamos a los animales, sabemos de su importancia; y por ello, los aceptamos e incorporamos a nuestras familias, como un miembro más de estas. Nuestras tristezas y nuestro dolor, lo viven como propio; y se convierten en mudos confidentes, pero con un sentido innato, que les permite hacerse presentes en los momentos adversos. En este caso, Makelele nos acompañó desde su nacimiento hace algo más de 14 años...(un año después de nuestra Boda) siendo testigo desde entonces en cada momento de tristeza (que no han sido pocos); y compartiendo con nosotros cada alegría. Ha estado presente en momentos muy difíciles...ha acompañado las lágrimas en innumerables momentos en que se convertía en ese gran y necesario amigo a quien confesar los sentimientos: habrá quienes no puedan creerlo, pero siempre pensé (por sus reacciones), que comprendía cada palabra que le dirigía... 

     Siempre fue un perro muy especial...cariñoso a su modo: como tantas veces le decía..."arisco"; pero con un deseo constante de caricias en sus orejitas y su lomo. Qué difícil se nos hace tu marcha, siendo conscientes del esfuerzo que has realizado para estar a nuestro lado hasta hoy mismo. Hoy, dábamos ese último paseo...de despedida aún sin tú saberlo; con dificultades para realizarlo, pero con un nudo en la garganta ante una decisión tan dura de tomar: no merecías sufrir más, a pesar de ofrecer todo tu aliento para seguir adelante. Ese último paseo, lo realizamos como siempre: juntos y sin perdernos de vista...y esperamos y deseamos que ese camino que emprendes ahora en solitario, te lleve directo a ese cielo que mereces, rodeado del cariño que siempre tuviste a nuestro lado y que a su vez, tanto nos ofreciste. Siempre serás mi chiquitín...y te querremos y recordaremos con nostalgia. Durante muchos años, esperaste a nuestro lado, en silencio, la llegada de unos hijos tan deseados; confesándote nuestro amor, así como nuestros sentimientos y sueños con respecto a ellos: y siempre estuviste presente en cada instante de esa larga espera, que dio con la llegada de Lera a nuestra (tu) familia. Siempre supimos del amor que sentiría cualquiera teniéndote a su lado...y como bien comprobaste, así fue con Lera: desde aquel maravilloso día de su llegada a casa, fuiste una constante alegría para ella...y tu marcha, le será también difícil de digerir. Fuiste un apoyo en su adaptación ya que vuestra presencia, parecía algo siempre soñado para ella: no paraba de buscaros maravillada, a través de una ventana a la cual ni tan siquiera alcanzaba... De todos modos, tampoco tenemos duda que tras unos días de ausencia, será ella misma quien con su terrible normalidad, nos pregunte si ya marchaste al cielo...aunque tampoco dudo que despertará cada día deseando ofrecerte esas pastillas que tanto necesitabas para tu salud.

     Te echaremos de menos, porque fuiste nuestro compañero de viaje en esta vida desde que formamos nuestra familia; y el primer miembro que se unió a ella, nada más llegar a la vida. Recuerdo aquel primer viaje en coche a casa, recién nacido y mojando mis pantalones, al tiempo que dejando una huella imborrable para siempre en mi corazón. Desde aquel primer paseo al último, te confesé mis deseos, sueños y temores...siendo hasta hoy, mi fiel amigo. Siempre supiste del amor de tu familia y por eso hoy tu marcha deja ese tremendo vacío, no sólo en tu casa y tú jardín, sino en nuestros corazones. Las lágrimas que hoy te despedían, eran las que ganaste cada día... 


     Debido a tu docilidad, Lera te guiaba sin dificultad durante tus últimos recorridos; lo cual sin duda, le permitirá seguir recordándote siempre...al tiempo que cuida más a tu inseparable y ya solitaria compañera, Siria.

     Buen viaje, Make: y gracias por todo ...Descansa ahora sí, en Paz.


jueves, 8 de junio de 2017

El anticipo al final de curso... finalizaron las clases de по-русски.

     Hace un par de semanas, concluían las clases de ruso, tanto para Lera como para nosotros. Tras ello, el Festival protagonizado por los pequeños; con diploma incluído para ellos y un pequeño, pero grato obsequio...

     Qué decir lo importante que es para nosotros, poder mantener el contacto de Lera con sus orígenes, a través del idioma, cultura y folclore ruso; aunque también lo es poder aproximarnos poco a poco también nosotros. Ha sido un curso fructífero y tremendamente positivo; aunque ha disminuido el número de alumnos a medida que éste, iba avanzando. En parte, es lógico, ya que es muy exigente y si como en nuestro caso, deseamos continuarlo, es realmente complicado poder compatibilizarlo con las actividades habituales. Qué decir que ya hicimos matrícula para el próximo curso...lo que significa que tendremos ardua tarea para este verano!!! Y por supuesto, grandes recompensas...


     Esto es también, el anticipo del final de curso para Lera: un período que trajo muchos cambios y multitud de avances tanto en comportamiento como en aprendizaje... Pocos días quedan ya; pero si de algo estamos convencidos, es de lo orgullosos que estamos por el esfuerzo realizado por ella y por los retos y obstáculos superados a su corta edad...

viernes, 19 de mayo de 2017

Quiero ser un bebé...y poco a poco, comprender mi historia.

     La pasada semana, concretamente el martes, llegaba al mundo un nuevo miembro de nuestra familia: un nuevo primito para Lera... Curiosa y casualmente, un año después del fallecimiento de mi abuela, a quien sí pudo conocer y con quien Lera, pudo compartir gratos momentos. Siempre dicen que cuando alguien se nos va, es que alguien está a punto de llegar...y ese detalle, lo hace aún más actual y real. Pero también, son los momentos positivos en que uno más echa de menos a los seres queridos que ya no están... 

     Este hecho, ha generado mucho interés en nuestra hija, puesto que ha visto la evolución y el desarrollo de la tripita de su tía...y por supuesto, ha proporcionado nuevas dudas en su pequeña pero resolutiva e incesante cabeza. Como siempre, le gusta imaginar y ponerse en el papel de cualquier personaje de actualidad o de quienes la rodean en su día a día...le encanta jugar a ser, por ejemplo, su profesora, o un personaje de televisión. Y cómo no, le gusta de vez en cuando imitar a un bebé...o sentirse quizás atendida del modo que estos lo son; y que de algún modo el instinto, le hace necesitar, interpretándolo de forma natural. Pero en este caso, llegaron las afirmaciones que quizás muy pronto se conviertan en preguntas y dudas, para las que debemos tener una respuesta concisa y convincente; pero que al mismo tiempo le sirva de base para ir tejiendo y comprendiendo su propia historia, haciendo de esta, algo positivo y motivador para el futuro. Hay momentos, en que las preguntas podrán ser duras o difíciles de contestar, pero habrá que estar preparados para que estas respuestas sean reparadoras; aunque dotadas de realismo y más que nunca, sentimientos y sentido. 


     El caso es que el día que visitaba ya en casa, a su recién nacido primo y el resto de la familia, disfrutaba como siempre hace (pero aún más cuando hay bebés presentes): y en una de sus representaciones (llegada ya a casa), se convertía en bebé, imaginando y afirmando que ella, también había estado en la tripita de su mamá...de esa única mujer a quien ella conoce y siente como tal, como lo que es; pero sin saber, que no era en su vientre, sino en su corazón, donde iba germinando su amor por ella: a esa mamá que la ama y cuida como tal, permitiéndole conocer el significado real de esta palabra, "mamá"; aunque en este caso, no es quien la llevó en su tripita como ella, a veces imagina. 


     Pronto, llegará el momento en que vaya atando todos esos cabos que aún andan sueltos en su cabecita; y deberemos hacer uso de todas las herramientas existentes a nuestro alcance...incluido aquel cuento que escribí en forma de historia para Denis, pero que podría servir para cualquier pequeño adoptado; esas herramientas pedagógicas y propulsoras de optimismo, que sirvieron para encontrarnos y unirnos en familia para siempre... y que de igual modo nos ayudarán a hilar nuestro propio futuro juntos.


domingo, 7 de mayo de 2017

Feliz Día de la Madre!!!

     El que hoy se celebra en España, es un día tremendamente familiar, por el amplio sentido y significado que aquí posee la palabra Familia...y por descontado, la importancia que siempre tiene la Madre dentro de ella.  
     Se trata por tanto, de una jornada festiva y emocionalmente muy íntima y especial... En este día, los pequeños son quienes también le dan más significado y contenido: y cuando estos, han sido tan esperados y tan deseados, lo son aún más y adquieren también un protagonismo especial. 
     Cada Día de la Madre, es único...y siempre están en nuestro recuerdo, las nuestras, por supuesto; la de Paula y la mía...y en mi caso también, mi propia esposa Paula, por la incesante labor que le hace ser una fabulosa madre: pero también todas aquellas mujeres que son madres y a quienes queremos, ya sean familia biológica, familia del corazón o como quiera que podamos definirlas...así como todas aquellas a quienes tenemos afecto o sentimos estima. Pero también, en este día, queda un recuerdo para esa mujer, que sin conocer sus circunstancias, permitió la llegada al mundo de Lera: es muy complicado poder juzgar a las personas por sus actos sin conocer nada acerca de su vida; pero de lo que no cabe la menor duda, es que fue la "responsable" directa de que nuestra hija pudiera llegar a nuestra familia y colmara cada día de Alegría y Felicidad...aunque también de Sueños; los suyos, y por ende los nuestros. Donde quiera que esté, gracias...por el maravilloso regalo que nos ofreció, sabiendo que viviría alejada de éste ángel encarnado en niña: aunque queda siempre la tristeza de sentir lo que se pueden perder todas aquellas mujeres que de un modo u otro, trajeron los niños al mundo para vivir separadas de ellos...
     Sin duda, nosotros no podemos concebir ya una vida sin Lera... e incluso se nos hace extraño, estar aún unas horas alejados de ella. 
     Feliz Día de la Madre a todas...